Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
! יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

El Rebe de Lubavitch: El conflicto actual en Israel surge luego de la guerra de los 6 días (Primera parte)

Una oveja entre lobos - Artista Ariel Fogel
Palabras públicas del Rebe de Lubavitch sobre los acontecimientos que sucedieron desde la guerra de los seis días, que trajeron como consecuencia nuevas guerras ("Hatashá" -desgaste, Iom Kipur, Líbano, Intifada, etc, hasta la actual guerra de 2014 en Gaza), combates terribles contra el terrorismo y la precaria seguridad de los habitantes de la tierra de Israel en la actualidad.
Una semana antes de la guerra de los seis días, habló el Rebe de Lubavitch delante de decenas de miles de niños y jóvenes, que se reunieron para el desfile de Lag BaOmer frente al gran centro de estudios del 770 en Brooklyn, en sus palabras sagradas aseguró de una forma clara, que Di-s Bendito Sea sacará al pueblo de Israel de la dura situación con una gran victoria,
con milagros y maravillas. Junto a esto mostró su postura clara y definitiva, que por el contrario de todas las visiones y recomendaciones, no hay que abandonar la tierra de Israel, pues no duerme, ni dormita el guardián de Israel. "No hay que temer, no hay que atemorizar", este era el lema que implantó el Rebe, y esto sirvió de aliento y gran confianza en todo el pueblo que se encontraba en una situación angustiante, por las duras noticias y las amenazas por parte de los países árabes vecinos. Dos días antes de estallar la guerra, en un farbrenguen jasídico del Shabat de la parshá Bamidbar, salió el Rebe con la convocatoria de comenzar la "campaña de Tefilin" a gran escala y en especial a los soldados del ejército de defensa de Israel. El Rebe citó la enseñanza de los sabios (Berajot 10 A): "Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Di-s es llamado sobre ti y te temerán", estos son los Tefilin de la cabeza. Y aseguró que a través de la colocación de los Tefilin caerá miedo y  temor sobre los enemigos de Israel. Los jasidim de Jabad salieron enseguida, por mandato del Rebe, al frente de batalla y a las bases del ejército, para dar el mérito a miles de soldados que cumplan la mitzvá de Tefilin. Luego que la guerra comenzó, indicó el Rebe aumentar aún mas la campaña como herramienta para disuadir al enemigo. En seis días culminó la guerra. El mundo entero vio los grandes milagros que nos hizo Hashem, y la materialización de las palabras del Rebe en su totalidad, cuando también al principio de la guerra, en el momento que los árabes se "embellecían de sus triunfos", y los medios de prensa israelíes guardaban silencio, "el muro occidental (o de los lamentos)" estará pronto en nuestras manos. (Hasta ese momento estaba en manos de Jordania). Pasaron muchos meses desde que culminó la guerra hasta que se empezó a hablar abiertamente en relación a la devolución de territorios, pero el Rebe sabía bien los intentos que se realizaban detrás de las cortinas en cuanto a los territorios y enseguida cuando terminaron los combates comenzó en la práctica la guerra preventiva para anular todo plan en cuanto al repliegue de los territorios que se habían recuperado. Con el tiempo el Rebe, reveló el secreto, que pocos días después de la victoria en la guerra, salió una comitiva secreta a Washington compuesta de parlamentarios de distintos partidos políticos, para informar sobre la decisión de Israel de devolver los territorios liberados a cambio de un acuerdo de paz. Esta pelea empezó en la práctica a mediados de 1967, los próximos párrafos están dedicados a reproducir las palabras textuales del Rebe de Lubavitch:
Desde la victoria de la guerra de los seis días, Israel golpea en las puertas traseras también y suplica que tomen de si los territorios. El deseo de renunciar a ellos existe, el problema es solo encontrar una versión diplomática redentora que oculte la realidad. En esta guerra sucedieron milagros abiertos que ni siquiera sin invistieron en la naturaleza y esto lo vieron todas las naciones de la Tierra. A cambio de agradecer a Di-s Bendito Sea por los grandes milagros, la respuesta fue totalmente contraria. Enseguida realmente, enviaron emisarios para que hablen de la predisposición de Israel de devolver los territorios que se reconquistaron en la guerra a cambio de paz. No había ningún tipo de presión de algún tipo o factor, e inclusive los árabes no ejercían presión. También Nasser, el presidente egipcio, estaba seguro que Israel le estaba colocando una trampa. Él no se podía imaginar que Israel devolvería los territorios que recuperó, que constituyen límites naturales y seguros, así y mucho más pensaron también en Washington. El milagro fue, que los mismo árabes por el motivo que sea, no quisieron aceptar lo que se les proponía. 
Este fue el primer paso de una caída continua, ahora hay que revelar la verdad. Se decidió renunciar a la parte de Jerusalem antigua y para endulzar esta píldora amarga, elevaron la propuesta de contextuar las cosas de una manera que Jerusalem corresponderá a los cristianos, a los islámicos y a los judíos. A través de esto convertirán a la ciudad sagrada de nuestro Di-s en una ciudad de tres propietarios, Di-s libre !. Sumado a esto hablaron también sobre Jebrón y otros lugares y estos son solo parte de las concesiones sobre las cuales hablaron luego de la guerra. En el Tanaj (Melajim 1, capítulo 20) está relatada la historia de una "guerra de siete días" que sucedió en los días de Ajab. El rey de Aram juntó un gran ejército contra Israel y estaba seguro de su triunfo. Sus soldados ya se repartían el botín a obtener, pero con ayuda de Di-s sucedió en el séptimo día una tremenda victoria. Los enemigos sufrieron una grave derrota y huyeron dejando todo tras de sí. Después de la gran victoria de Israel, aprovechó Aram la naturaleza piadosa que descubrió en el pueblo de Israel y envió emisarios de paz. Los judíos le respondieron al rey de Aram: Tu eres nuestro hermano, lo sentaron a la cabecera de la mesa, etc hasta que el final se desencadenó de esto, una sucesión de sufrimientos que llevó a una nueva guerra que dejó muchas víctimas en Israel. Todo por las concesiones a Aram. Lo mismo exacto sucede con el final de la guerra de los seis días: Enseguida después de la gran victoria y los grandes milagros que mostró Di-s, comenzó en Israel una conducta de perseguir a los árabes con súplicas: Vengan y siéntensen con nosotros en la misma mesa". Israel se dirigió a las grandes potencias con el pedido de transmitir este mensaje a los árabes, estas no le prestaron atención al tema y privilegiaron dedicarse a sus propios problemas. Con todo esto, los judíos continuaron sus esfuerzos. Pues son "perseguidores de la paz" y se conducen con justicia y ética....por ende siguieron corriendo tras las naciones, rebajándose y despreciándose, llamando a ellos "tu eres mi hermano" y suplicando a las naciones, vengan y siéntensen con nosotros en la misma mesa y acepten recibir de nosotros los territorios de nuestro país. (Para leer la segunda parte haz click aquí)
Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal