Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

En la era Mesiánica, la tribu de Israel número trece, la tribu de Leví, tendrá territorio

Desde el Nilo hasta el Éufrates
En la sección semanal Shelaj Lejá encontramos el relato estremecedor de los enviados de Moisés a la tierra de Israel, los doce líderes de las tribus de Israel que salieron a investigar la tierra de Israel y su triste final es conocido. En la Haftará (sección de los profetas) figura un relato similar sobre los espías que mandó Iehoshúa al otro lado del río Jordán, su entrada a Jericó y el miedo que sentían los canaanitas por los Hijos de Israel que se estaban acercando y el regreso a Iehoshúa con alegría para anunciarle lo que revelaron. Cuando meditamos en estos relatos, encontramos varias diferencias básicas entre ellos,
diferencias que expresan los distintos objetivos de sus misiones. Moisés envió a los espías basándose en su criterio personal, Iehoshua los mandó por una indicación especial de Hashem. En la perashá de la semana no está recordada la palabra espías, ellos son llamados simplemente "anashim" (hombres). En la haftará los enviados de Iehoshua son llamados "meraguelim" (espías). Moisés envió doce personas importantes, líderes de Israel, de forma abierta y pública. A su vez, ellos recorrieron toda la tierra a lo largo y a lo ancho. En cambio Iehoshua mandó dos personas de incógnito, e incluso sus nombres no fueron escritos. Ellos solo entraron a Jericó y después de unas cuantas horas volvieron al campamento de Israel.
Hay un motivo asociado a todas estas diferencias. Cuando estamos próximos a una guerra contra un enemigo difícil, los espías ayudan mucho cuando pasan informes sobre la fuerza del enemigo, en que ciudades viven y su estado de ánimo. Pero en el tiempo de Moisés, Hashem directamente no ordenó mandar espías. Él aseguró que nos daría la tierra y pelearía por nosotros, por eso no hay ningún motivo para enviar personas que preparen la estrategia, pues es claramente seguro que en una guerra como esta, se triunfará sobrenaturalmente. Pero Moisés estuvo de acuerdo con el pedido de los hijos de Israel para mandar a los espías con otro objetivo, Moisés era el pastor de Israel y sintió la necesidad de ellos, de ver con sus propios ojos, hasta que punto es buena la tierra, él sabía que cuando escuchen la información de primera fuente, sería mucho más fácil subir a ella con corazón contento. Por eso le hizo saber al pueblo, que está enviando a sus doce líderes, que ellos recorrerán toda la tierra y a su regreso cada líder contará a su tribu que pasó por el territorio que le corresponderá, pudiendo atestiguar la buena calidad de la tierra.
Frente a esto, en el tiempo de Iehoshua, Hashem ya le hizo saber, que a causa de la falta de méritos no habrá milagros revelados de este tipo. Por eso le indicó a Iehoshua enviar espías secretos que investiguen como los usurpadores de la tierra de Israel se preparan para la guerra y cuando ellos escucharon en Jericó el pánico de sus habitantes, pudieron regresar a Iehoshua y contarle que pueden entrar a la tierra con confianza. Pongamos atención: Moisés mandó a los espías para que cuenten sobre la virtud de la tierra, ¡ y esto es lo que en verdad pasó! Ellos regresaron al desierto con los buenos frutos de la tierra y se los mostraron al pueblo y contaron que es una tierra que fluye leche y miel. La misión de Moshé se cumplió completamente. Solo que el informe asustó a los hijos de Israel. Ellos agregaron datos en el informe y provocaron lo opuesto a su función. De acuerdo a las enseñanzas del jasidismo, la conquista de la tierra alude al refinamiento de lo mundano por intermedio de la Torá y las mitzvot y el envío de los espías fue una actividad espiritual que hicieron Moisés y Iehoshua como preparativo para esto. El primero mandó doce líderes para que recorran toda la tierra, porque todo judío es garante, uno por el otro y todos en conjunto refinan toda la tierra, también la parte que le corresponde a una tribu determinada. Y así con la fuerza de todo el pueblo de Israel en conjunto, es el refinamiento de la tierra de la mejor forma. Luego de esto mandó Iehoshua dos espías, en ellos unificó a todos los hijos de Israel. Uno de ellos era Caleb, que él (fuera de Iehoshua mismo) era el único que quedó de los espías anteriores y el segundo era Pinjás de la tribu de Leví. ¿Pero la tribu de Leví no tenía parte en la tierra? Históricamente la tribu de Leví está separada del resto de las tribus para dedicarse el servicio a Di-s y por eso no tiene parte en la tierra inferior y física. En el futuro venidero, la tierra entera se elevará y el pueblo de Israel entero será especialmente consagrado al servicio a Di-s. Entonces la tribu de Leví recibirá una parte de la tierra junto con todo Israel. Ya en el tiempo de Iehoshua, hace tres mil años, empezaron los preparativos para la revelación del Mashiaj. Recae sobre nosotros acentuar la unión de Israel. Primero, por medio que usemos nuestro intelecto para gestar ideas como ayudar a nuestro semejante, tanto en lo espiritual, alegrarlo y fortalecerlo y tanto en lo material, que no tenga carencias. Es posible también dar tzedaká (caridad) en mérito del semejante, estudiar con él, pues todo esto fortalece la unión en el pueblo de Israel. La unión de Israel se acentúa en especial, en el estudio diario del Rambam, todo Israel en conjunto y los niños estudiando el libro de los preceptos. Estudiando y difundiendo el Jasidismo (dimensión interior de la Torá). Y así será para nosotros – que enseguida y al instante concretamenete, en este día, el día sagrado de Shabat, se cumpla realmente el versículo que hay en la parshá de la semana: “Les anunció que entrarán en la tierra” y como finalización y conclusión de la Haftará: “Puso Hashem en nuestras manos toda la tierra y también desaparecerán todos la que la usurpan, por nuestra causa” - incluyendo en especial, que también en los últimos instantes del galut (exilio) nos paremos con firmeza sobre la integridad de la tierra de Israel, en todos sus sectores, que ya fueron dados por Di-s al dominio de los hijos de Israel, para no devolver, Di-s libre, incluso una pisada de los terrenos de la tierra de Israel a las naciones del mundo. (Adaptación de una conferencia del Rebe de Lubavitch del mes de Sivan del año 1991, en el Shabat de la Parshá Shelaj)


Colabora con la web y dona a través de PayPal