Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

El Rebe de Lubavitch habla sobre la relación entre Purim y Woodstock

En el año 1969, cuando en los Estados Unidos aparecieron las noticias sobre Woodstock, la contracultura juvenil obtuvo la victoria. Pero muchos de los mayores vieron una horda inimaginable de inmorales, toxicómanos, monstruos sin restricciones. La rebelión de la juventud de los años 60 culminó con lo que se ha convertido en un símbolo cultural. La música de Woodstock y la Feria de Arte de agosto del 1969 atrajeron cerca de medio millón de jóvenes a un pastizal en el condado de Sullivan, Nueva York. Durante cuatro días los jóvenes concurrentes experimentaron cantidades extraordinarias de
drogas, amor "libre", liberando las mentes y los corazones hacia todo. La música, que comenzó la tarde del viernes 15 de agosto y continuó hasta mediados de la mañana del lunes 18 de agosto reveló lo salvaje de la floreciente generación y como sus maestros y padres miraban en shock, dolor, temor o una combinación de los tres. 
¿Por qué toda una generación de jóvenes y brillantes estadounidenses rechazaban el camino pragmático y sensible de sus padres y abuelos? ¿Fue una expresión de ingenuidad e inocencia inútil ? ¿Fue simplemente una fiesta infernal, legitimando tentaciones hedonistas? ¿Fue sólo un día de fiesta fortuito antes de volver a las realidades del capitalismo? ¿Fue Woodstock un montón de gente que se apiñó en un concierto de rock, y vio que era mucho más fácil esto, que trabajar para cambiar el mundo? ¿O había algo más profundo en juego?. El Rebe de Lubavitch, el gran líder judío nuestra generación, en un discurso histórico seis meses después del evento, en Purim de 1970, lo vio como algo mucho más profundo y existencial que sólo un montón de jóvenes viviendo pasiones animales fuera de su hábitat natural.
La conferencia del Rebe en Purim de 1970: 
Una declaración interesante y poco habitual en el Talmud (el cuerpo principal de la ley y la literatura judía) declara que "En Purim una persona está obligada a emborracharse hasta no distinguir la diferencia entre "Maldito Haman" y "Bendito es Mordejai. "(Talmud, Meguilá 7b).
En el judaísmo, el consumo excesivo de alcohol es visto tanto repulsivo como destructivo. En el Génesis se nos informa que la borrachera de Noé y luego la de Lot, los llevó al desastre. Poco hay que decir hoy para validar esta verdad. En Estados Unidos hoy, como en tantas otras partes del mundo, el alcoholismo ha destruido demasiadas vidas y familias. Para las personas que han caído presas de la adicción, no hay excusa religiosa, nunca se debe emplearla para permitir el horrible flagelo de la adicción alcohólica o drogas que destruyen a sí mismos y a sus seres queridos.
Sin embargo, para las personas que viven a las reglas morales y espirituales del Talmud es normal abstenerse de cualquier forma de consumo excesivo de alcohol durante todo el año y trabajar para perfeccionar sus caracteres y conductas en aras de la sobriedad completa, pero la tradición judía designa a uno los días del año, donde se deben dejar las inhibiciones de la mente racional con el fin de expresar la profundidad y el brillo de sus pasiones, que por lo general se almacenan en las cámaras de super-conscientes de sus almas. Una persona que ha dedicado todo un año para trabajar con seriedad en su identidad psicológica, emocional y espiritual, como el judaísmo exige incesantemente, es muy poco probable que sea derribado por el consumo de una vez al año de alcohol. Aún así, la demanda del Talmud es que bajo el hechizo de la borrachera uno debe olvidar la diferencia entre "Maldito es Haman" y "Bendito es Mordejai", parece absolutamente extraña. Hamán era un político despiadado por el poder, un idólatra egocéntrico y un malvado bárbaro que planeó exterminar a todos y cada judío que vivían en el Imperio Persa. Mordejai, por el contrario, era un sabio santo, un verdadero líder, un amante de Dios, de su pueblo y de la humanidad. Parece obvio que un ser humano decente nunca debe olvidar que Hamán debe ser maldecido y Mordejai bendecido. Ecuaciones morales entre monstruos y buena gente, aunque popular en algunos círculos académicos de hoy, son grotescas y repugnantes. Permiten a los monstruos continuar su trabajo. Lo que es aún más extraño, es que estamos obligados a participar en este olvido en la fiesta judía de Purim, el día que celebramos la liberación judía del malvado Hamán como resultado del liderazgo espiritual y la política valiente de Mordejai. El mismo día de fiesta de Purim es la caída de Hamán y el surgimiento de Mordejai. ¿Cómo, entonces, vamos a dar sentido a la demanda del Talmud que en Purim no sabemos "la diferencia entre "Maldito es Haman" y "Bendito es Mordejai" cuando esta distinción es la que constituye la esencia y finalidad de la verdad de la vida.
