Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

El efecto de la circunsición. El conflicto israelí-árabe escrito en el Zohar hace más de 1800 años

Luego que la Torá relata el nacimiento de Ishmael, Dios se le aparece a Abram, le agrega la letra hei a su nombre cambiándolo por el de Abraham y le ordena circuncidar a sus descendientes. Al mismo tiempo, Dios le promete la Tierra a Abraham como una herencia eterna para sus descendientes. La Torá describe entonces en detalle el cumplimiento de Abraham del brit milá (la circuncisión) y agrega que todos los hombres de su casa y su hijo Ishmael aceptaron la mitzvá de la milá. Rashi indica que, a su favor, Ishmael aceptó la circuncisión a la edad de trece años, pese al dolor físico que eso implicaba. De aquí que el reclamo de Ishmael a la Tierra Santa está conectado a la circuncisión. El Zohar relata lo siguiente: 
"Rabí Iosi y Rabí Jiá estaban discutiendo el pasaje [antes mencionado]. Rabí Jiá dijo: "Sarai era estéril, no tenía hijos" (Génesis 11:30). "¡Ay! ¡Ay que Sarai era estéril! Pues esto hizo que Hagar diese nacimiento a Ishmael". Rabí Iosi preguntó: "Pero, ¿por qué estás lamentando el nacimiento de Ishmael? Finalmente Sara tuvo un hijo, Itzjak". Rabí Jiá respondió: "Tú estás mirando la grandeza de Itzjak, mientras que yo estoy observando la maldad de Ishmael y el sufrimiento que va a producir en Israel... ¡Ay de ese tiempo! Debido a que Sara no tenía un hijo ella le ofreció Hagar a Abraham y [ellos] dieron nacimiento a Ishmael. Fue un momento propicio en el cual Hagar suplantó a Sara, pues cuando Dios le prometió la Tierra a Abraham, él pidió, ´Que Ishmael viva delante de Ti´. En ese momento, Dios le habló a Abraham con respecto a su futuro hijo, Itzjak. Sin embargo, Abraham estaba unido a Ishmael y oró por él. Para responder a las plegarias de Abraham, Dios replicó, ´He escuchado tus plegarias por Ishmael. Yo lo bendeciré y lo multiplicaré abundantemente...´. Ishmael entró al pacto de Abraham antes del nacimiento de Itzjak..."¡Ven y mira!" continuó Rabí Jiá. "Durante 400 años el ángel guardián de Ishmael estuvo delante de Dios pidiendo por él: ´¿No es que aquél que está circuncidado merece una porción en Tu Nombre?´. ´¡Sí!´ respondió Dios. ´Ishmael está circuncidado. ¿Por qué no tiene él una porción igual en Tu Nombre, como Itzjak?´. Dios respondió: ´Porque Itzjak [y sus descendientes] cumple el brit milá en el momento apropiado y de la manera apropiada [la milá se lleva a cabo el octavo día y requiere retirar el prepucio y revelar la punta del glande]. Ishmael [los árabes] llevan a cabo la circuncisión [retiran el prepucio], pero no lo hacen al octavo día y no necesariamente revelan el glande (Zohar II, 32a; Nitzutzei Orot 2). ´Aun así´, arguyó el ángel guardián de Ishmael, ´dado que está circuncidado, ¿no merece una recompensa?´". Rabí Jiá suspiró nuevamente, lamentando el momento en que nació Ishmael y fue circuncidado. ¿Qué hizo Dios para apaciguar al ángel guardián de Ishmael? Dios distanció a Ishmael de toda unión con Su Santidad Superior [porque la circuncisión no estaba completa], y en lugar de ello le dio una porción en la santidad terrestre, un lugar en la Tierra Santa. Esto les daría a los árabes la oportunidad de poseer la Tierra Santa. Su posesión, sin embargo, estaría limitada al período en que la Tierra Santa estuviera vacía de sus genuinos habitantes, tal como su cumplimiento de la milá está vacío de toda intención seria. Ello sería la recompensa por su realización de una mitzvá [que no está correctamente observada]. Su recompensa está en la medida de su intención al cumplir con la milá. Además, su presencia en la Tierra Santa será el motivo por el cual los judíos no puedan completar su retorno a la Tierra Santa, hasta que se cumpla la recompensa por la circuncisión de Ishmael. Más aún, los árabes generarán muchas batallas alrededor del mundo, provocando a Edom [los descendientes de Esav] en el mar, por tierra y cerca de Jerusalén. Ellos se atacarán y conquistarán mutuamente... y otros ejércitos provenientes de los confines de la tierra se unirán a la batalla... Hasta que Dios "tome los bordes de la tierra y los malvados serán sacudidos de allí" (Job 38:13). Él retirará a los hijos de Ishmael de la Tierra... entonces "daré a los pueblos un lenguaje puro, para que todos ellos invoquen el nombre del Señor, sirviéndoLe unánimemente" (Tzefania) 3:9; Zohar II, 32a).".
Todo esto fue afirmado en el Zohar, hace más de 1.800 años. De modo que Ishmael tiene un reclamo para su presencia en la Tierra, pero no porque los árabes vivieran allí durante siglo, pues nunca fue su propiedad. (En verdad, los palestinos nunca fueron una nación, mientras que la Tierra misma estuvo bajo la ocupación de muchos poderes extranjeros). Ellos tienen un reclamo para residir allí, al menos hasta que se acabe su recompensa. El reclamo de los árabes a la Tierra Santa no está asociado con el vivir en la Tierra ni con el retorno de los judíos y la fundación del Estado de Israel, ni debido al Plan de Partición de las Naciones Unidas que ellos aún rechazan. Ello deriva de la recompensa recibida por Ishmael por haber practicado la milá hace unos 3.700 años y por el cumplimiento parcial de esta mitzvá por parte de sus descendientes. 
Es asombroso que por haber cumplido una sola mitzvá, Ishmael haya recibido una recompensa durante miles de años. De hecho, de acuerdo con el Zohar, "la presencia árabe en la Tierra Santa sirve como el motivo para el hecho de que los judíos no puedan retornar a su Tierra completamente". El hecho es que los árabes tomaron control de la Tierra Santa por primera vez en el siglo ocho, cuando estaba prácticamente vacía de judíos, tal cual fue profetizado por el Zohar (ver arriba, Parte Cinco). La circuncisión le dio a Ishmael un reclamo a la Tierra pues la Tierra y milá son complementarios. Hasta que se acabe su mérito, Ishmael siempre reclamará la posesión de la Tierra. Su reclamo será válido solo hasta tiempo antes de la llegada del Mashíaj,  Dios conoce el valor de cada mitzvá y el tiempo de duración de la recompensa que culmina en la actualidad. Debemos recordar que el Rambán escribió que Ishmael puede jugar su papel de hombre salvaje en virtud del corto período en que Hagar sufriera como sierva de Sarai. Volviendo a observar el acto de la Creación, está claro que Dios quiso que el hombre Lo sirviera. Por tanto, Él santifico la Tierra Santa. Pero si no revelamos la santidad de la Tierra y no afirmamos nuestra fe en Dios, estamos permitiendo que otra gente reclame la Tierra como propia. Dios creó el mundo y le dio la Tierra Santa a Su Pueblo Elegido. (De Jaim Kramer Extraído de www.tora.org.ar)
Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal