Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina
\

__________________________________________________

17 de Tamuz. Los días de ayuno se convierten en días festivos

Todos los ayunos que fueron establecidos en recuerdo a la destrucción del Templo, en el futuro se convertirán en días festivos, como dice el profeta (Zejariá 8, 19): “Así dice Hashem: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Iehudá en días de gozo y de regocijo y en fiestas alegres”. Maimónides establece esto como una ley (en el final de las leyes de ayuno): “Todos estos ayunos serán anulados en los días del Mashíaj y no solo esto, sino que en el futuro serán festividades y días de gozo y regocijo”. Esto despierta un interrogante:
Podemos entender, que con la llegada del Mashíaj y la anulación del galut no habrá mas necesidad de recordar la destrucción del Templo y por ende se anularán los ayunos conectados con estos. ¿Pero por qué se convertirán en días de gozo y regocijo y en fiestas alegres? ¿Por qué debemos alegrarnos y festejar estos días, en los que fue destruido el Templo y el pueblo de Israel fue enviado a la diáspora?. Aquí viene a expresión la profunda esencia del galut y la destrucción del Templo, que en su interior está oculto un gran y maravilloso bien. Si el galut no fuera sino un mero castigo, no habría lugar para convertir a los días de la destrucción del Templo en fiestas, sino como máximo interrumpir el dolor y el duelo cuando el castigo llega a su fin. Pero el galut y la destrucción del Templo tienen un objetivo mucho mas profundo y poseen un bien oculto, que se revelará solo con la llegada de la redención. Por este bien se transformarán los mismos días de la destrucción del Templo en días festivos. En el jasidismo es traído el ejemplo de un maestro que se sienta y enseña a su alumno y de pronto aparece en su pensamiento una idea nueva, que permite un entendimiento incomparablemente mejor de la cuestión. En ese instante interrumpe el maestro el estudio con el alumno, se queda en silencio y profundiza en sí mismo. Es entendible que el alumno siente un desprecio y abandono. El maestro lo abandonó y lo dejó solo. Esto simboliza la destrucción. Pero cuando el maestro termine de reflexionar en la idea nueva, retornará al alumno y le enseñará esta nueva y maravillosa sabiduría. Entonces entenderá el alumno, que en la práctica el maestro no lo abandonó, sino por el contrario, por su gran amor tuvo que abandonarlo por un momento, para construir la idea nueva, que le permitirá al alumno a llegar a un mejor nivel de sabiduría. Este ejemplo materializa como una cosa que es vista como mal y dolor puede revelarse como la fuente de la enorme dicha y alegría.Así también el galut y la destrucción del Templo cargan en su interior un maravilloso bien. Justamente por medio del galut y la destrucción del Templo el pueblo de Israel puede tener el mérito de esta maravillosa revelación Divina que existirá en el tiempo de la redención y entonces se aclarará en esencia, que valía la pena atravesar el galut y la destrucción del Templo para tener el mérito de esta maravillosa luz.Pero en el tiempo de la redención, entonces se cumplirá el versículo (Ieshaia 12, 1): “Y dirás en aquel día: Yo Te alabo, oh Señor, aunque me afligiste”, agradeceremos a Hashem por la esencia del galut y la destrucción del Templo, ya que entonces veremos el bien que estaba oculto en estos. Por lo tanto, entonces se transformarán los mismos ayunos en días de gozo, regocijo y en días festivos.
Colabora con la web y dona a través de PayPal