Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina
\

__________________________________________________

Las 4 especies de Sucot. El Etrog: Un fruto que crece con todos los climas. Como el judío en su dedicación a Di-s

En la festividad de Sucot tenemos la mitzvá de reunir cuatros especies vegetales, el "Etrog" es una de ellas. El etrog, el fruto del citrón [etz hadar en hebreo], es explicado por nuestros sabios de bendita memoria, como el fruto que mora [dar en hebreo] en el árbol de un año al otro. Es decir que recibe la influencia del clima de las 4 estaciones del año. El frío del invierno, el calor del verano, también las estaciones intermedias. Y no sólo esto, está escrito en la Torá del Jasidismo que el clima de
cada estación le ayuda a crecer al etrog. Todo cambio que experimenta como dice en el libro de Jonás (Capítulo 2 versículo 4): “Todas Tus olas y ondas pasaron sobre mí”- no sólo las absorbe, sino que cada una le ayuda a crecer. El crecimiento del etrog se produce porque absorbe de todos los aires, todas las estaciones. “Mora en su árbol de año a año”. Por eso el etrog une el tiempo. Está escrito que la dimensión más interior de la realidad exterior es la dimensión del tiempo, y la materia del etrog une a todos los tiempos, todos los meses, todas las estaciones, todos los “28 tiempos” [un tiempo para…etc.] del libro de Eclesiastes, Kohelet sobre los que leemos en el Shabat de Jol HaMoed Sucot. Quien recibe a todos y crece y se desarrolla dentro de cada uno es el etrog. Esta es la unión especial que hay dentro del etrog y surge de él. El Etrog como símbolo, es no solo la supervivencia del judío en este largo exilio, sino su desarrollo y crecimiento hasta alcanzar su cima con la llegada del Mashíaj. (De las enseñanzas de Rabí Itzjak Guinzburgh)

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal