Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

La Parshá Bejukotai luego de Lag BaOmer. Las bendiciones ocultas dentro de las “maldiciones”

En la parshá Bejukotai se encuentra la sección de los reproches, en la que advierte el Santo Bendito Sea al pueblo de Israel de no alejarse del camino de la Torá, y avisa sobre las tremendas situaciones que caerán sobre ellos si no oirán la voz de Hashem. Cuando leemos estas escalofriantes maldiciones, se nos ponen los pelos de punta. Pero la parte interna de la Torá explica, que realmente, estas maldiciones no son sino bendiciones y aún bendiciones muy elevadas; sino que justamente por ser tan elevadas, son reveladas de forma opuesta – en forma de maldiciones. Un ejemplo de esto encontramos en el Talmud (Moed katán 9a). Rabí Shimón bar Iojai envió
a su hijo a Rabí Ionatan ben Amasai y Rabí Iehuda ben Guerím para que lo bendigan. Cuando regresó a su padre, se quejó de que los sabios lo maldijeron en lugar de bendecirlo. Le explicó su padre como no contenían las palabras ‘maldiciones’ sino bendiciones muy grandes (un ejemplo de esto, ellos dijeron: “sembrarás y no cosecharás”, cuyo significado era que le nacerán hijos y no los verá morir, y cosas similares).Aparentemente, si los sabios querían realmente bendecirlo, ¿por qué no le dijeron las bendiciones en forma directa y las ocultaron en formulaciones que a primera vista pueden ser entendidas como maldiciones? Explican las enseñanzas del jasidismo, que cuando se refieren a bendiciones muy elevadas y maravillosas, estas no pueden envestirse siempre en forma de bendición revelada y deben llegar envestidas de tal forma que sean vistas hacia afuera como ‘maldiciones’. A la luz de esto nos cuestionamos una pregunta opuesta: si estas bendiciones deben venir ocultas como maldiciones y no pueden ser reveladas como bendiciones, ¿cómo pudo revelarlas Rabí Shimóm bar Iojai? Aquí, llegamos a entender el sufrimiento y el mal que existe en el mundo. En el libro Tania se explica (capítulo 26), que los sufrimientos son realmente un flujo de Divinidad muy elevado, que no está en nuestra capacidad cognitiva captarlos como son y por lo tanto son revelados por medio de sufrimiento (así como una luz muy poderosa provoca enceguecimiento y falta de visión). Pero todo esto se refiere a este tiempo, en el que el mundo no puede recibir siempre la Irradiación Divina Superior. En el futuro se revelará el maravilloso bien que estaba oculto en el pesar y los sufrimientos. Y por medio de que la persona recibe ahora los sufrimientos con amor y alegría, tendrá el mérito en el futuro de ver el bien que está en ellos y se alegrará por los sufrimientos y el pesar.
Rabí Shimón bar Iojai era una de las almas elevadas cuya finalidad era revelar la parte interior de la Torá. En su alma ilumina ahora, la luz que alumbrará en el futuro. Por lo tanto Rabí Shimón bar Iojai pudo revelar a su hijo las bendiciones que estaban ocultas en las ‘maldiciones’ de los sabios, ya que era capaz de ver el bien que había en estas. Esto explica también por qué justamente las enseñanzas del jasidismo son las que revelan la bendición de las ‘maldiciones’ y de los ‘reproches’. Las enseñanzas del jasidismo son una de la revelación lumínica de la dimensión interior de la Torá que habrá en el futuro. Por lo tanto revela ahora un poco de las bendiciones que están ocultas en los ‘reproches’. Y esto es solo una iluminación; estas bendiciones en integridad las veremos en el futuro, en la completa redención, con la llegada del Mashíaj.
Colabora con la web y dona a través de PayPal