Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

4 de Shevat, Aniversario del Baba Sali. Un anunciante de la llegada del Mashiaj

El "Baba Sali", Rabí Israel Abujatzira, nació en el año 1890 en Tafilalet, Marruecos. Miembro de una dinastía de varios siglos de tzadikim, cabalistas y líderes espirituales de la comunidad judía en aquella zona de África. Entre los años 1954 y 1964 solía viajar a Francia a la Ieshiva Tomjei Tmimim de Jabad en la ciudad de Brunoy donde estudiaba el libro "Likutei Torá" del Alter Rebe. En el año 1964 llegó a la tierra de Israel y residió en Netivot. Se escribía continuamente cartas con el Rebe de Lubavitch que luego fueron impresas en la colección "Igrot Kodesh". Cuando le expresaban la fe de los jasidim en que el Rebe es el Mashíaj contestaba con una sonrisa diciendo: "Todo le corresponde y es apropiado a él. El Baba Sali fue conocido como un gran tzadik, una persona sagrada con inspiración Divina, hacedor de milagros y señales con los cuales produjo salvaciones sobrenaturales a quienes lo buscaban. Además era un genio de la Torá, tanto en el área revelada como la oculta. En Israel fue un colaborador y partícipe permanente de todas las actividades de Jabad dirigidas por el Rebe para difundir judaísmo y traer la Redención.
Es conocida y difundida la gran esperanza del Baba Sali, hacia la Gueulá y la llegada del Mashiaj. Muchas veces, inclusive expresó que los pasos del Mashiaj ya se escuchan en nuestras puertas y hay que prepararse para la Redención. Un corto tiempo antes de su partida de este mundo en 1984 contó su asistente: “Al terminar Shabat, me senté a comer junto él y percibí sobre su rostro una alegría grande y notable, su alma se enaltecía sobre sí, a pesar de que ese Shabat padeció dolores intensos y casi no comió. Cuando le pregunté por el motivo de su alegría, me respondió que ve claramente como muy pronto viene el Mashiaj y nos redime.
Colabora con la web y dona a través de PayPal al usuario vienemashiaj@gmail.com