Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina
\

__________________________________________________

Pesaj, la relación directa entre el primer y último libertador, Moisés y el Mashíaj

"Y Di-s lo llamó desde la zarza: Moshé! Moshé!" Y él dijo: "Aquí estoy"... Y Di-s dijo: "He visto el sufrimiento de Mi pueblo... Ve, ahora; te enviaré al Faraón, y sacarás a Mi pueblo... de Egipto". Y Moshé dijo a Di-s: "Quién soy yo para que pueda ir al Faraón, y para sacar a los hijos de Israel de Egipto?... Por favor, mi Señor, envía por manos de aquel a quien Tú enviarás".(Exodo 3:4-4:13).
"Envía por manos de aquel a quien enviarás" - por la mano del Mashíaj. (Midrash Lekaj Tov Exodo 4:13). Nuestros Sabios declaran que "el primer redentor, él es el redentor final". Esto no significa que Moshé, quien salvó al pueblo judío de su primer exilio y el Mashíaj, quien traerá la redención final, sean la misma persona. Moshé era de la tribu de Leví, mientras que el Mashíaj es identificado como un descendiente del Rey David, de la tribu de Iehudá. Más bien, significa que la redención lograda por Moshé es la fuente de la redención del Mashíaj. El propósito del Éxodo,
como Di-s dijo a Moshé cuando Se le reveló en la zarza ardiente, era que "cuando saques a esta nación de Egipto, serviréis a Di-s en este monte"; que el pueblo judío reciba la Torá en el Monte Sinaí. La redención final representa la implementación más absoluta y plena de la Torá, el "plano maestro para la Creación" de Di-s, en el mundo. Así, "el primer redentor, él es el redentor final"; la Torá de Moshé es la esencia del mundo perfecto del Mashíaj. Sin embargo, cuando Moshé rogó que Di-s enviara al Mashíaj e hiciera del Éxodo la primera y final redención, Di-s no aceptó su súplica. El pueblo judío debía antes ser sacado de Egipto y recibir la Torá, una tarea que sólo Moshé puede lograr. Luego pueden embarcarse en su misión de "perfeccionar el mundo como reino de Di-s" por medio de la Torá, hasta su concreción absoluta a través del Mashíaj.
La relación entre Moshé y Mashíaj se refleja en el valor numérico de sus nombres. El de "Moshé" es 345 y el de "Mashíaj", 358. De modo que la diferencia entre Moshé y Mashíaj es 13; dicho de otra manera, Moshé más 13 suma Mashíaj. Trece es el valor numérico de ejad, palabra que es clave en la fe judía. Cada mañana y noche de su vida, el judío recita el versículo Shemá Israel, Ado-nai Elo-he-nu, Ado-nai ejad - "Oye Israel, Di-s es nuestro Señor, Di-s es ejad (uno)"
El pueblo judío es llamado "una nación ejad en la tierra" porque revela el ejad de Di-s en el mundo. Y la era del Mashíaj es descripta como "el día en que Di-s será ejad y Su nombre ejad". Ejad significa "uno". El Shemá proclama la unidad de Di-s que al pueblo de Israel se ha encargado revelar en el mundo y que se manifestará plenamente en la era del Mashíaj. Pero, es ejad (uno) la palabra ideal para expresar la unidad Divina? Como su equivalente español, la palabra no excluye la existencia de otros objetos (como en la sucesión "uno, dos, tres..."), ni excluye que éste esté compuesto por partes (hablamos de "una nación", "un bosque", "una persona" y "un árbol", pese a que cada uno de estos consta de muchos componentes). Parecería que el término iajid, "singular" y "único",expresa más claramente la "simplicidad perfecta" de Di-s y el axioma de que "no hay nada más aparte de El". La enseñanza jasídica explica que, por el contrario, ejad representa una unidad más profunda que iajidIajid es una unidad que no puede tolerar pluralidad; si otro ser u elemento se introduce en la ecuación, el iajid ya no es más iajid. Ejad, por otra parte, representa la fusión de elementos diversos en un entero armonioso. La unidad de ejad no es socavada por la pluralidad; de hecho, emplea la pluralidad como ingredientes de unidad. Como lo expresara un pensador jasídico, Di-s no precisaba crear un mundo para ser iajid. El era singular y exclusivamente uno antes de que fuera creado, y perdura así después. Fue para expresar Su calidad de ejad que creó al mundo, al hombre, le otorgó libre albedrío y le ordenó la Torá. Creó existencias que, al menos en su propia percepción, son distintas de El, y les dio las herramientas para orientar sus vidas a la máxima armonía con Su voluntad. Cuando un mundo plural y diverso escoge, por propia iniciativa, unirse a El, la unidad Divina asume una expresión nueva y más profunda: Di-s es ejad. Moshé (345) más ejad (13) es igual a Mashíaj (358). Moshé reveló la sabiduría y voluntad Divina al hombre. Pero ésta era una revelación, una explosión de luz desde Arriba. No era algo que el mundo entendió o aceptó, sino algo impuesto a él por fuerza de una verdad superior. Era una exhibición del Divino iajid, de la exclusiva y todo-anulante realidad de Di-s. Moshé quiso que Di-s enviara al Mashíaj para sacar al pueblo judío de Egipto, que el Exodo condujera al inculcado del Divino ejad en el mundo. Pero una unidad de ejad, por definición, debe venir de abajo, cuando un mundo diverso escoge, por propia iniciativa, fusionarse en una entero integral. Moshé podía proveer la llave, la fórmula, pero el proceso debía desplegarse en el curso de los treinta y tres siglos en los que el mundo absorbió la verdad Divina e implementó la voluntad Divina. En las palabras de Rabí Shneur Zalman de Liadí: "La era del Mashíaj... es el objetivo esencial y la plenitud de la creación de este mundoes con este propósito que originalmente fue creado... En el futuro mundo del Mashíaj, la luz de Di-s se revelará sin ninguna vestimenta oscurecedora, como está escrito: 'Ya no se ocultará más tu Maestro con la esquina de un manto; tus ojos verán a tu Maestro'... Algo de esta especie ha sido experimentado ya con anterioridad en el momento de la entrega de la Torá, como está escrito: 'Tú Te has revelado, para que supiéramos que Di-s es el Señor; no hay nada más aparte de El'... Pero por eso en la entrega de la Torá fueron anulados de la existencia, como dijeron nuestros Sabios: 'A cada pronunciamiento Divino sus almas los abandonaban en vuelo.... Sin embargo, en el fin de los días el cuerpo y el mundo serán refinados, y podrán recibir la revelación de la luz Divina... por medio de la Torá". 
Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com