Obviamente, entonces, debemos entender estas palabras del Talmud de una manera más profunda.
Hay dos niveles de conciencia, en los cuales se puede distinguir entre "Maldito es Haman" y "Bendito es Mordejai." El primero es pragmático y materialista; el segundo es conmovedor y eterno. Uno habla en nombre de su propio interés y beneficio personal, el otro en nombre de un sentido y un significado.
Desde una concepción del mundo pragmático y materialista, el camino de Hamán deben ser rechazado y estilo de vida de Mordejai abrazado. De hecho, muchos de nuestros padres y abuelos emplean el argumento pragmático, para persuadirnos a vivir una buena y decente vida.
"Si tu deseas entrar en una buena universidad," nos decían, "tu debes mantenerte alejado de las drogas y el alcohol. Si deseas graduarte con honores, debes abstenerte de la promiscuidad y la frivolidad. Si tu deseas ser contratado por una firma o empresa exitosa, es necesario demostrar responsabilidad, coherencia y confianza obteniendo una buena educación. Si deseas generar un buen ingreso, vivir en una hermosa casa, tomar unas vacaciones al año y ser dueño de tres coches y una casa de verano, tienes que levantarte temprano cada mañana, pasar un día completo en la oficina, ser fiel a tu cónyuge y mantenerte alejado de la conducta peligrosa. Si tu deseas ser respetado socialmente y ser invitado a las reuniones de la clase alta, mantente alejado de cualquier forma de racismo, intolerancia y violencia. Tu debes comportarse como un "Mentch".(Hombre en Idish)
Continuaban "sugiriendo": "Si te las arreglas para dar un poco de caridad, incluso podrías ser honrado un día en las cenas de recaudación de fondos y tener tu nombre grabado en un edificio o dos. Al llegar a la vejez, te jubilarías con dignidad, acompañado de una cuenta de ahorro considerable y tiempo para el golf y la relajación. 
Esta es, sin duda, una visión agradable de la vida. Promueve el comportamiento decente, leal ciudadanía, el trabajo duro y compromisos familiares fieles. Funciona para muchos jóvenes y ha demostrado ser un éxito también con muchos judíos estadounidenses. 
