Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Shabat Parshat Bereshit 5752 - Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

1. Es conocido el dicho de nuestros líderes, los Rebes, sobre Shabat Bereshit: "La postura que adoptamos en Shabat Bereshit afecta e influencia a todo el año". Esta afirmación es un tanto problemática, ya que el mes de Tishrei, en general, es un mes global que contiene festividades que influyen todo el año. Esto se indica con el nombre de la primera de estas festividades: Rosh HaShaná, que significa "cabeza del año".
Se explica que, así como la cabeza contiene la energía vital para todo el cuerpo, Rosh HaShaná contiene la energía vital para todo el año. Del mismo modo,
los días festivos que siguen, Iom KipurSucot, Shemini Atzeret y Simjá Torá, generan una influencia que afecta nuestra conducta en todo el año venidero. ¿Por qué entonces el dicho anterior de los Rebes transmite tal distinción solo en Shabat Bereshit?
Para resolver este interrogante, se puede explicar que Shabat Bereshit representa la transición desde la atmósfera de festividades del mes de Tishrei a la vida cotidiana de los meses siguientes. Así, Shabat Bereshit representa:
a) La conclusión del mes de Tishrei: ya que es el Shabat que sigue a Shemini Atzeret y Simjá Torá. Shemini Atzeret y Simjá Torá recopilan y almacenan toda la energía gestada en Tishrei. Esto a su vez es elevado y llevado a un estado de perfección por Shabat Bereshit, ya que Shabat siempre eleva el servicio espiritual de la semana anterior.
b) El comienzo del servicio del año que sigue: Shabat Bereshit es el Shabat en el que se bendice al mes de Marjeshvan. Marjeshvan no tiene festividades; por lo tanto, representa el servicio cotidiano ordinario del año. Este es el servicio espiritual de "Y Iaakov siguió su camino", un servicio espiritual en el contexto del orden natural.
Dado que Shabat Bereshit contiene ambas dimensiones, tiene el potencial de influir en todo el año que acaba de comenzar. En el mes de Tishrei en su conjunto, la influencia es de naturaleza espiritual, por encima del nivel de la experiencia mundana. En contraste, Shabat Bereshit transmite la influencia de Tishrei en nuestro marco de referencia mundano.
Lo anterior se ve reforzado aún más por el hecho de que el ciclo anual de la lectura de la Torá comienza en Shabat Bereshit. El Alter Rebe nos instruyó a "vivir con el tiempo", vivir nuestras vidas de acuerdo con las enseñanzas de la lectura semanal de la Torá. Ya que este ciclo comienza en Shabat Bereshit, esta lectura contiene en su interior la influencia de todo el año.
Por otra parte, la lectura de la Torá de Shabat Bereshit describe la Creación del mundo. El estudio de esta narrativa otorga el potencial para la renovación de toda la Creación, como afirma el Zohar: “El Santo, bendito sea Él, miró la Torá y creó el mundo. Un hombre mira la Torá y renueva el mundo".
Los conceptos anteriores pueden ser aclarados por la explicación de nuestros sabios de la palabra Bereshit (en el principio) בראשית como bet reshit, ב ראשית que significa literalmente "dos comienzos". La idea es que toda la Creación fue creada para dos entidades llamadas "comienzo" que son la Torá y el pueblo de Israel. La intención en esta explicación no es negar el significado simple de la palabra Bereshit, "en el principio", sino más bien, enfatizar su propósito e intención. Desde el principio, la Creación estaba destinada a la Torá y a los hijos de Israel. Aunque nuestros sabios describen a los hijos de Israel y la Torá como existentes "antes que el mundo", la intención no es solo que su existencia esté totalmente por encima de la naturaleza del mundo, sino que también son el propósito de la existencia del mundo.
Este concepto se puede aclarar estudiando la analogía que usa el Tanaj cuando describe a los judíos como "el primero", "el primero de sus granos". Por lo tanto, los judíos son comparables a la Trumá, que se describe de manera similar. Trumá es parte integral del conjunto de la cosecha. Después, sin embargo, se la separa y se la designa para estar en un nivel más alto de santidad, entregándola a un Cohen.
