Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

28 de Nisan - El Rebe de Lubavitch

__________________________________________________

Tevet, el mes hebreo, en el cual, "El cuerpo disfruta del cuerpo"

Antes morir Moshé Rabenu (Moisés) nos enseñó que “No sólo de pan vive el hombre, pues el hombre vive de la palabra hablada de Dios”. Este versículo no significa que el hombre no necesita el pan para vivir –no puedes vivir de espiritualidad– sino más bien que sólo el pan no es suficiente. Se explica en Cabalá que el pan –entendido aquí como un símbolo arquetípico de todas las fuentes de alimentación– contiene tanto una dimensión física como una dimensión espiritual. La dimensión física no puede sostener la vida por sí sola, debe ir de la mano con la dimensión espiritual del pan, que es “la palabra hablada de Dios” investida en la dimensión física. Para utilizar el modelo de las luces y los recipientes,
la palabra hablada de Dios es la luz investida en el recipiente, que es el cuerpo físico del pan. La luz dentro del pan es idéntica a las chispas sagradas contenidas en los alimentos. Pero sin el cuerpo del pan, sin su dimensión física, la luz no puede ser transferida a nosotros. Por lo tanto la dimensión física del pan es necesaria para alimentarnos, (en sentido figurado) de la luz, según nos enseña el Maguid de Mezritch. En este sentido, la dimensión física es clave para alcanzar la dimensión espiritual.
Este es un principio muy importante. En lugar de mirar la dimensión física de nuestra realidad como que oculta la existencia de la dimensión espiritual, el jasidut nos enseña a ver la dimensión física como el puente hacia lo espiritual. Cada faceta física contiene chispas sagradas que no las oculta de nosotros, sino que las guarda, las almacena, para que podamos llegar a ellas. Este cambio de perspectiva se relaciona específicamente con el mes de Tevet, del que dicen los sabios [en el mes de Tevet,] “El cuerpo disfruta del cuerpo” (הגוף נהנה מהגוף , ha guf neehné mehaguf).
El mes de Tevet se trata acerca de ver el valor intrínseco de lo físico, similar a este ejemplo donde vemos que el cuerpo actúa como el recipiente que puede contener lo espiritual, haciéndolo así accesible al alma.
De la misma manera, las enseñanzas del Arizal explican que mientras las luces, es decir las cosas espirituales, se pueden mezclar, las luces no puede adherirse una a la otra. No puede haber adhesión ( דביקות dvecut ) de las luces. La adhesión es un estado que sólo los recipientes pueden alcanzar. Es la dimensión física la que puede adherirse, así como el pan se adhiere a la palabra hablada de Dios que habita en él (y se adhiere al cuerpo que lo consume), o como el cuerpo que puede adherirse a Dios.
Una de las mayores paradojas inherentes al Todopoderoso es que Dios en sí mismo no es ni físico ni espiritual, más bien es ambos al mismo tiempo. No obstante justamente el cuerpo físico sí puede adherirse a la raíz del ser limitado, raíz que se encuentra en la esencia infinita de Dios (a veces llamada la verdadera esencia del ser, en contraposición a la esencia de la anulación absoluta), tal y como el pan físico se adhiere al recipiente espiritual de la palabra pronunciada por Dios, como se explica más arriba). De hecho, se dice en el jasidismo que cuando el Mashíaj llegue ¡el cuerpo sustentará al alma! (Extraído de www.dimensiones.org, Rabí Itzjak Guinzburg)



Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com