Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Vaieshev 5752 - Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

(Esta conferencia comienza con una extensa nota previa que destaca el contexto en el cual el Rebe de Lubavitch da su conferencia) Aunque siempre, la lengua hablada por el Rebe de Lubavitch es el idish, el farbrenguen (reunión jasídica) energizante del Shabat Parshat Vaieshev (que fue también Shabat Mevarjim Tevet) será siempre recordado por todos los presentes como “el farbrenguen francés”. En lugar de abrir sus comentarios, como se esperaba, con una referencia a Januca o a la lectura semanal de la Torá, las primeras palabras del Rebe fueron palabras de bienvenida que dirigió a un grupo de judíos de Francia que
se ubicaban en una posición visible en las gradas de la pared oeste de la sinagoga "770". ¡Cada uno de ellos dirigiéndose al Rebe brindó con su copa un Lejaim! (Para vida), quien respondió a cada uno de ellos con un movimiento de cabeza y les retribuyó su bendición tradicional, Lejaim Velibrajá (Para vida y bendición). El vasto conjunto de los presentes, sintiendo que estos judíos de Francia son, por así decirlo, los invitados de honor en un inusual farbrenguen, irrumpió rápidamente con la conmovedora melodía del himno nacional francés, la Marsellesa, cantada con el texto de la plegaria de Shabat y días festivos HaAderet VehaEmuná. Y, de hecho, esta melodía proporcionó al farbrenguen uno de sus temas más destacados.
Estos visitantes de Francia era un grupo de judíos que estaban invirtiendo gran esfuerzo y dedicación, para dar soporte a la expansión de las actividades de Jabad en Francia. Su principal beneficiario es la famosa Ieshivá Tomjei Tmimim de Brunoy, en las afueras de París. Desde su creación después de la Segunda Guerra Mundial por un grupo de jasidim de estatura espiritual que habían logrado escapar de la Rusia stalinista, la Ieshiva se ha alojado en una pintoresca mansión pre-revolucionaria conocida como Le Petit Chateau (El pequeño castillo). Este lugar tenía cuartos reducidos y absolutamente inadecuados que se renovaron recientemente, y muy pronto, la Ieshivá extenderá sus alas a un nuevo edificio funcional que se le agrega, que le permitirá hacer frente a sus crecientes responsabilidades con la comunidad judía francesa y con la comunidad europea que se está despertando.Y a los estudiantes más destacados que se están atrayendo de todo el mundo.
Cuando fundó esta institución en el año 1947, el Rebe anterior escribió en una carta: "¡Baruj shehejeianu ... lizman haze!", "Bendito sea Di-s, que nos ha concedido vida, nos ha sostenido y nos ha hecho que lleguemos a esta ocasión. La fundación de la Ieshivá Tomjei Tmimim en Francia está brindando una alegría inconmensurable y una satisfacción espiritual a nuestros santos antepasados ​​en el cielo, cada uno de los Rebes de las respectivas generaciones". Y, de hecho, en el "farbrenguen francés" descrito anteriormente, el Rebe exaltó esta particularidad. El nivel de la Ieshivá es fiel en todos los aspectos a los ideales a la ilustre Ieshivá original, que fue fundada en 1897 en la aldea bielorrusa de Lubavitch. Aquí comienzan las palabras del Rebe:
1.Como se habló en reiteradas oportunidades en los últimos tiempos y en particular este último año, de acuerdo a todas las señales, nuestra generación es la última generación del exilio y por ende, la primera generación de la Redención, pues ya se completaron todas las tareas y estamos listos y preparados para la Redención verdadera y completa por medio de nuestro justo Mashíaj ya mismo realmente. Hay quienes cuestionan esto y dicen: "La Redención depende de que todo el mundo este listo para ella y no solo una persona o un grupo de personas o una parte del mundo, pues la Redención está relacionada con la reunión de todos los judíos desde los cuatro puntos cardinales y en la refinación de las naciones del mundo en todas sus tierras". Ellos preguntan: ¿Dónde vemos un cambio en el mundo, en el que se vea que el mundo está más preparado que en las generaciones anteriores?!
Estos cuestionamientos los podremos responder, analizando la evolución y refinación del mundo en las últimas generaciones donde el pueblo judío fue esparcido por las naciones. Tomaremos el ejemplo de Francia que desarrolló un gran cambio con respecto a los judíos en esta generación con respecto a la generación del Alter Rebe, primer Rebe de Jabad.
