Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Mashíaj en la parshá Ekev. Ekev en hebreo significa talón y también final

La última y más significativa parte del sexto milenio se denomina "ikvetá dimeshijá", las pisadas o los talones del Mashíaj. El término indica dos extremos: ikvetá, de la raíz ékev (talón), la más inferior y menos sensitiva parte del cuerpo; e ikvetá dimeshijá, cuando las excelsas pisadas del Mashíaj ya son evidentes. Este período involucra dos procesos contradictorios. Aunque comienza la preparación para la redención, es un momento por demás difícil,
marcados por la degeneración moral y espiritual y por calamidades terribles. El Zohar explica que la shejiná (Presencia Divina) "surgirá del polvo" en el sexto milenio. Entonces, en el sexto siglo "se abrirán las puertas de la sabiduría en lo alto y las fuentes de la sabiduría abajo, y el universo será perfeccionado a fin de ingresar al séptimo milenio". En realidad, 250 años atrás, al comienzo del sexto siglo del sexto milenio, se produjo un tremendo progreso en la sabiduría del mundo: "las puertas de la sabiduría en lo alto" revelaron una sabiduría más elevada, la dimensión profunda y esotérica de la Torá: la filosofía jasídica. (Cabe señalar que la revelación del Baal Shem Tov, el fundador del jasidismo, tuvo lugar en el año 5494/1734, apenas unos pocos años antes del 5500 / 1740, el comienzo del citado período). Al mismo tiempo, "las fuentes de sabiduría abajo" liberaron una sabiduría inferior (la ciencia) como se expresa en el salto adelante en la tecnología. A pesar del áspero camino desde ese punto, este progreso preparó al universo física y espiritualmente para la llegada del Mashíaj. El tiempo de ikvetá dimeshijá está marcado por la decadencia moral, económica y gubernamental, menos estudio de Torá, más herejía y tanta catástrofe y desesperación que algunos amoraím (sabios judíos de la época de escritura del Talmud) abrigaban la esperanza de no vivir para verla. Los sabios describieron estas señales de modo que podamos reconocerlas como los dolores del parto del Mashíaj y no desesperemos. Y en efecto, cuando analizamos los acontecimientos mundiales, en particular en las décadas recientes, no cabe duda de que todas estas señales se han concretado más plenamente que en cualquier generación anterior. No hay duda de que ha llegado ikvetá dimeshijá. De hecho, ikvetá dimeshijá está llegando a su fin. A juzgar por los acontecimientos que tienen lugar en el pueblo judío y en el mundo, el Rebe de Lubavitch destacó que la preparación para la Gueulá completa y todo lo que debemos hacer ahora es "recibir al justo Mashíaj concretamente, para que él pueda cumplir su misión: redimir a todo el pueblo judío del exilio. 
Colabora con la web y dona a través de PayPal