Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

El Moisés interior de cada judío

La abnegada devoción de Moshé (Moises) por su pueblo caracterizó su liderazgo desde sus albores. Cuando Di-s se apareció a Moshé por primera vez en la zarza ardiente y le ordenó sacar al pueblo judío de Egipto, Moshé se negó. Durante siete días y sus noches Moshé discutió con Di-s. "Envía a quien Tú has de enviar", suplicó Moshé. No me envíes a mí. "La ira de Di-s se encendió contra Moshé", nos cuenta la Torá. Es comprensible: el pueblo judío languidece bajo el látigo egipcio y el elegido redentor de Di-s se rehúsa a aceptar su misión. No obstante, Moshé discutió con Di-s pidiéndole "envía a quien Tú has de enviar" en vez de enviarme a mí.¿Por qué se negó Moshé a ir? ¿Era su humildad?
Cierto, la Torá atestigua que "Moshé era el hombre más humilde sobre la faz de la tierra". Pero seguramente Moshé no era uno que permitiría que su humildad interfiriera con la salvación de sus hermanos. Nuestros Sabios explican que Moshé sabía que él no merecería llevar a Israel a la Tierra Santa y con ello lograr la redención final y definitiva de su pueblo. Sabía que Israel sería llevado nuevamente a exilio, que sufriría una vez más la opresión física y espiritual del galut. De modo que se negó a ir. No me envíes, suplicó; envía ahora a quien Tú enviarás en el fin de los días. Si ha llegado el momento de la redención de Israel, envía al Mashíaj, a través del cual Tú afectarás la redención completa y eterna. Durante siete días y sus noches Moshé disputó el guión de Di-s para la historia, dispuesto a suscitar la cólera de Di-s sobre sí mismo en aras de su pueblo. Ni aceptó jamás el decreto de galut. Después de asumir, por fuerza del mandato Divino, la misión de sacar a Israel de Egipto, se embarcó en una lucha de toda la vida para hacer de ésta la redención absoluta y definitiva. Hasta el último día de su vida, Moshé imploró a Di-s que le permitiera conducir a Israel a la Tierra Santa, lo que habría radicado a Israel en su tierra, y a Di-s en el seno de Israel, para toda la eternidad; hasta su último día, suscitó el enfado de Di-s con su empeño por producir la redención definitiva. En las propias palabras de Moshé: "Imploré a Di-s... 'Por favor, déjame cruzar y ver la buena tierra del otro lado del Jordán, la buena montaña (Jerusalén) y el Levanón (el Gran Templo)'. Y Di-s Se enojó conmigo por causa de ustedes... y me dijo: '¡Basta! No Me hables más de este tema...'.Di-s dijo "¡Basta!", pero Moshé no fue silenciado. Porque el desafío de Moshé del plan Divino no terminó con su desaparición de la vida física. El Zohar nos cuenta que cada alma judía tiene en su núcleo una chispa del alma de Moshé. De modo que cada judío que conmociona las puertas del cielo clamando por la redención, continúa la lucha de Moshé contra el decreto del galut.
Colabora con la web y dona a través de PayPal al usuario vienemashiaj@gmail.com