2.Cuando Napoleón dirigió sus ejércitos hacia Europa oriental, algunos líderes de la Torá apoyaron a las fuerzas francesas con la esperanza de que su victoria mejorara el status del pueblo judío. El Alter Rebe, sin embargo, apoyó al zar Alejandro, explicando que la victoria de Napoleón sin duda mejoraría la posición económica y social de los judíos, pero le restaría valor a su compromiso y práctica espiritual. Una victoria rusa, por el contrario, perpetuaría las difíciles condiciones económicas bajo las cuales vivían los judíos, pero también nutriría la fructífera unión espiritual del corazón de cada judío con su Padre Celestial.
¿Por qué el Alter Rebe se oponía tanto a Napoleón?  En el núcleo de la Revolución Francesa había un desprecio por la autoridad superior, una liberación de todas las cuestiones inherentes a la fe en el Creador, un desprecio que estimulaba el desarrollo del egocentrismo y la marginación de la verdad Divina. Tal actitud, a su vez, conduce a la búsqueda del placer material y la gratificación viciosa.
Esto no debe ser malinterpretado en el sentido de que el judaísmo se opone a la participación de las dimensiones materiales en nuestra existencia. Muy por el contrario, Maimónides escribe: "Una persona puede desear ... no comer carne, ni beber vino, no vivir en un hogar agradable, o usar ropa fina ... Este es un camino equivocado y está prohibido seguirlo ... nuestros sabios inducen al hombre a abstenerse solo de las cosas que la Torá le niega y no negarse a sí mismo aquellos [beneficios] que están permitidos".
Al mismo tiempo, la Torá requiere que nuestra participación con las cosas materiales esté motivada por algo más que un deseo de auto gratificación. En cambio, esta participación debe tener un propósito que natural y profundamente debe estar dirigido a servir a Di-s. Por esta razón, el Tania identifica toda indulgencia material que sirve solo al deseo del cuerpo, incluso lo que es necesario para la existencia misma del cuerpo, como sitra ajará, el término cabalístico asociado con el mal.
Sitra ajará significa "el otro lado", un movimiento que no está dirigido hacia la Divinidad. Un objeto o un hecho se incluye en esta categoría, no porque sea dañino o destructivo, sino porque no está dirigido hacia Di-s. Esta es la dificultad inherente a la relación humana con lo material, ya que el hombre tiene una tendencia natural a preocuparse por sus propios intereses y placer, más que con su propia alma.
Sin embargo, a la inversa, nuestra interacción con las cosas materiales es necesaria para que podamos cumplir con el objetivo Divino de la Creación. El Jasidismo explica que cada elemento de la existencia material contiene chispas Divinas que no están reveladas. A través del potencial Divino que el judío mismo posee y mediante el poder de la Torá, se puede revelar esta energía Divina oculta investida dentro del mundo.
El Jasidismo se refiere a esta tarea dentro del campo mundano como tziruf, "refinamiento". La misma palabra describe el proceso de refinamiento y fundición de un mineral. En este proceso, se desecha la escoria y se retiene el metal precioso. De manera similar, nuestra participación en el mundo requiere desviar nuestra atención de nuestras preocupaciones materiales y enfocarnos en la Divinidad interna.
La palabra hebrea que identifica a Francia es Tzarfat (צרפת) y comparte la misma raíz que la palabra tziruf (צירוף), lo que implica que Tzarfat está intrínsecamente conectada con este modo de servir a Di-s. Por lo tanto, Francia representa dos enfoques en la interacción con lo material: El enfoque egoísta de la búsqueda de placer material y la tarea descripta anteriormente de refinar el mundo y revelar la Divinidad que se inviste en él. Originalmente, Francia estaba asociada solo con el primer enfoque.
En la actualidad, sin embargo, el segundo enfoque está en ascenso. Esto comenzó con varias visitas a Francia del Rebe Maharash, cuarto Rebe de Lubavitch y luego, con mayor frecuencia, del Rebe Rashab, el quinto Rebe. En la siguiente generación, el Rebe anterior no solo visitó Francia, sino que además envió a miembros de su familia allí (su yerno y futuro Rebe junto a su hija) como sus shlujim (emisarios). En última instancia, este proceso alcanzó su punto máximo cuando el Rebe anterior, después de haberse establecido en América, estableció varias filiales de Tomjei Tmimim, la ieshivá de Lubavitch, en Francia.
