Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

Rabí Don Itzjak Abravanel, el líder judío en la expulsión de España

Don Isaac Abravanel nació en Lisboa, Portugal en 1437 y fue un gran líder del pueblo judío. Filósofo, sabio de la Torá, economista, una figura sobresaliente en la época de la expulsión de los judíos de España donde fue ministro de finanzas del reino de Castilla y Aragón durante 8 años. Sobre el origen del apellido, hay quienes sostienen que es la conjunción de las palabras hebreas "Ab" (padre), "Rab" (maestro o rabino) "Banel" (Hijo de Di-s). Su ascendencia familiar llegaba hasta el rey David, sus ancestros llegaron a la península ibérica luego de
la destrucción del primer Beit HaMikdash. La familia Abravanel tenía un sello especial y un rollo genealógico de la tribu de Iehuda. Su vida estuvo marcada por el duro tiempo que le tocó vivir al pueblo judío y trabajó incansablemente para acelerar la llegada del Mashiaj, difundiendo la Torá y conduciendo a su pueblo a recuperar su identidad. Ya desde la niñez tuvo una gran educación judía, estudió Torá de Rabí Iosef ben Abraham Jaion, luego profundizó el área místico-filosófica del judaísmo y comenzó a escribir sus explicaciones sobre el libro "Devarim" que debió interrumpir cuando fue elegido como ministro del tesoro del rey Alfonso quinto de Portugal (cargo que ya había ocupado su padre).
En 1471 cuando Portugal conquistó Marruecos, ayudó a rescatar a 250 judíos que se encontraban cautivos en Arzila, juntó fondos, se ocupó de ellos durante 2 años hasta que pudieron emigrar a España. En 1483 recibió una falsa acusación de traición a la patria y debió pedir refugio en Toledo, España. Desde allí probó demostrar al rey su inocencia, no tuvo éxito y el rey confiscó todos sus bienes. En ese momento prosiguió con su tarea de explicar el Tanaj completando los libros de Ieoshua, Shoftim, Shmuel y mientras escribía Melajim fue convocado por los reyes Fernando e Isabel para la función de ministro de finanzas y tesoro.
En el año 1492 trató de impedir la expulsión de los judíos de España, escribió una dura carta a los reyes de España para impedir semejante barbarie, no pudo impedir el decreto y se exilió junto a su pueblo, llegando a la ciudad de Nápoles, donde también fue nombrado ministro del tesoro. En 1495 tuvo que escapar a Sicilia y todos sus bienes fueron otra vez confiscados, mientras tanto fue a la isla de Corfú (hoy Grecia) y luego encontró un lugar seguro en Monopoli, cerca de Bari. Allí continuó escribiendo sus obras de la Torá. En el año 1503 fue convocado a Venezia para mediar en un conflicto entre comerciantes de especias y allí falleció a los 71 años. Su cuerpo fue llevado al viejo cementerio de Pádova y su monumento destruido pocos años después. Durante su estadía en Italia se entregó por completó a finalizar sus obras sobre el Tanaj con su estilo especial de hacer un profundo prólogo a cada libro, relacionando la fecha de su escritura con su contenido y con explicaciones extensas sobre cada tema. En el libro de Ieshaiahu (Isaías) se explayó ampliamente sobre el tema de Tejiat HaMetim (la resurrección) fijando su posición sobre el tema, en el análisis si este fenómeno incluirá a los cuerpos o no (Ver diferencias entre Maimónides y Najmánides):
"En la generación de la resurrección no habrá más reyes, ni ministros entre las personas, todos serán iguales como al principio de la Creación", "...en la generación de la resurrección se anularán todas las idolatrías, imágenes y figuras del mundo y la fe en Ieshu, pues es un hombre y no una Divinidad", "el espacio de tiempo entre la resurrección y la reunión de las diásporas será corto".
En su libro "Maianei HaIeshuá (Manantiales de la salvación) explica extensamente el libro de Daniel, describiendo como la fe en la llegada del Mashiaj que es transmitida de generación en generación es una base importante del judaísmo. Escribe otras dos obras sobre la llegada del Mashiaj: "Mashmía Ieshuá" (Anuncia la salvación) y "Ieshuot Meshijó" (Salvaciones de su Mashiaj) donde comenta las fuentes del Talmud y del Midrash que describen la redención. Entre el resto de sus obras se destaca también, el libro "Rosh Emuná" donde al principio transcribe los 13 principios de la fe de Maimónides y luego da su visión y profundiza sobre temas de fe.

Colabora con la web y dona a través de PayPal al usuario vienemashiaj@gmail.com