Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

Mashiaj. Una señal de su llegada, el reproche sin amor

Una de las señales de la pronta llegada del Mashíaj es lo que encontramos escrito en la Mishná al final del tratado talmúdico de Sotá: “no hay reproches”. Estamos todos de acuerdo en que nos encontramos en los días de los talones del Mashíaj y vemos como también se materializan el resto de las señales, pero realmente esta señal no es entendible, ya que somos testigos de muchos reproches y sermones morales de uno hacia el otro y de una comunidad a otra. Aquí está oculta la respuesta: “no hay reproche”, ya que no es un reproche auténtico sino una forma para tratar de irritar al otro, por lo tanto no tiene ninguna influencia ni penetra en su corazón. El jasidismo le da mucha importancia
al auténtico reproche y a la crítica sincera. El Rebe anterior dice: Ama la crítica, ya que ella te elevará a tu auténtico nivel”. En las reuniones jasídicas se acostumbra reprochar una al otro y estos reproches provocaron maravillas, cuando emanaban de un verdadero amor y sinceridad. Por el contrario, una crítica que posee una ofensa hacia el prójimo y no tiene tras ella un amor verdadero, el daño es mayor a su beneficio (Igrot kodesh Tomo 4): “Sobre el tema del reproche, hay quienes se equivocan sobre esto en gran manera. A veces a pesar que su intención es positiva para ayudar, no solo que no componen, sino que arruinan. Los auténticos jasidím, cuando quieren reprochar al prójimo, dirigen el reproche hacia si mismo, con la esperanza que también los oyentes escuchen y entiendan el mensaje. Así acostumbraban a hacer los santos hermanos Rabí Zushe y Rabí Elimelej, quienes se reprochaban uno al otro por los graves pecados que "cometían" figurativamente y de esta forma hacían retornar a muchos hacia el buen camino. 
Un jasid estudió cierta vez las leyes que hablan de cuando un animal no puede ser comestible y llegó a la ley que dice “una aguja que se encuentra en el estómago”. Preguntó el jasid: Esta aguja, no tiene ningún problema. Tampoco el estómago no tiene ningún problema, ¿Por qué cuando se encuentran se presenta un problema? Sino que la ‘aguja’ ejemplifica a la persona que clava y exige con fuerza, tanto a él como a los demás. Esta persona es casher, ya que a pesar de que exige con fuerza de los demás, también exige de sí mismo. Por otro lado, el ‘estómago’ insinúa a una persona cómoda tanto para sí como para los otros. También él es casher, ya que a pesar de no exigir de sí de acuerdo a sus posibilidades, tampoco exige nada de los demás. Pero “una aguja que se encuentra en el estómago”, concluyó este jasid, ejemplifica a una persona cómoda hacía sí pero exige de los demás…Y dice el Rebe anterior (Igrot kodesh Tomo 2): “Al precepto de ‘reprochar reprocharás’ se le antepone lo dicho ‘no odiarás a tu prójimo en tu corazón’, ya que es esto una condición primordial para el reproche. Y después está dicho ‘y no cargarás sobre ti pecado’, o sea, que si el reproche no causó nada, seguro que tu eres culpable (y no él), ya que las palabras no salieron del corazón.


Colabora con la web y dona a través de PayPal al usuario vienemashiaj@gmail.com