Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

El tema Mashíaj en la parshá Ki Tetze. ¿Cómo puede el Creador “divorciarnos”?

Portada del Tratado de Guitin
En muchos lugares de la Torá se ilustra la relación entre el Creador y el pueblo de Israel a través de la relación del marido con su mujer. El evento de la entrega de la Torá frente al Monte Sinaí es la primera parte del casamiento llamada “Kidushín” (Santificar, separar a la mujer del resto de los hombres), cuando Hashem consagró para Sí al pueblo de Israel. El galut (exilio) actual es una especie de divorcio. La redención que aguardamos es la finalización del casamiento “Nisuín” (Unirla a su novio), cuando el Creador tomará como esposa al pueblo judío en forma total y eterna. Todo esto está relacionado con la parshá Ki Tetze, donde aparecen las leyes de casamiento y divorcio.
La Guemará relata que cuando el profeta vino a recriminar al pueblo de Israel por qué no se arrepiente y retorna
a Di-s con Teshuvá, le contestó el pueblo de Israel: “una mujer que ya fue divorciada por su marido, ¿acaso hay algo que pueda exigir uno del otro?”. Esta respuesta es calificada como una “respuesta fulminante”. A pesar de esto, luego el Altísimo le dirá al profeta, anda y diles: “¿Dónde está el documento de desvinculación marital de vuestra madre a quien eché?”. Para entender todo este tema debe antes formularse otra pregunta. El tratado talmúdico de Guitín (Divorcios), comienza con las palabras “quien trae un documento de divorcio (Guet) de un país de ultramar...” ¿Por qué eligió Rabí Iehuda Hanasí abrir el tratado con un caso excepcional? ¿No era más apropiado hacerlo exponiendo los principios fundamentales del divorcio? De esto mismo hemos de deducir que en este enunciado se refleja la esencia del concepto del divorcio y la misma posibilidad que da lugar al divorcio tal cual como es en su primera raíz, en la esfera de la Divinidad. La Ley fija, que para que el divorcio adquiera vigencia debe salir el documento (“guet”) del dominio del marido y entrar al dominio de la mujer. Siendo así, ¿cómo es posible una situación de ‘divorcio’ con respecto a Di-s, Quien “la Tierra está llena de Su Gloria”?. La respuesta a ello se encuentra escondida en la primer Mishná del tratado de Guitín. La posibilidad de ‘divorcio’ con relación a Di-s se genera a través de que “el marido fue a un país más alla de los mares”. Mientras que Di-s está revelado aquí en este mundo, y no Se oculta de nosotros, no hay posibilidad de divorcio’. Pero, cuando nuestros pecados causan que Hashem Se eleve de la Tierra hacia Arriba, que se oculte en el “mar” y no Se revele en la Tierra, aquí se genera una situación de ‘divorcio’ entre Él y el pueblo de Israel. Él, alegóricamente hablando, Se encuentra “en un país más allá de los mares”.
Desde este aspecto los judíos están en lo correcto cuando argumentan: “una mujer que ya fue divorciada por su marido ¿acaso hay algo que pueda exigir uno del otro? Di-s Se Ha ido a un país más allá de los mares”, ocultó Su rostro de nosotros. ¡A simple vista nos ‘divorció’!. Pero la verdad interior está contenida en la respuesta de Hashem: “¿Dónde está el documento de desvinculación marital de vuestra madre a quien eché?”. ¡Por parte de Di-s no hay ocultación de Su Rostro! El ocultamiento es sólo con relación a nosotros, desde nuestra percepción. Sólo frente a nosotros falta la revelación Divina, pero en verdad no existe cambio alguno en que “toda la Tierra está llena de Su Gloria”, y por lo tanto en realidad, ‘no hay divorcio’ alguno. En su realidad interior no se desprendió en absoluto, Di-s no lo permita, el vínculo entre Hashem y Su pueblo, pero nosotros no lo vemos abiertamente, hoy por hoy. Por eso sentimos al Galut como un ‘divorcio’. Pero realmente muy pronto, cuando tenga lugar la verdadera y completa redención, se revelará la verdad, y tendrá lugar el casamiento total, ‘Nisuín’ a los ojos de todos y hasta la eternidad.
Colabora con la web y dona a través de PayPal