Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

Adar, el mes de Purim y la alegría en el judaísmo. ¿Por que siempre debemos estar alegres?

Jupa Celebración - Alex Levin
Desde que ingresamos en el mes de Adar aumentamos la alegría, aunque los jasidím están alegres todos los días del año. El Baal Shem Tov dice: “La alegría, por medio de reconocer lo bueno y alegre de cada cosa en el mundo, es considerado ante los ojos de los jasidím una mitzvá de la Torá”. (Keter Shem Tov). Escribe el Rebe anterior: “Dos cosas en la vida no le faltaron nunca a los jasidím – la alegría y la amistad. Estas dos son las características en esencia existen siempre, pero a veces están ocultas y deben ser reveladas” (Igrot Kodesh 5). Los primeros jasidím solían decir:
Ser jasid es ser una bola de alegría, una bola de fuego” (Sefer HaSijot 5703). El Rebe ‘Tzemaj Tzedek’ dijo: “La alegría de una mitzvá y de una canción, anulan todos los juicios y las acusaciones sobre la persona tanto en lo espiritual, como en lo material” (Igrot Kodesh). A un jasid que se quejó por la depresión que padecía, le dijo el ‘Tzemaj-Tzedek’: Me extraña de gran forma lo que te sucede, pues un judío bendice a Dios apenas se despierta por la mañana, por lo maravilloso de ser judío’ y esto debe proveerle alegría para todo el día, recordando que es judío (Migdal Oz). El Rebe anterior cuenta en una de sus charlas (Sefer HaSijot 5701) sobre dos jasidím que vivían en una ciudad: Reb Iosef, una persona inteligente y sabia en jasidismo, quien era amargado por naturaleza, siempre estaba pensando concentrado largas horas en profundos temas espirituales. Y Reb Abraham, quien estaba siempre contento. Cierta vez, después de las plegarias, preguntó Iosef a Abraham: ¿Por qué estás contento? A lo que contestó Abraham: Tantas horas tú piensas y todavía no llegaste al objetivo. Acaso Él no llena toda la tierra con Su honor y debemos estar contentos!. Un jasid le escribió al ‘Tzemaj-Tzedek’ que le es difícil llegar a estar alegre. Le contestó el Rebe: el pensamiento, la palabra y la acción (las tres ‘vestimentas’ del alma) son la esencia del comportamiento de la persona y en ellos están puestos la elección y el permiso de pensar, hablar y hacer de acuerdo con su voluntad. La persona debe cuidar sus pensamientos, pensar solo cosas alegres; y debe cuidarse de no hablar cosas tristes y deprimentes; y debe comportarse como quien tiene su corazón lleno de alegría, mostrar movimientos de alegría (a pesar de que todavía no siente en su corazón una alegría así). Y entonces finalmente será así verdaderamente (Igrot Kodesh). En los días del Baal Shem Tov vivía en la ciudad de Lubavitch un judío que era una de las personalidades sobresalientes de la ciudad, y era apodado – Rabí Israel el alegre. Él acostumbraba a decir: “Una mitzvá sin conciencia, es como un cuerpo sin alma. ¿Cuál es la conciencia de la mitzvá? Que la mitzvá viene de la orden ‘Yo soy Tu Señor quien te ha sacado de la tierra de Egipto’ – el Creador bendito sea, es quien saca y salva a la persona de todo tipo de lodo. Y si yo, Israelik, un "nulo", tuve el mérito de cumplir la mitzvá de Dios, Bendito Sea, debo saltar y bailar con mucha alegría” (Likutei Diburím I).  El Rebe Rashab dijo: “Hay quien sirve a Di-s y hace un balance sincero de su situación espiritual, encuentra sus defectos y toma la decisión de corregirlos; pero está alegre y siente una satisfacción interna, ya que el conocimiento de la verdad y la decisión de corregirlos traen alegría y placer” (Igrot Kodesh 4). En la alegría de los siete días festivos de la boda del Rebe Rashab bailaron los jasidím en el jardín frente a la casa de su padre, el Rebe Maharash y se formaron decenas de rondas de baile. En ese momento el Rebe Maharash estaba sentado al lado de la ventana de su casa y observaba hacia el jardín. Se alegró y dijo: “Así bailarán los judíos en las afueras cuando llegue el Mashíaj!”(Likutei Diburím).


Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com