Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina
\

__________________________________________________

Las predicciones y cálculos sobre la llegada del Mashíaj

Aunque las predicciones de los grandes sabios de Israel están permitidas, las de los legos están prohibidas, pues sólo los grandes tzadikím (hombres justos y piadosos) pueden prever la repercusión cósmica de sus predicciones. Por ejemplo, algunos tzadikím cantan las alabanzas del servicio Divino por parte del pueblo de Israel y someten su causa a la Corte Celestial como un pueblo merecedor de ser redimido. Otros se abocan a
las predicciones a fin de sugerir a D-s que traiga al Mashíaj, como si dijeran “Padre, ¿no es eso lo que has prometido en Tu Torá? (Likutéi Sijot del Rebe de Lubavtich, volumen 29, pág 15 y ss.) También se debe diferenciar entre los cálculos basados en la lógica y las fechas recibidas mediante la tradición, porque las últimas son mucho más confiables (Igueret Teiman, Maimónides; Likutéi sijot, vol. 20 pág. 234 nota 51, y vol. 23 pág. 396) Asimismo, cabe notar que el análisis precedente atañe a la revelación de la fecha de la llegada del Mashíaj. Por el contrario, está ciertamente permitido afirmar que nuestra época es un período de redención y alentar la necesidad de intensificar el estudio y la observancia de la Torá en preparación de la inminente gueulá. Pueden encontrarse afirmaciones explícitas en este sentido por parte del Jafetz Jaim, por ejemplo, en su Shem Olam, Shaar HaHitjazkut, cap. 12, y en su Jomat HaDat, cap. 13. Es por eso que los Sabios nos dieron señales de ikvetá dimeshijá (el momento previo a la llegada del Mashiaj) para que podamos identificarlo y prepararnos adecuadamente.
Texto extraído del libro La Era Mesiánica. Copyright © Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.