Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

Esperar al Mashíaj, como medida del estado espiritual del judío (Ultima Parte)

El amor al prójimo late en el corazón de cada judío y no le da descanso en absoluto.El hecho de que Israel es el pueblo cercano de Di-s y se encuentra en una situación de "hijos expulsados de la mesa de su padre", estando alicaídos, aplacados por los sufrimientos del exilio, no habiendo día donde...etc; todo esto obliga a despertar a todo judío a esperar fervientemente la redención de Israel, el momento en el cual se anularán los sufrimientos y pesares. Solo creyendo en
todas las profecías de la redención en la Torá, en el bien de Israel en ese momento, cuando estén en la máxima perfección material y espiritual; con seguridad esto solo despierta un enorme deseo hacia la redención, anhelando y esperando con pasión el retorno de la casa de David, la construcción del Beit HaMikdash y la reunión de los dispersos de Israel. Como conclusión vemos como el sentimiento de aguardar la redención depende de una relación verdadera con Di-s y su Torá, la medida de valor y estima personal a la Torá y sus mitzvot, su amor a Di-s, la medida de amor al prójimo, todas ellas son las que fijan el nivel real de aguardar al Mashiaj. Por ello la carencia de la espera en la redención es una demostración que la base del judaísmo también está ausente. Vemos en los grandes sabios de Israel con claridad, el gran deseo, anhelo y pasión por la llegada del Mashiaj, ardiendo permanentemente en todo su ser. Esperando, ansiando, hablando siempre del tema, pidiendo y clamando por la redención a cada instante.