De manera similar, los judíos son descritos en la Torá como "el pueblo elegido". En el libro Tania, el Alter Rebe explica que esta elección se refiere al "cuerpo material de un judío que, en su composición física, se asemeja a los cuerpos de las naciones del mundo". El concepto de libre elección solo es aplicable en relación con dos entidades que parecen ser similares en todos los aspectos. Porque si una entidad difiere de otra, la razón por la que la seleccionamos es la ventaja otorgada por la calidad que posee y no por la propia elección. En tal caso, esta ventaja fuerza el poder de selección de uno como tal. ¿Cuándo es posible la libre elección? Cuando ambas entidades se asemejan y uno, sin embargo, elige una sola como expresión de la propia voluntad y deseo personal.
Así, cuando se habla "Elección de Di-s" sobre el pueblo judío, es correcto hablar sólo sobre el cuerpo. No es apropiado decir que Di-s eligió las almas del pueblo judío por encima de las de los gentiles, ya que las almas de los judíos son "verdaderamente una parte de Di-s", y por lo tanto están infinitamente por encima de las almas de los gentiles. En contraste, dado que existe una similitud entre los cuerpos de los judíos y los de los gentiles, en este nivel, el concepto de libre elección es relevante.
Por lo tanto, la posición de los judíos como "el primero" de la Creación en su conjunto, no se refiere al alma tal como existe en los planos espirituales, sino a los cuerpos que se asemejan a los de las otras naciones, ya que éste es el nivel en el que Di-s elige a los judíos. A través de esta elección, se establece un punto de conexión con la esencia de Di-s, ya que la calidad de la elección se relaciona con este nivel esencial. Un concepto similar se aplica con respecto a la Torá: La expresión y manifestación más completa y perfecta de la Torá está en este mundo físico. La Torá "no está en los cielos" y las decisiones sobre la ley de la Torá dependen de la comprensión de los judíos de acuerdo a como viven en este mundo. Porque la Torá ha descendido al nivel en el que interactúa y trata con las entidades físicas tal como existen en nuestro mundo material. Es en este nivel es donde se revela la esencia de la Torá.
Sin embargo, existe una diferencia entre la Torá y el pueblo judío. A medida que la Torá desciende a nuestro mundo físico, ella sigue permaneciendo sagrada. En contraste, los judíos, tal como existen en un cuerpo material, se parecen a las naciones gentiles. Sin embargo, el concepto de elección de Di-s es relevante para el pueblo judío y no para la Torá. 
Basándonos en lo anterior, podemos apreciar el significado de la explicación de Bereshit "Bet Reshit" en referencia a los "dos comienzos" llamados "dos primeros", la Torá y el pueblo judío. La intención de esta enseñanza no es transmitir la idea de que los judíos y la Torá son los "primeros", esencialmente por encima del nivel del mundo en general. En cambio, intenta explicar que, como los judíos y la Torá existen en el mundo, son el propósito de la Creación. Por esta razón, este concepto se expresa al comienzo de la narrativa de la Creación, para enfatizar cómo permitiendo la expresión de la singularidad de la Torá y el pueblo judío, el mundo alcanza su propio estado de perfección y plenitud.
Sobre esta base, podemos entender la primera explicación escrita por Rashi en la Torá:
"Si las naciones del mundo le dicen a los judíos: "Ustedes son ladrones, porque han tomado posesión de las tierras de las naciones", los judíos contestarán: "El mundo entero pertenece a Di-s. Él lo creó y lo dio a quien Él vio conveniente".
Aquí también, el énfasis está en el pueblo judío tal como existe en el mundo. De hecho, su participación en el mundo es tal que pueden ser llamados "ladrones" y se puede considerar que Eretz Israel pertenece a los gentiles. Sin embargo, incluso en este nivel, finalmente se revelará cómo Di-s dio a los judíos Eretz Israel como una herencia eterna, "la tierra elegida" para "el pueblo elegido".
Sobre esta base, podemos entender la posición de Shabat Bereshit en la transición desde el mes de Tishrei hacia los otros meses del año. Tishrei, con sus numerosos días festivos destaca la calidad que posee el pueblo judío que trasciende el mundo. En contraste, los meses que siguen se centran en la vida física de los judíos en el mundo. Shabat Bereshit representa un nivel intermedio que comparte ambas perspectivas y, por lo tanto, tiene el potencial de transmitir la influencia espiritual de Tishrei dentro del mundo en general. Por lo tanto, "La postura que adoptamos en Shabat Bereshit afecta e influencia a todo el año".
2. Dado que la elección de los judíos por parte de Di-s se relaciona con ellos tal como existen en el contexto de nuestro mundo material, un judío debe darse cuenta de que incluso dentro del exilio, independientemente de las dificultades a las que se enfrenta, forma parte del pueblo elegido de Di-s y el mundo fue creado para él. Aunque durante el exilio, las cualidades espirituales que posee no pueden ser reveladas abiertamente, las autoridades gentiles no tienen un poder especial sobre su existencia. Esto se aplica no solo a nuestra existencia espiritual, sino también a nuestra existencia material. Incluso dentro de este contexto, los judíos son "el primero", el propósito de la Creación y son el objetivo por el cual, las naciones gentiles y el mundo se crearon.
Aunque los judíos viven bajo el dominio de los gentiles y en tales circunstancias, la Torá enseña: "La ley del país es tu ley", "No te rebeles contra las naciones" y "No desafíes a las naciones", esto no quiere decir que los judíos deban temer a las naciones. Por el contrario, incluso en tales circunstancias, los judíos representan el propósito de la Creación del mundo en su conjunto.
Las restricciones anteriores, más bien, se asemejan al mandato de la Torá: "No agraves a Moab ni los desafíes con la guerra". Los judíos no tenían motivos para temer a esta nación, ni tenían que confiar en ella para nada. Sin embargo, dado que Di-s había ordenado que los judíos no recibirían su tierra, no había razón para desafiarlos.
De manera similar, los mandatos "No desafíes a las naciones" y "La ley del país es tu ley", no se instituyen por temor, sino porque este es el orden que Di-s estableció en el momento del exilio. Sin embargo, incluso durante el exilio, los judíos siguen siendo la nación elegida por Di-s y el propósito de toda la Creación.
El principio de "La ley del país es tu ley", se aplica solo con respecto a ciertos asuntos materiales, por ejemplo, derecho comercial, impuestos y similares, pero no con respecto a la Torá y sus mitzvot. Con respecto a este último, tenemos la garantía clara del Rebe anterior de que "nuestras almas no fueron enviadas al exilio". Además, incluso en lo que respecta a los asuntos materiales, el dominio que los gentiles tienen sobre nosotros es de naturaleza limitada y existe solo porque este es el orden que Di-s decretó para el tiempo del exilio.
Por esta razón, los judíos están obligados a estar agradecidos con los gentiles por la amabilidad que reciben de ellos como lo indica el versículo: "Busca el bienestar de la ciudad ... porque su bienestar te traerá paz" (Irmiahu 29:7). Sin embargo, esto no significa que los judíos necesiten a los gentiles por su bondad, por el contrario, "la bondad de los gentiles es pecado". Sin embargo, cuando recibimos de ellos bondad y apoyo para nuestro servicio de la Torá y las mitzvot, esto no es "la bondad de los gentiles”. Más bien, es la bondad de Di-s que Él ha elegido otorgar a los judíos por medio de los gentiles. Cuando se aprecia esta bondad como tal, no es "pecado". Al contrario, esta es la voluntad de Di-s. Los conceptos anteriores son particularmente relevantes debido a la naturaleza del año presente, el año 5752, cuyas letras lo describen como un SHnat Niflaot Ba,"Un año imbuido de maravillas". Niflaot, "maravillas", es plural, lo que implica que habrá muchas maravillas. De hecho, las letras identificadas con la fecha del año también forman un acrónimo de las palabras Tihie SHnat Niflaot Bakol,"Será un año de maravillas en todas las cosas".
Más particularmente, la palabra Niflaot (נפלאות) se puede dividir como נ פלאות, que significa "50 maravillas". El número 50 está asociado con el concepto de eternidad por nuestros sabios. Esto implica que las maravillas del presente año tendrán un efecto eterno.
Las maravillas del presente año superarán a las del año anterior, el año 5751. Además, al igual que las maravillas de los años anteriores que se revelaron abiertamente, ya que fue un año en el que "mostraré maravillas", las maravillas del presente año serán manifiestas y evidentes. Además, la frase SHnat Niflaot Ba, ("un año imbuido de maravillas") implica que no solo el año contendrá maravillas, sino que el año se caracterizará por maravillas y estas maravillas serán bakol, "en todas las cosas".
