Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

Mashíaj, fuera de la normalidad

Una de las más conocidas afirmaciones de los sabios acerca de la redención es la de Rabí Iojanan: "El hijo de David solo llegará en una generación que sea enteramente justa o enteramente malvada" (Talmud Sanhedrín 98 A). Sin embargo, dado que el mal desaparecerá del mundo solo después de haber tenido lugar la gueulá (Zejariá 13:2), cómo puede ser generación alguna totalmente justa? Por otra parte, ¿Cómo puede generación ser totalmente malvada, sin ninguna persona buena? Al comentar este pasaje talmúdico, el Maharshá vincula
la rectitud y la maldad totales a las dos opciones citadas previamente en el Talmud: "Rabí Eliezer dijo: "si Israel retorna será redimido..". Rabí Iehoshúa le dijo: "Si no retornan....Di-s les impondrá un rey cuyos decretos serán tan duros comos los de Hamán y entonces retornarán". Si los judíos retornan a Di-s por propia iniciativa son "enteramente justos"y merecen la redención inmediata. Pero si son "enteramente malvados", Di-s los obliga a arrepentirse y estar así en condiciones para la Gueulá. Por otra parte el Maharal de Praga asevera que dado que el Mashiaj traerá una nueva realidad y perfección al mundo, no puede venir cuando la situación es normal. En consecuencia, la generación debe ser "enteramente justa", habiendo alcanzado las alturas de la perfección, mereciendo por lo tanto la redención, o "enteramente malvada", habiéndose deteriorado a un vacío tan pronunciado que el nuevo mundo del Mashiaj puede construirse sobre los restos del viejo. El Jasidismo profundiza aún más. Nuestra misión en la vida consiste en separar el bien del mal, estableciendo límites claros entre ellos. En consecuencia la redención sucederá ya sea cuando el bien rechace el mal (enteramente justa) o cuando el mal supere al bien (enteramente malvada). Solo entonces Di-s destruirá el mal.