Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

28 de Nisan - El Rebe de Lubavitch

__________________________________________________

El séptimo día de Pesaj y la partición del mar. La partición actual del río Eufrates

Uno de los sectores secos del río Eufrates en Irak
Una de las profecías sobre la llegada del Mashiaj se refiere a la partición de un río en siete partes por donde pasará el pueblo de Israel en el retorno a su tierra con la Redención. En el libro de Ieshaiahu (Isaías) capítulo 11, versículo 15 está escrito: "...Y sacudirá su mano con la fortaleza de su espíritu sobre el río y lo herirá en sus siete brazos...". Este río mencionado en la Torá es el Éufrates que se halla en la Mesopotamia asiática, sobre el cual explican la Cabalá y el Jasidismo que la partición del río es
conceptualmente un evento similar en cierta medida a la partición del Iam Suf (Mar Rojo,Mar de los Juncos o Mar del Final) en la salida de Egipto, cuando el mar se abrió en 12 senderos. La partición del mar representa la apertura de la sefirá de Maljut, la conexión entre los mundos de Atzilut y Briá, la igualación entre lo celestial y lo terrenal, como se revelará la Divinidad en el universo físico donde lo Divino está oculto, proceso que comenzó siete semanas después de la salida de Egipto con la entrega de la Torá en el monte de Sinai. El fenómeno de la apertura del río Eufrates simboliza la apertura de una revelación Divina superior, la apertura de la sefirá de Biná que traerá la revelación total del conocimiento Divino con la llegada del Mashiaj.
Lo antedicho en las agencias de noticias internacionales
JUBAISH, Irak.- A través de los pantanos, de pie sobre la tierra en la que anteriormente flotaban juncos, los recolectores de juncos gritan a los visitantes de un bote que pasa cerca. Maaku mai!", advierten, levantando sus hoces oxidadas. "No hay agua."El Eufrates se está secando. Ahogado por las políticas acuíferas de los vecinos de Irak, Turquía y Siria, por una sequía de dos años y por años de mal uso por parte de Irak y sus campesinos, el río es significativamente más pequeño de lo que era hace tan sólo unos pocos años. Algunos oficiales se preocupan porque pronto puede llegar a ser la mitad de lo que es ahora.La desaparición del Eufrates, un río que ha sido tan crucial para el nacimiento de la civilización, ha diezmado los sembradíos que se encuentran a lo largo de sus orillas, ha empobrecido a los pescadores y ha reducido los pueblos ribereños a medida que los granjeros han partido hacia las ciudades en busca de trabajo. Son los pobres quienes más están sufriendo, aunque todos los estratos de la sociedad están sintiendo los efectos: jeques, diplomáticos e incluso miembros del Parlamento que regresan a sus haciendas después de semanas en Bagdad.A lo largo del río, los campos de arroz y algodón se han convertido en tierra cocida. Los canales se han transformado en cursos de agua poco profundos y los botes pesqueros descansan en tierra seca. Las bombas que deben alimentar las plantas de tratamiento de agua cuelgan sin punto fijo sobre charcos marrones.La sequía está ampliamente extendida sobre Iraq. El área sembrada con algodón y cebada en el norte del país está por debajo del 95% de lo habitual, y las plantaciones de dátiles y de cítricos del Este están resecas. Los últimos dos años las lluvias han estado por debajo de lo normal y han dejado los reservorios secos.Las sequías no son infrecuentes en Iraq, aunque las autoridades dicen que se han vuelto aún más frecuentes en los últimos años. Pero ésa no es la única causa del desecamiento del Eufrates. Existen por lo menos seis represas sobre el Eufrates en Turquía y Siria, según las autoridades iraquíes, pero en ausencia de tratados o acuerdos, el gobierno iraquí sólo puede rogar a sus vecinos que permitan el paso del agua. Recientemente, el ministro de Aguas anunció que Turquía duplicó el flujo de agua hacia el Eufrates y así salvó la temporada del algodón de algunas áreas. Aunque Turquía acordó mantener ese flujo o incluso aumentarlo, no hay ningún compromiso que obligue a ese país a cumplir con ello.También puedes hacer click aquí abajo para ver la noticia en New York Times

Colabora con la web y dona a través de PayPal