Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Descubriendo al Mashíaj en la parshá Mishpatim - La mezcla de carne y leche

Basado en el Rebe de Lubavitch, Likutei Sijot tomo 29, parshá Ki Tetzé, Sijá 1
Dos amigos pasaron la noche en un bello hotel. Cuando ingresaron a la habitación encontraron una suculenta hamburguesa con todos sus ingredientes junto a una nota que decía: "Gentileza del hotel". Ellos comenzaron a discutir entre ellos para decidir a quien le correspondía la comida, al final decidieron irse a dormir y a la mañana quien haya tenido el sueño más exitoso recibiría la hamburguesa!
Al otro día, se despertó uno de ellos y relató un sueño fantástico que había tenido: "Estoy parado sobre un acantilado y a mi lado se ubica una noble águila de amplias alas. En un instante el águila extiende sus alas, yo trepo sobre ella y me conduce al Gan Eden! "Sorprendente", le dice el amigo, "¡Yo también soñé el mismo sueño sobre ti!".
"Y, entonces, ¿qué hiciste?", le preguntó el primer soñador.
"Me dije a mi mismo, ¿para qué tu necesitas una hamburguesa en el Gan Edén? Entonces me levanté y me la comí!
La parshá Mishpatim que leeremos este Shabat, es tal como su nombre lo indica "Mishpatim" o sea, leyes. Es una sección llena de Mitzvot, decretos, leyes y cuenta con 53 mitzvot, de las cuales 23 son positivas y 30 negativas, que constituyen una cantidad enorme para una parshá sola! Mishpatim llega directo como una continuación de la parshá de la semana pasada, Itro, donde estudiamos sobre la entrega de la Torá a los pies del monte de Sinai y los diez mandamientos.
De entre la gran cantidad de Mitzvot mencionadas en la parshá, nos concentraremos en una que se encuentra tres veces escrita en la Torá y cada vez, exactamente con las mismas palabras!
La prohibición de cocinar/comer carne con leche aparece tres veces en la Torá (En Mishpatim, Ki Tisa y Reé) y cada vez, con este lenguaje preciso: "No cocinarás al cabrito en la leche de su madre".
Sobre el motivo y la causa de esta prohibición ya se ha derramado mucha tinta en las fuentes de la Torá, donde cada uno de los sabios llamados Rishonim (Maimónides, Sefer HaJinuj y otros) explican extensamente la esencia de la prohibición y cada uno la fundamenta a su manera. Rabenu Bejaie, en su explicación sobre la Torá, analiza el tema y descubre una ley sorprendente. De acuerdo a su línea de ideas, la prohibición de comer carne y leche es solo en este época. En oposición a esto, en la era Mesiánica, que será el momento en que se anulará el "ietzer hará" (la mala tendencia humana), se anulará también la prohibición, y entonces podremos mezclar carne con leche y comer (¿Alguien desea una hamburguesa con queso...?).
Él trae incluso una demostración a sus palabras del relato de la Torá sobre la visita de los tres ángeles a nuestro patriarca Abraham, donde está escrito que "ellos comieron manteca y leche junto a un ternero que hizo". ¿Cómo comieron los ángeles de Di-s, carne y leche juntas?
Responde Rabenu Bejaie, que si tu eres un ángel y por lo tanto no tienes "ietzer hará", no hay ningún motivo para que no comas carne con leche.
Pero surge la pregunta: Si en verdad el motivo para la anulación de la prohibición en la era Mesiánica es la desaparición del "ietzer hará", hay además muchas otras prohibiciones de la Torá relacionadas con el "ietzer hará" de la persona y siendo así, ¿Qué sucederá con el resto de las restricciones de la Torá? ¿Acaso junto a la permisión de esta prohibición, se habilitarán y permitirán otras cosas que están prohibidas? ¿Acaso en la era Mesiánica se permitirán también los reptiles, o quizás la cuestión es limitada solo para esta prohibición de carne y leche?
Para lograr entender estos temas debemos sumergirnos a un área muy profunda, el área de la Cabala y el Jasidismo. Carne y leche son una prohibición de comer específica, que no tiene punto en común con el resto de los alimentos que tenemos prohibido ingerir. La carne por si sola está permitida, la leche por sí sola también está permitida. ¿Qué nos prohíbe la Torá hacer? Una ensalada!
La Torá nos prohíbe mezclar dos cosas permitidas. Tomates y pepinos, si. Pero una hamburguesa con una pedazo de queso, no! Y en verdad, ¿por qué no se puede? ¿Cuál es el problema de mezclar dos alimentos que cada uno independientemente está permitido?
