Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

"Zot Januca". El significado del último día de Januca

El octavo día de Januca es también conocido como Zot Janucá (literalmente "esto es Janucá"), por una frase clave en la lectura de la Torá especial de Januca de este día (Números 7:54-8:4).
¿Cómo se originó el nombre de Zot Januca para el octavo día?  
Una de las respuestas a la pregunta de Rabí Iosef Caro sobre que Januca debería celebrarse sólo siete días ya que tenían una cantidad de aceite para el encendido de un día, es que los helenistas tenían la intención de
abolir la observancia de Shabat, Rosh Jódesh y Brit Milá –circuncisión–. En consecuencia, se declaró una fiesta de ocho días porque en el período de ocho días comenzando con el 25 de Kislev hay siempre al menos un Shabat, al menos un día de Rosh Jódesh (Tevet) y la posibilidad de una circuncisión en el octavo día. Por tanto, con el fin de conmemorar el fracaso de ellos para abolir la circuncisión, tenemos el octavo día de Janucá. Cuando Di-s le ordenó a Abraham con respecto a la circuncisión, Él dijo “Zot berití” –“Este es Mi pacto que mantendrás entre Mí y tus descendientes después de ti. Cada varón debe ser circuncidado” (Bereshit 17:10) –. Puesto que el octavo día de Janucá se celebra debido al Brit Milá, que es llamado “zot”, el día es llamado zot Janucá.
También algunos pueden atribuir la milagrosa victoria de los Macabeos a una excelente estrategia militar. La última noche de Janucá es llamada “Zot Janucá”, “esto es Janucá”. Nuestros sabios explican que “zot” (esto) hace referencia a algo revelado y tangible, algo que se puede señalar con el dedo. Cuando el judío es testigo de algo imposible como el milagro del aceite, no puede negar la presencia Divina. Sin “milagros” uno puede creer que las leyes físicas definen la realidad. Pero, cuando experimentamos lo inexplicable, somos testigo de otra realidad más elevada. Entonces podemos señalar a lo físico y apreciar cómo la creación toda también es un milagro. La Kabalá, el misticismo judío, enseña que el último milagro es la llegada del Mashíaj. En ese tiempo, lo que hoy vemos como un muro entre lo físico y lo espiritual se revelará como un puente. ¿Cómo podemos acercar este gran milagro? A través de la “luz” de todas nuestras mitzvot, (preceptos) a lo largo de todos los tiempos.


Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com