Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

10 Tevet, día que también recordamos la Shoá. Historia de una hermosa melodía sobre la fe en Mashíaj

El Rebe de Modzitz con sus jasidim en Polonia
El Rebe de Modzitz, Rabí Shaul Yedidia Elazar Taub (1886-1947) tuvo jasidim en varias de las grandes aldeas y ciudades de Polonia. Uno de ellos fue Reb Azriel David Fastag, quien era famoso por su voz en toda Varsovia. Muchos venían a la sinagoga de Reb Azriel y su hermano, ambos bendecidos con hermosas voces, para participar en los rezos de Rosh Hashaná y Iom Kipur. Reb Azriel dirigía los rezos mientras su hermano lo acompañaba como coro. Sus voces vibrantes y claras tenían un profundo efecto en quienes los escuchaban. Mientras tanto cielos oscuros se cernían sobre Europa,
las nubes del nazismo. Cuando los Nazis invadieron Polonia, los jasidim del Rebe de Modzitz pudieron salvarle su vida a través de una travesía rumbo a Lituania, luego atravesando Rusia hasta Shangai (China) para llegar por el oriente a América en 1940.
Mientras tanto en Polonia, decenas de miles de judíos eran embarcados diariamente en carretas y carros que alimentaban el sistema de ferrocarriles. Esposos eran separados de sus esposas, los niños, de sus padres, los muy ancianos con frecuencia eran asesinados en frente de sus familiares. Todos fueron enviados a los campos de exterminio. Dentro de los vagones que se dirigían a Majdanek se podían escuchar personas llorando, niños gritando, otros hablando con voz baja y personas muriendo; pero había un vagón en el cual se escuchaba una canción. Un anciano judío, envuelto en ropas harapientas y con su rostro blanco como la nieve se acercó a su vecino rogándole que le recordara por favor la melodía de "Maaré Cohen" que cantaba el Modzitzer Rebe en el servicio de Iom Kipur. "¿Ya? ¿justo en este momento deseas oir la melodía?" le respondió mirándolo con dureza, pensando que quizá todo el sufrimiento le habría causado locura.
Pero este jasid, Reb Azriel David Fastag, no pretó atención a la respuesta de su vecino, o a cualquiera en el tren. En su mente, se imaginaba parado al lado de su Rebe en Iom Kipur, siendo él quien guiaba los rezos de todos los jasidim. De pronto, frente a sus ojos aparecieron las palabras del décimo segundo principio de la Fe Judía: "(Ani Maamin)Yo creo con fe completa en que vendrá el Mashiaj; y aunque él demore, de todas formas cada día espero su llegada". Cerrando sus ojos, meditó en estas palabras y pensó: "Justo ahora que todo parece perdido, la fe judía es puesta a prueba.". No mucho después comenzó a tararear estas palabras. Allí, en medio de la muerte y la desesperación de un tren rumbo a Majdanek, el jasid transformó su canción en un pilar, entonando con toda la fuerza de sus pulmones una canción sobre la eternidad del Pueblo Judío. No se daba cuenta del silencio del vagón y de los cientos que lo estaban escuchando con asombro. Tampoco escuchó las voces de aquellos que comenzaron a unirse a su melodía y cada vez cantaban con más fuerza. La canción se esparció de vagón a vagón. Toda boca se unía a cantar el "Ani maamin" del Reb Azriel Dovid. Como si se levantara de un sueño, Reb Azriel Dovid abrió sus ojos y miró a los presentes en el vagón. Sus ojos estaban rojos de tanto llorar, sus mejillas estaban mojadas de lágrimas. Con voz entrecortada gritó: "Le daré mitad de mi porción en el olam habá (mundo venidero) a aquel que lleve mi canción al Modzitzer Rebe!". Un halo de silencio descendió sobre el tren. Dos jóvenes que estaban allí prometieron llevar la canción al a todo costo. Uno de ellos se montó sobre el otro y encontrando una pequeña abertura en el techo del tren, rompió la madera y abrió un hueco. Sacando su cabeza a cielo abierto, dijo: "veo que el cielo está azul sobre nosotros, las estrellas titilan y la luna nos mira."-"¿Qué oyes?" le preguntó su compañero.-"Escucho ángeles arriba cantando Ani ma'amin, ascendiendo a los siete cielos!"
Ambos lucharon por salir y lograron saltar uno después del otro. Uno de ellos murió instantáneamente al caer del tren. El sobreviviente encontró la forma de comunicarse con el Rebe Shaul Yedidya Elazar y le hizo llegar la melodía. Cuando el Modzitzer Rebbe leyó las cartas que contenían la melodía del Ani Maamin compuesta por Reb Azriel Dovid, dijo: "Cuando ellos cantaron Ani Maamin en el tren de la muerte, los pilares del mundo temblaron. El Todopoderoso dijo: -Cuando los judíos canten Ani maamin, recordaré a los seis millones de víctimas y tendré misericordia del descanso de Mi Pueblo-" Fue contado que el primer Iom Kipur que el Modzitzer Rebe entonó la melodía de Ani Maamin, habían miles de judíos en el shul. La congregación entera rompió en llanto. La melodía rápidamente se extendió por todo el mundo judío. "Con esta melodía" -dijo el Rebe Shaul Yedidya Elazar, "los judíos fueron a las cámaras de gas. Y con esta melodía, los judíos marcharán para dar la bienvenida al Mashiaj." Haciendo click aquí abajo podrás escuchar la melodía: 

Colabora con la web y dona a través de PayPal