Estas maravillas enfatizarán la elección de Di-s sobre el pueblo judío. Un ejemplo de esto es el otorgamiento de permiso y asistencia del gobierno ruso para que miles de judíos emigren a Eretz Israel y otros países. Esto refleja una tendencia hacia una revalorización del pueblo judío que ha seguido creciendo en el mundo en general. Nos acercamos a la Era de la Redención, en cuyo momento se cumplirán las profecías "Y los gentiles seguirán tu luz" y "los reyes serán tus siervos". Como anticipo de esta Era, la apreciación de los gentiles hacia los judíos ha crecido.
A lo largo de los siglos, los judíos han sido reconocidos como "el pueblo elegido". En el mundo en general, y en particular en los Estados Unidos, los judíos pueden llevar a cabo su servicio a Di-s sin persecución, de hecho, en medio de tranquilidad y la prosperidad. Además, el gobierno ofrece asistencia a los judíos aquí y en Eretz Israel, permitiéndoles progresar en el servicio a Di-s.
Esto ha sido posible gracias a las acciones de muchos de los sabios de la Torá en sus relaciones con los gentiles, incluidas las actividades de los Rebes de Jabad. Que estas actividades aumenten el respeto que los gentiles tienen por los judíos, aumenten la naturaleza de la asistencia que les conceden, y aumenten el apoyo de los gentiles a los judíos para el control sobre la Tierra de Israel.
Basándonos en lo anterior, podemos entender cuán inapropiadas son las declaraciones que algunos líderes rabínicos han hecho recientemente, sobre que los judíos deben cumplir con las demandas de las naciones gentiles con respecto a Eretz Israel. Estas declaraciones continúan, afirmando que, -Di-s libre-, tal cumplimiento es necesario porque la existencia de los judíos en Eretz Israel depende de la bondad de las naciones gentiles.
La falta de fe mostrada por estas declaraciones es horrorosa. Esto implicaría que:
a) El futuro del pueblo judío está en duda. Esto es imposible, ya que los judíos son un pueblo eterno como dice el versículo: “Yo, Di-s, no he cambiado, ni ustedes, hijos de Israel, han sido destruidos”. 
b) Todo judío sabe con simpleza, como se explicó anteriormente, que la Torá comienza con Bereshit para enfatizar cómo existe el mundo entero por el bien de los judíos. Por lo tanto, no hay forma de que los poderes gentiles puedan tener verdadero control sobre los judíos. De hecho, dado que esta es la primera enseñanza de la Torá, puede entenderse como la base de toda la Torá. 
A pesar del hecho de que estos conceptos son obvios, un judío hizo tales declaraciones ante muchos otros judíos que vinieron a escucharlo enseñar la Torá. Aún más sorprendente es que estas declaraciones se hicieron en el mes de Tishrei, un mes en el que hay un énfasis en la elección de los judíos por parte de Di-s (como se refleja en nuestras plegarias de Musaf).
El principio, "No desafíes a las naciones" no es relevante en este contexto, ya que este principio nunca puede anular una enseñanza explícita de la ley de la Torá. En este caso, estamos claramente obligados por la ley del Shuljan Aruj (Oraj Jaim 329) de que si los gentiles amenazan con atacar un asentamiento judío, debemos tomar las armas y defendernos contra ellos. Y si este asentamiento está ubicado en la frontera, debemos tomar las armas contra ellos también si es Shabat, incluso que vengan a comerciar "paja y heno", ya que al aceptarlos, "les abrimos toda la tierra" y les será fácil la conquista.
Dado que se hicieron tales declaraciones, es obvio que se debe poner mayor énfasis en reconocer la singularidad del pueblo judío y en enfatizar su conexión con Eretz Israel. Del mismo modo, se debe hacer hincapié en el estudio de Torá, en particular, el estudio de Jitas diario (Jumash, Tehilim y Tania). Y esto llevará a la maravilla definitiva en este año de maravillas, la venida de la Redención. Y luego procederemos a ir junto con todo el pueblo judío a Eretz Israel, a Jerusalem y al Beit HaMikdash.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Visitas