Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

El único reloj que no causa depresión por el tiempo perdido - Una historia jasídica

El gran Rebe Jasídico, Rabi Isajar Dov Ber de Radoshitz (1765-1843), viajaba por Polonia atravesando sus bosques. Cayó la noche, pronto los caminos se tornarían inseguros, de modo que él indicó al conductor de su carreta que se detuviese en la primera posada judía que pudiesen encontrar. En un corto rato, llegaron a una pequeña taberna judía. El propietario les dio la bienvenida de manera calurosa, les ayudó con sus maletas, alimentó y dio de beber a su caballo y preparó para Reb Dov Ber una habitación especial reservada para rabinos y nobles viajeros. Después de recitar las oraciones de la noche,
Reb Dov Ber se retiró a sus aposentos y a la cama, cansado del largo día de viaje. Muy pronto la casa estuvo silenciosa, los campos a su alrededor calmos. Solamente el ocasional ladrar de un perro de alguna finca rompía el silencio de la noche. Y el reloj de pared – su tictac era tan asombroso, no permitía dormir a Reb Dov Ber. Él se revolcaba en su cama. Se despertó y comenzó a caminar por la habitación.Versículos de los Libros de los Profetas inundaron su mente, canciones de liberación y esperanza. El trató de acostarse nuevamente, pero el reloj continuaba con su tictac, hasta cuando el se vio obligado a bajarse de la cama una vez mas. Así pasó la noche, caminando por la habitación en ansiosa anticipación. En la mañana el rabino, cansado pero entusiasmado se acercó al posadero. “Donde conseguiste el reloj de la habitación?” preguntó. “Ese reloj? Bueno, hace algunos años otro rabino permaneció en esa habitación, Reb Iosef de Turchin, el hijo de aquel tzadik, el Joze (vidente) de Lublin. Él vino por solamente una noche, pero el clima se tornó malo y él se vio obligado a permanecer por varios días. Al final, se percató que no tenía suficiente dinero para pagar la cuenta, de manera que él cubrió la diferencia entregándome ese reloj. El dijo que lo había heredado de su padre.” Ahora comprendo por que no pude dormir,” dijo Reb Dov Ber. “la mayoría de los relojes en el mundo solamente causan depresión, ya que cuentan las horas que han transcurrido – otro día perdido, otra oportunidad que se fue. Pero el reloj del santo Vidente de Lublin cuenta el tiempo por venir – otro minuto mas cerca de la redención final, otro segundo mas cerca de la era de la paz universal.
Colabora con la web y dona a través de PayPal al usuario vienemashiaj@gmail.com