Sin embargo, resultó inútil con millones de jóvenes estadounidenses y judíos que en la década de 1960 se sublevaron contra el "Establishment" y abrazaron un estilo de vida de frivolidad sin límites, intimidad desinhibida y el experimentar sustancias adictivas. Amplios sectores de la juventud americana estaban consciente o inconscientemente, rechazando la filosofía pragmática pero esencialmente egoísta de sus maestros y padres de familia, que no tenían en cuenta la profundidad de sus almas. Se hablaba en nombre de la seguridad financiera, la vida cómoda y un estatus social respetable. Se trataba de impresionar con el glamour de un estilo de vida cómodo, una buena casa, ropa hermosa y entretenimiento atractivo. Cosas muy tentadoras. Pero, ¿Qué pasaba con los despertares idealistas en el alma de nuestros jóvenes? ¿Qué pasaba con la pasión por la verdad y la vocación de servicio del espíritu humano? ¿Qué pasaba con la búsqueda de los seres humanos a tocar el infinito y vivir una vida de verdadero significado? En este aspecto el establishment les falló miserablemente entonces, como lo hace a menudo ahora. No porque exigía demasiado, sino porque esperaba demasiado poco. Redujo las almas a las máquinas, los espíritus a los robots y los seres humanos capaces de grandeza moral a las criaturas egoístas. No hablaba de las pasiones más profundas de nuestros jóvenes sino a sus instintos más superficiales. No se dirigía a sus anhelos idealistas y espirituales, sólo sus cuerpos y deseos físicos. "No somos sólo animales", fue el grito subconsciente de una generación", la búsqueda de la satisfacción propia y auto-engrandecimiento. Somos almas; nos preocupamos no sólo acerca de un futuro financiero seguro capitalista, sino por un profundo significado y el eco de la verdad".
Cuando la distinción entre "Maldito es Hamán" y "Bendito es Mordejai" se basa simplemente en materialismo egoísta y beneficios pragmáticos, más que en las más profundas pasiones y compromisos del alma humana; cuando se habla en nombre de la satisfacción externa en lugar de escuchar la voz de salubridad existencial, el espíritu joven es probable que lo rechace y en su rebeldía, viaje al extremo opuesto, donde las distinciones entre Hamán y Mordejai están borrosas y todas las buenas costumbres se convierten en nebulosas y sin sentido. Cuando los objetivos de la educación y el comportamiento decente están motivados por cualidades superficiales, esto no resuena en los niños de forma profunda, sensible y espiritual. Y en el intento de tocar falsamente la profundidad, estos rechazan todas las normas y límites.
Este es el significado detrás de la demanda del Talmud que en Purim debemos perder nuestro conocimiento sobre la distinción entre el bien y el mal y entre Mordejai y Hamán. No hay duda que, incluso en Purim tenemos que saber la diferencia entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas, entre el amor y el odio, entre una vida comprometida con la construcción del mundo y una vida dedicada a destruirlo. Nunca se nos permite olvidar la diferencia entre una vida de virtud y moralidad frente a un estilo de vida inmoral y egoísta.
Sin embargo el Talmud nos dice, que para que la distinción entre los dos, pueda resonar profunda y eternamente, a veces la base superficial de la distinción entre los dos caminos de la vida, primero debe ser destruida. Es sólo después, cuando no sabemos la diferencia entre Hamán y Mordejai en un nivel superficial, porque no estamos impulsados ​​únicamente por nuestros instintos egoístas y motivaciones personales, que podemos descubrir la diferencia esencial en un nivel mucho más verdadero y profundo.
Este fue el verdadero fenómeno detrás de la rebeldía de la juventud. Ellos estaban rechazando las diferencias superficiales entre "Haman" y "Mordejai", porque éstas no resuenan en sus profundas almas sensibles. La moral debe hablar en nombre de la verdad y la profundidad, no en nombre de beneficios narcisistas superficiales. "No culpes a la juventud, culpa a los educadores". 
Ahora tenemos la oportunidad de enseñar a los jóvenes acerca de las distinciones verdaderas y profundas entre los dos estilos de vida y filosofías, fundadas en la conciencia del alma, que el hombre fue creado para ser más grande que lo humano y que en una vida comprometida con la bondad, la solidaridad, la moral y el servicio a Di-s, el alma se encuentra con sí misma, en sus más profundos sueños y esperanzas. 
Sin embargo, muchos jóvenes todavía se encuentran en los campos embarrados de la pasión y el comportamiento desenfrenado. No están respondiendo a los mensajes superficiales procedentes de sus maestros y padres....
Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com