Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

¿Por qué Tejiat HaMetim es un principio de la fe judía ?

¿Por qué Tejiat Hametim (Revivir los muertos) es un principio de la fe judía? La Torá incluye miles de creencias, prácticas e ideas; de éstas, sólo 13 merecen la designación de "fundamento de la fe", implicando que sobre ellos descansa el cuerpo entero del judaísmo; que con la ausencia de uno de ellos, algo faltaría en todo lo que el judío cree y hacePara comprender el centralismo de la Resurrección respecto de la totalidad del judaísmo debemos examinar primero acerca de lo que constituye la concreción del propósito de Di-s en la Creación. Hablando en términos generales, la totalidad de la existencia se divide en tres períodos:

1) Nuestra realidad actual (Olam Hazé), 2) la Era del Mashíaj (Iemot HaMashíaj), y 3) el Mundo Venidero (Olam Habá). Nuestro mundo actual es el escenario de la lucha diaria entre el bien y el mal. Como en cada lucha, hay alzas y bajas, tiempos en los que el animal en el hombre logra su mejor tajada y tiempos en los que triunfa su bondad inherente. De modo que el nuestro es un mundo que permite la existencia de la codicia, el odio y el sufrimiento. Aunque Di-s creó el mundo para que refleje Su infinita perfección y bondad, también lo envolvió en un velo de corporeidad, un velo que esconde y deforma su genuina naturaleza, dando al hombre la libertad para elegir entre el bien y el mal. Por lo que el hombre puede trabajar para traer a luz el bien inherente en sí mismo y el mundo que le atañe, o actuar para intensificar la ilusión del mal. Finalmente, sin embargo, cada una de nuestras victorias morales, en razón de que refleja la naturaleza esencial de la realidad, es eterna y acumulativa, mientras que nuestros actos negativos no son sino distorsiones superficiales y temporarias de la verdad. En consecuencia, nuestras vidas presentes resultarán finalmente en la segunda fase de la existencia, la era libre de conflictos del Mashíaj. La Era del Mashíaj no es un mundo sobrenatural; es el mismísimo mundo que conocemos hoy, pero sin las corrupciones de la naturaleza humana.El hombre habrá conquistado su egoísmo y sus prejuicios; una comunidad mundial armoniosa dedicará sus energías y recursos al bien común y a la búsqueda de un continuo crecimiento en la sabiduría y la perfección. En suma, la Era del Mashíaj representa el logro de la cúspide del potencial natural del hombre.Pero las leyes de la naturaleza misma son finitas y restrictivas. Por lo que no puede decirse que un mundo naturalmente perfecto refleje verdaderamente la perfección de su Creador. La muerte, por ejemplo, es un fenómeno por demás natural, un fenómeno vinculado a la naturaleza transitoria y finita de lo físico y la antítesis de la realidad eterna e infinita de Di-s. De hecho, el mundo tal como Di-s lo creó inicialmente era libre de muerte y disolución, instancias ocasionadas por el primer pecado del hombre. De modo que hay mucho en la naturaleza que es una forma sutil de "mal", o sea, parte del velo que oscurece la verdad Divina.Así, la Era del Mashíaj es también un período de labor y logro humanos, aunque sus desafíos difieran en gran medida de nuestros conflictos del presente. Hoy, nuestras vidas se ven absorbidas por entero por la tarea de combatir lo negativo: alimentar al hambriento, ilustrar al ignorante, traer paz a facciones beligerantes. Entonces, habiéndose superado los aspectos más descarados del mal, nos esforzaremos por lograr alturas progresivamente mayores dentro del plano del bien mismo, luchando por exceder las limitaciones que definen nuestra existencia natural. La Era del Mashíaj será seguida por la concreción definitiva de la visión de Di-s de Su creación, un mundo que expresa Su perfección esencial. Semejante mundo, por definición, está más allá de los confines de la naturaleza tal como nosotros la conocemos. Este es el Mundo Venidero (El Olam HaBa), el mundo de la vida eterna.
Colabora con la web y dona a través de PayPal