Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj.
El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del
Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch
ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por
Centro Leoded - Jabad Argentina

__________________________________________________

Mensaje de Pesaj del Rebe de Lubavitch, editado en ocasión de Pesaj 5777 (2017)

Rosh Jodesh (= principio del mes de) Nisan ,5737 - Brooklyn, N.Y.
A los hijos e hijas del Pueblo de Israel dondequiera que se encuentren ¡Hashem esté sobre ellos y tengan vida! ¡Shalom y bendición!

Rosh Jodesh Nisan, el primer día del mes de la Liberación, y que simultáneamente también, en lo que respecta al día de la semana en que ocurre, es el mismo día en el cual tiene lugar el primer día de la Fiesta de Pesaj, Tiempo de Nuestra Liberación –es el día en el cual se les anunció a los judíos la buena noticia de que se acerca el momento de la salida de Egipto, fijando el día del éxodo y la liberación (en el quince del mes) y como preparación para ello recibieron entonces los Preceptos de
la Ofrenda de Pesaj, la Matzá (pan ácimo) y el Maror (hierbas amargas), junto a todas las indicaciones y preparativos para la liberación de Egipto.
A su vez, la Tora fijó el primer día de Nisan como “Rosh Hashaná para los reyes y para los regalim, las festividades de peregrinaje”. Respecto de ello puede decirse que esto está relacionado con el hecho de que en este mes nació el pueblo judío como pueblo, y en Rosh Jodesh el Altísimo se los anunció, y les prometió
de que habrán de ser un pueblo que es “Reino de Sacerdotes y nación Santa”. Reino y Santidad marchan de la mano: constituirse en un sacerdote y siervo del  Rey, siervo del Santo Bendito Sea, por medio de cumplir sus ordenanzas, las mitzvot, lo convierte a uno en parte de la realeza, puesto que “el siervo de un rey- es
cual fuera el rey”, (es entonces el día de “Rosh Hashaná de los reyes“´) y al realizar y también introducir santidad dentro de lo mundano del mundo- se constituye en , “convocación sacra” (=Mikrá Kodesh), la definición de las festividades de peregrinaje, [y es por ello el Rosh Hashaná de los regalim].

El profeta Iejezkel comparó la salida del pueblo de Israel de Egipto, con el nacimiento de una criatura, cuando a continuación de inmediato comienza su crecimiento y desarrollo físico y espiritual, sentando la base para toda la vida. El nacimiento del pueblo de Israel –la salida física y espiritual de Egipto-, y el desarrollo requerido acto seguido, estuvo envuelta en dificultades excepcionales. Es verdad que Egipto era la tierra más fuerte y desarrollada en todos los campos del poder y la ciencia, y similares. Con ello era también la más baja en la ética y  en la fe en lo Divino. En la conducta ética y en las relaciones humanas, Egipto se encontraba en un lugar de máxima decadencia, y su creencia estaba en el más profundo nivel de idolatría. Luego de siglos de esclavitud física y espiritual en Egipto, los israelitas debían experimentar un proceso de transformación absoluta, y llegar en un lapso de tiempo muy breve al otro extremo, uno categóricamente diferente, salvando las distancias, y estar listos y en las condiciones apropiadas para recibir la Torá en el
Monte Sinaí, llegando a la cúspide de la espiritualidad tanto en la creencia en un D´s Único, así como en las relaciones del hombre con su prójimo. Como se expresa en los Diez Mandamientos, que comienzan por: “Yo Soy Hashem, tu D´s”… y concluyen con: “no codiciarás todo lo que es de tu compañero”. Y aplicando todo en la práctica en la conducta diaria. Y a pesar de todas las dificultades excepcionales enfrentadas, los israelitas lograron pasar exitosamente de un estado de profunda esclavitud a uno de la libertad más excelsa. Esto se logró por medio de que estando aún en Egipto, víspera de la salida, los israelitas estuvieron con el brazo en lo alto en la ejecución de las instrucciones Divinas en relación a la ofrenda del Pesaj, acción que requirió de una entrega total para desprenderse públicamente de la idolatría de Egipto. Como explican
nuestros Sabios de bendita memoria: “suelten sus manos de la idolatría y tomen para ustedes la ofrenda del Pesaj para Hashem”, a continuación de renovar el pacto eterno con el Santo Bendito Sea, por medio de la circuncisión, que está grabada en el cuerpo y lo santifica. En otras palabras: el nacimiento de Israel como un pueblo estuvo ligado con lograr el más alto nivel de independencia –estando aún en Egipto- tanto en lo espiritual como en lo material.

Una de las enseñanzas generales de lo antedicho es lo siguiente: Tal como fue en el nacimiento del pueblo de Israel, así debe ocurrir a partir del nacimiento de todo niño judío. Los padres judíos deben saber que la educación de un niño judío comienza en el instante que el niño nace y abre los ojos. Ellos deben comenzar de inmediato con la preparación y el desarrollo del chico para ser parte del “reino de sacerdotes y una
nación santa” con plenos derechos. Y a pesar de que vivimos en un mundo de dificultades –cuya gran parte, dicho sea de paso, es sólo imaginaria- cuando se paran firmemente “con el brazo en lo alto”, logran exitosamente que la educación esté “basada en la santidad pura”, tal cual lo lograron en Egipto. Y especialmente una vez que el camino ya fue abierto. Más aún: “Cada uno de los días, el hombre debe verse a sí mismo como que él salió hoy de Egipto” –cada hombre y mujer judíos -incluso los adultos- debe entregarse a su educación personal en la Torá y las Mitzvót, educarse a escalar permanentemente de nivel en nivel en todos los temas de bondad, judaísmo, Torá y Mitzvot, de acuerdo al mandato: “ha de elevarse en lo sagrado”. Y también sobre esto rige la promesa: “te esforzarás- y encontrarás”.

Sea la Voluntad Divina, que cada hombre y mujer en el seno del pueblo de Israel, ejecute todo lo expuesto, en forma de “la mano en lo alto”, y que esto apresure la concreción de lo promesa que “se elevará la gloria del justo”, que alude también a todo judío, como está escrito: “Y tu pueblo son todos justos”. Y asimismo la concreción de la promesa: “cual en los días de tu salida de la tierra de Egipto, le mostraré maravillas”, en la verdadera y completa redención a manos de Meshiaj Tzidkeinu.

Respetuosamente y con bendición para éxito en todo lo dicho,
y con bendición para una fiesta de Pesaj casher y alegre
/ Fdo: Menajem Schneerson /

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com