Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

Mashíaj. "Como un pobre montado sobre un burro" (Segunda parte)

La sabiduría convencional sostiene que lo espiritual es más grande que lo físico, lo etéreo más excelso que lo material. No obstante, nuestros Sabios han enseñado que Di-s creó la totalidad de la existencia, incluyendo los "mundos" espirituales más excelsos, porque "El deseó una morada en el mundo inferior". Nuestra existencia física es el objetivo de todo lo que El creó, el ambiente dentro del cual ha de concretarse Su propósito en la Creación. Di-s deseó que nosotros refináramos y eleváramos la existencia material; que la realidad física, cuya condición concreta y centralismo en sí misma oscurece nuestra visión interior y deforma nuestras auténticas prioridades, sea reencaminada como una fuerza positiva en nuestras vidas; que traigamos a luz la bondad y perfección inherente en toda Su creación, incluyendo, especialmente, la "más inferior" de Sus obras, el mundo material. La palabra hebrea para "burro" es jamor, de la palabra jómer, "materia".
El burro del Mashíaj es la bestia material alistada, lo físico encaminado a fines superiores y más excelsos. Pero la misión de la humanidad de elevar lo material implica un proceso largo y de involucración, un esfuerzo histórico en el que cada generación construye sobre los logros de sus predecesores. Pues lo físico y lo espiritual están a mundos de distancia; de hecho, la naturaleza misma de la Creación de Di-s es tal que un extenso golfo divide a ambos, convirtiéndolos en antagonistas naturales. Por naturaleza, casi por definición, la persona dedicada a procuras espirituales evade lo material, mientras que la vida material hace más burda al alma de la persona y embota su sensibilidad espiritual. Sólo cuando "Di-s descendió sobre el Monte Sinaí el muro entre espíritu y materia se quebró. La realidad Divina se reveló dentro de la realidad terrenal; la Torá fue dada al hombre, permitiéndole santificar lo mundano, expresar la verdad de Di-s que hay dentro, y por medio de, el mundo material.
Colabora con la web y dona a través de PayPal