El cabalista Rabí Levi Itzjak Schneerson z"l explica esto en sus obras. De acuerdo a sus palabras, la carne representa a la cualidad de "Guevurá" (fuerza, restricción, limitación) y la leche representa a la cualidad de "Jesed" (bondad) y la mezcla de Jesed con Guevurá crea una existencia Divina nueva, una creación que Di-s no quiere en su mundo. En la práctica, la Torá nos prohíbe "mezclar" las fuerzas de Jesed y Guevurá en el mundo animal, en el vegetal y en el mineral. En el lenguaje de la Torá una mezcla de este tipo es denominada con el nombre de "Kilaim" y es una prohibición en todas las capas de la existencia. La prohibición aparece en la hibridación de distintos animales juntos y en la elaboración de ropas, la prohibición de "Shaatnez" que consiste en mezcla lana (que alude a la cualidad de Jesed) con lino (que alude a Guevurá). Y así también sucede con los alimentos, la prohibición de cocinar y mezclar la leche (que es blanca pues su origen es de Jesed) con la carne (que es roja, cuya fuente es la Guevurá).
Jesed es Jesed (Bondad es Bondad) y Guevurá es Guevurá (restricción es restricción). Así Di-s los creo y así deben permanecer. Pero cuando examinemos en profundidad la clase de mezcla que se efectúa al cocinar carne con leche, veremos que ésta es distinta en su esencia, de la hibridación de un caballo y un burro, para dar un ejemplo. Mientras que en la combinación de dos animales distintos se genera una nueva existencia (una mula) que tiene una raíz espiritual negativa, en la cocción de carne con leche "no se genera", en la práctica, ninguna cosa nueva. Sin embargo, existe una mezcla de sabores específica como consecuencia de la cocción, pero, al fin y al cabo, la carne queda carne y la leche, leche. 
Una mezcla de este estilo es solo exterior, superficial, por lo tanto no es interior ni esencial, no es raigal ni independiente, es, en fin, "una mezcolanza para el paladar", una mixtura a los ojos de quien observa (y quien saborea).
Por ello, en la realidad actual, en la que nosotros solo vemos materia y sustancia, lo exterior y superficial de toda cosa física, frente a nuestros ojos se genera de la mezcla de carne y leche una nueva existencia, un nuevo sabor, un sabor prohibido de acuerdo a las leyes de la Torá.
Pero en la inmediatamente pronta llegada del Mashíaj, un tiempo en el cual, el mundo y nuestros ojos "se elevarán", veremos la realidad verdadera de los poderes superiores donde están enraizadas la carne y la leche. Podremos observar y percibir que allí "arriba" no sucedió nada, no existe una mezcla verdadera e interior, por ello, "en aquel tiempo", en los días del Mashíaj, se permitirá lo que hoy está prohibido!
Entonces, hagamos el esfuerzo y abramos con inteligencia los ojos, comencemos a observar la verdad Divina, que ya llegó el tiempo de la Redención!
Culminemos con una historia sobre como en un sueño vemos lo que sucede arriba, "en los poderes superiores".
En una ciudad vivían dos socios comerciales, amigos del alma. Un día uno de los socios falleció. Antes de su partida de este mundo, le pidió a su amigo que prometa que se preocuparía por su familia como si fuera propia y éste aceptó.
El tiempo hizo lo suyo, el socio dejó de abastecer las necesidades de la viuda y los huérfanos. Con mucho dolor fueron los hijos a la tumba de su padre y pidieron su intervención en el tema. El muerto llegó en sueños a su viejo amigo y le demandó cumplir su promesa. Del pánico de "la visita en sueños" desde el mundo superior, éste le prometió por segunda vez que cubriría todas las necesidades de la familia y así fue.
Pero como siempre, la cosa se prolongó solo un tiempo y todo volvió para atrás. Sin alternativa, los huérfanos fueron a rezar a la tumba de su padre para que reclame por sus carencias. La crisis se transformó en costumbre. Abandono a la viuda y huérfanos, rezo en la tumba, "visita en los sueños", promesa del socio y otra vez volver a empezar.
Una vez, luego de que los huérfanos rezaron sobre la tumba del padre, en la visita número quien sabe cual, la fórmula no funciono...
Pasó un largo tiempo, hasta que el fallecido volvió a visitar a su amigo en los sueños. En esta visita le contó lo que había sucedido.
"Hay un tzadik en el pueblo de Lubavitch, cuyo nombre es Menajem Mendel, y es muy importante aquí en el mundo superior. Antes de su viaje a Petersburgo, él decidió ir a rezar a la tumba de su madre. Esto hizo un gran estruendo en los cielos, todas las almas volaron de mundo a mundo para contarle a la Rebetzn, madre de este tzadik, sobre la visita de su hijo. Cuando observé lo que sucedió, decidí sumarme yo también, por ello, me llevó un tiempo desocuparme y visitarte!".
A la mañana, el socio asombrado, que nunca se había interesado por los tzadikim y el Jasidismo, decidió que debía hacer algo y viajó a Lubavitch. Cuando llegó allí, le contó a los jasidim todo lo que le había acontecido y con el transcurso del tiempo, se transformó en un fervoroso jasid del Tzemaj Tzedek".
Colabora con la difusión de Mashíaj y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas