Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_______________________________________________________________

Ser judío, una cuestión de fe

¿Cuál es la forma correcta de referirse sobre la aparición de dudas en la fe?. Hay quienes sostienen que esta clase de dudas son un fenómeno natural entre personas que poseen una independencia de pensamiento y que esto testimonia una lucha auténtica con los temas relacionados con la fe. El jasidismo opina que las dudas de fe son completamente negativas. ¡¿Cómo puede aparecer en la mente de judío dudar sobre esto, aun un instante, sobre la existencia del Creador y la autenticidad de la Torá?! ¡¿Acaso podemos estar de acuerdo con el hecho que dentro del corazón del judío existen, aunque sea ocultamente,
pensamientos de negación?!. ¿Cómo quitamos estas dudas? Aparentemente, la solución es conseguir explicaciones y respuestas, que nieguen dichas dudas y comprueben la fe. La verdad es, que de esta forma no existe ninguna seguridad, que las dudas desaparezcan. La mente, por naturaleza, no es definitiva ni absoluta. La objeción mas aplastante deja siempre una pequeña rajadura para la opinión opuesta. La mente puede objetar, que existe una posibilidad mas grande de que la verdad sea como uno de los lados. La mente no puede anular completamente la segunda posibilidad, por lo tanto no posee tampoco la fuerza para quitar las dudas.
Las enseñanzas del jasidismo enseñan, que las dudas en la fe, son como su nombre lo dice – debilitamiento de la fe. Cuando la fe es fuerte y poderosa, alumbra en el alma con fuerza y poderío – no existe ninguna duda. Las dudas se forman cuando la fe es débil, tenue, muy abstracta. Sobre un terreno así crecen dudas. El problema no es del intelecto, sino del poderío de la fe. Las dudas enseñan sobre el debilitamiento de la fe, y el fortalecimiento de la fe provocará automáticamente la desaparición de las dudas. Cierto jasid se quejó frente al ‘Tzemaj Tzedek’, tercer Rebe de Jabad, que le caen dudas en la fe. Le preguntó el Rebe: “¿Y qué te importa ? Gritó el jasid: ¡Rebe! ¡Yo soy judío! Le contestó el Rebe: “Entonces, está bien”...Y también se cuenta, que un judío llegó al ‘Tzemaj Tzedek’ y se quejó que tienen dudas de fe. Le preguntó el Rebe: “¿Tú tienes miedo del Zar?”. Le contestó el hombre: “Si”. Le preguntó nuevamente: “¿Acaso viste alguna vez al Zar?”. Le contestó el hombre: “No, nunca lo he visto”. Preguntó el Rebe: “¿Entonces, por qué le temes, cuál es la prueba que él existe?”. Le contestó el hombre: “Mi hermano me contó que lo vio una vez”. Agregó el Rebe y preguntó: “¿También a mi me crees?”. Respondió el judío: “Seguro”. Dijo el Rebe: “Entonces”...
Estas historias cristalizan la forma de tratamiento del jasidismo sobre las apariciones de dudas. Ocuparse de menos en explicaciones filosóficas, y más en fortalecer la simple fe. ¿Y cómo fortalecemos la fe? Por medio de la Torá; y mas exactamente – por medio de la parte interna de la Torá, el Jasidiso. La Torá es la sabiduría del Santo Bendito Sea. Es el alimento del alma. Cuando un judío estudia Torá correctamente y se apega a Su Santidad – se fortalecen en él los poderes del alma, y automáticamente se fortalece también la fe.
A pesar que las enseñanzas del jasidismo se ocupan en muchas cuestiones de fe en Hashem, y explica dichos teas con mucha lógica e ilustración. Pero la verdadera e interna esencia no es el intelecto. Es la parte interna de la Torá, descubrir el alma de cada cosa. El jasidismo a pesar de que se enviste en el intelecto y nosotros lo estudiamos de forma tal, que pueda ser entendido por nuestra mente, sin embargo, la mente no es sino una forma de expresión del jasidismo y no es esta la que demarca su esencia. El jasidismo, en esencia, es el alma – el alma de la Torá.
Miles de judíos que tenían dudas de fe sintieron inmediatamente la fuerza del jasidismo. Después de un tiempo de estudio de las enseñanzas del jasidismo revelaron, que las dudas se derritieron; ellas simplemente desaparecieron. No solo porque el jasidismo le proveyó respuestas intelectuales a las dudas (y también esto hace el jasidismo con mucho éxito), sino que esencialmente porque este fortaleció su alma y su fe y automáticamente no quedaba otro lugar para las dudas. Esta es la fuerza maravillosa de las enseñanzas del Baal Shem Tov, que quita las dudas y alumbra el alma. Esta es la preparación para los tiempos que estamos por empezar a vivir donde todos verán la Divinidad ante sus ojos y entonces desaparecerán todas las dudas.


Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com