Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

Rabí Shelomó Alkabetz, el autor de "Leja Dodi" de Kabalat Shabat y del Tikun de la noche de Shavuot

Rabí Shelomó Alkabetz, (Rabí Shelomó ben Moshe HaLeví) vivió aproximadamente entre los años 1505 y 1584. Fue un cabalista y poeta de la ciudad de Tzefat. Es conocido por su poesía Lejá Dodí presente en todos los libros de plegaria. Su principal actividad fue en el área de la sabiduría oculta o Cabalá. Su familia era parte de los expulsados de España. Nació en Salónica, Grecia, contrajo matrimonio a los 25 años y viajó a Adrianópolis (hoy Edirne, Turquía) donde se encontraba Rabí Iosef Caro. En aquel momento ya era considerado un
gran sabio de la Torá. Allí culminó su primera obra "Manot Haleví" y comenzó a incursionar intensivamente en el estudio de la Torá oculta, observándose en sus obras y poesías la influencia de la Cabala.
En aquellos tiempos era Tzefat un centro de mística judía y fue natural la llegada de Rabí Shelomó allí, alrededor de sus 30 años de edad. Allí conoció e influyó a grandes sabios como Rabí Moshe Cordovero. Su sabiduría la plasmó en alrededor de 20 libros, de las cuales solo dos vieron la luz a través de sus alumnos. La costumbre de realizar el "Tikun Leil Shavuot" es adjudicada también a él, después de haber vivido una experiencia espiritual al recibir la presencia de la Shejiná. Así lo atestigua: "Nos hizo merecedores el Creador y escuchamos una voz que hablaba por medio de Rabí Iosef Caro, una gran voz pronunciaba las letras, todos escuchábamos pero no entendíamos, la sensación era muy agradable e iba en aumento, caímos sobre nuestros rostros, nadie se animaba a alzar sus ojos para percibir por el gran temor reinante".
Sus canciones y poesías estaban influidas por la Cabala. Los cabalistas de Tzefat con Rabí Itzjak Luria -el Ari- a la cabeza, no se relacionaban con la poesía judía conocida hasta entonces como la de Ibn Gabirol y el Eben Ezra. A partir del surgimiento del poema cabalístico de Alkabetz comenzaron a incursionar y relacionarse con esta poesía. La ponderación y aprobación de los cabalistas de Tzefat a su obra, produjo una gran difusión de la misma en todas las comunidades de Israel hasta el día de hoy. Sus obras reflejaban el dolor del exilio y la ausencia de la revelación Divina, junto a la gran esperanza del surgimiento del Mashíaj, aludido en sus poesías como Ben Partzi (el hijo de Peretz) o Ben Ishai (el hijo de Ishai, padre de el Rey David).Rabí Shelomo falleció en Tzefat aparentemente en el año 1584, pues en un libro de oraciones -sidur- editado en Venecia aquel año, aparece por primera vez la poesía Leja Dodi, con su nombre y el agregado de Z"L, zijronó librajá, su recuerdo para bendición.

La poesía Leja Dodí (texto traducido al español)

Ven amado mío al encuentro de la novia;
a recibir la presencia del Shabat.
Guardad y recordad al unísono en una sola frase
el Dios único nos hizo escuchar
el Eterno es Uno y Su nombre es Uno,
para honra, gloria y alabanza.
Al encuentro del Shabat vayamos
pues es la fuente de la bendición,
desde el comienzo, desde el principio consagrado
como finalidad de la obra de la Creación.
Santuario del Rey, ciudad real,
¡levántate!, ¡sal de en medio de las ruinas!;
demasiado has morado en el valle de las lágrimas
y Él de ti se apiadará.
¡Sacúdete del polvo! ¡Levántate!
Vístete hermosas galas, pueblo mío,
que por medio del hijo de Ishai
de Bet Lejem se acerca tu redención.
¡Despiértate! ¡Despiértate!,
que ha llegado tu luz, ¡Levántate! ¡Resplandece!
¡Despierta! ¡Despierta! entona una canción,
que la Gloria del Eterno te será revelada.
No te avergüences ni te humilles,
¿por qué tiemblas, por qué te conmueves?
En ti buscarán refugio los pobres de mi pueblo
y la ciudad se construirá sobre sus ruinas.

Y serán para despojo los que te despojaron
y todos tus destructores de ti se alejarán.
Contigo se alegrará tu Dios,
como se alegra el novio con su amada.
A diestra y siniestra te extenderás
y a Dios reverenciarás,
de la mano de un hombre descendiente de Peretz
y nos alegraremos y nos regocijaremos.
Ven en paz, corona de su esposo,
con alegría, con canto y alborozo
entre los fieles del pueblo escogido.
¡Ven novia! ¡Ven novia!
La reina Shabat.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal