Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Parshat Balak. Una historia sobre la profecía de Bilam acerca del Mashíaj

El brujo y el asno. Artista: Ariel Fogel
Jaím Iankel era un pobre excavador de pozos en un pequeño caserío de los bosques de Rusia. Una noche soñó que un arcón de oro estaba sepultado bajo cierto puente en la ciudad de Moscú. A la mañana siguiente Jaím Iankel tomó sus ahorros, un par de zlotys, hizo un bulto con sus herramientas y algunas provisiones y partió a la distante ciudad. Tras vagar por las calles de Moscú durante muchas horas ubicó el puente de su sueño. Allí estaba, exactamente como lo había visto y allí estaba el sitio bajo el cual su fortuna lo esperaba. Pero el puente estaba vigilado veinticuatro horas al día;
en vano esperó la noche entera a que el guardia se echara a dormir o abandonara su puesto. A pesar de ello, Jaím Iankel continuó frecuentando el puente, decidido a no volver a su hogar con las manos vacías. Eventualmente, el guardia se le acercó. "¿Qué es lo que pretendes?", exigió saber. "Has estado dando vueltas por este lugar con aquella pala durante varios días. No está permitido excavar aquí, ¿sabes?" Sin saber qué decir, Jaím Iankel contó la verdad: que había soñado que había un tesoro sepultado debajo del puente. El guardia estalló en risas. "¡Sueños! ¿Quién presta atención a sueños de ese estilo? ¡Justamente anoche yo soñé que en el hogar de un cavador de arcilla de nombre Jaím Iankel, en el caserío de Chozhky, hay un arcón de oro sepultado en la pared detrás la cocina! "Pues entonces, ¿largo todo, abandono mi trabajo y familia, parto hacia un poblado a centenares de kilómetros de distancia para buscar a este Jaím Iankel y estropear las paredes de su hogar?" Sin decir una palabra, Jaím Iankel regresó a su casa y derribó la pared detrás de su cocina. Esa fue la última vez que levantó un pico, o cualquier herramienta más pesada que una cuchara de sopa, en sus manos. El oro estaba allí y Jaím Iankel terminó sus días como un hombre adinerado. Varias veces al año, el judío hace una cosa muy presuntuosa. De pie ante el Arca abierta en la sinagoga, reza: "Que se cumpla en nosotros el versículo: "Y el espíritu de Di-s descansará sobre él, un espíritu de sabiduría y comprensión, un espíritu de consejo y poder, un espíritu de conocimiento y temor a Di-s". El versículo en cuestión, Isaías 11:3, es la profecía de Isaías sobre el Mashíaj. El Mashíaj, de quien se dijo: "Será más grande que Abraham, más alto que Moisés y más excelso que los ángeles supremos". Y no obstante ello, ¡todos y cada uno de nosotros expresa el deseo de que las palabras de Isaías se concreten en su propia persona!. De hecho, no precisamos buscar la Redención bajo algún puente de Moscú.  Rabí Israel Baal Shem Tov, fundador del movimiento jasídico, enseñó que en el núcleo de cada alma individual hay una chispa del alma del Mashíaj: cuando la persona desarrolla la bondad Divina que es la esencia de su propio ser, revela su "Mashíaj" individual y produce el estado de redención en su universo personal. Así, Moisés, el primer redentor de Israel, describe a su pueblo como "Esta nación de seiscientos mil, en la que yo estoy dentro". De no haber habido una chispa de su alma dentro del alma de cada judío individual, Moisés no los podría haber liberado del cautiverio espiritual y físico de Egipto. Y cuando Bilám profetizó sobre el Mashíaj, proclamando: "Una estrella surgirá de Iaacov, y un gobernante se alzará de Israel; él derrotará los rincones de Moav y gobernará sobre todos los descendientes de Shet", el Talmud aplica el versículo a cada judío individualmente. Pues la Redención es algo que viene desde adentro.
Colabora con la web y dona a través de PayPal