Este paso final ha provocado una revolución espiritual y un renacimiento. Como resultado, se han publicado muchos textos jasídicos y otros textos judíos clásicos en Francia, y miles de judíos cuyos orígenes familiares se encuentran en otras tierras han descubierto sus raíces judías en este país. Además, ahora estamos viendo a judíos que han sido criados en Francia y han absorbido en sus personalidades los rasgos de carácter singulares de ese país, que toman la iniciativa y se dedican a expandir y ampliar las actividades de la Ieshiva Tomjei Tmimim.
En este contexto, un milagro especial de los últimos tiempos es digno de atención. Al igual que cada nación tiene su propia bandera, cada nación tiene su himno nacional. Francia también posee un himno nacional, una melodía arraigada en el núcleo de la Revolución Francesa, y compuesta hace exactamente doscientos años, en vísperas del asalto francés a Austria. Fue con los acordes de esta melodía que multitudes de personas celebraron que la autoridad había sido arrebatada de la monarquía. Así, esta melodía llegó a simbolizar con precisión el espíritu napoleónico vanagloriante que surgió de la Revolución y al cual Alter Rebe se opuso.
Hace varios años, sin embargo, esta melodía fue adoptada por los jasidim y cantada junto con las palabras del himno HaAderet VehaEmuna,  que proclama la soberanía universal de Di-s. Poco tiempo después, ciertos acordes y ritmos de esta canción fueron alterados en Francia. Al tratar de explicar este fenómeno, algunos ancianos jasidim han comentado que es como si Francia cediera voluntariamente su himno nacional a los jasidim. Y, de hecho, es milagroso que un país cambie su himno nacional, particularmente uno relacionado tan intrínsecamente con su historia. Este hecho es testimonio de los cambios espirituales únicos que han ocurrido en Francia.
El pensamiento jasídico explica que la intención que motiva nuestra participación en el mundo debe ser de naturaleza bidimensional. Además del servicio de elevar las chispas Divinas investidas en el mundo, debemos dirigir nuestros esfuerzos hacia la transformación del mundo mismo en un lugar de vivienda para Di-s.
La primera dimensión tiene un alcance limitado, ya que la infinita Divinidad que se encierra en nuestro mundo limitado ha sufrido un proceso de auto-confinamiento para que este encierro sea posible. En contraste, la concepción del mundo como "vivienda de Di-s" abre una dimensión infinita. Así como es en el hogar de una persona, donde ella se revela libremente, sin restricciones ni inhibiciones, también así es este mundo, donde se revela la Divinidad sin ninguna restricción.
Esta dimensión será revelada en la Era de la Redención. En este contexto, nuestros sabios se refieren al Mashiaj como "el que se abre paso" "HaPoretz" (הפורץ), como está escrito, "Ascenderá "HaPoretz ante ellos"(Mijá :13). Esta es la tarea de Mashíaj: Romper los límites finitos del mundo y revelar cómo es el mundo, de hecho, la vivienda de Di-s.
Aquí también vemos una conexión con Francia, Tzarfat (צרפת) ya que las letras de esta palabra se pueden reorganizar para formar la palabra Paratztá פרצת (expandirás). Esta palabra es parte del versículo: ופרצת ימה וקדמה ... "Y te expandirás (Ufaratzta) - hacia el oeste, el este, el norte y el sur" (Bereshit 28:5). Y, de hecho, Francia hoy cumple este versículo, diseminando las fuentes del Jasidismo en todas las direcciones, y preparando así el mundo para el advenimiento de la Redención.
Significativamente, Tzarfat (צרפת) también es numéricamente equivalente a 770, la dirección del centro para la difusión del Jasidismo establecida por el Rebe Anterior. Este número en sí mismo refleja una conexión a la Redención, ya que es un múltiplo del número siete. Nuestros sabios enseñan que "Todos los séptimos son apreciados" y el Jasidismo explica que lo preciado del séptimo en una serie se refleja en la tarea del pueblo judío de llevar la Presencia Divina a la tierra, para que se manifieste aquí tal cual a como se manifestó en el Mishkán.
Los conceptos anteriores son relevantes más allá de los límites geográficos de Francia. Por el rol de todo el pueblo judío y la razón profunda de su dispersión, todo el mundo se asocia con el proceso de tziruf, refinamiento. Sin embargo, en la era actual, esta función se ha completado. Tomando prestada una expresión del Rebe anterior: “Ya hemos lustrado los botones” y hemos completado la tarea de refinar el mundo, la cual, nuestro pueblo tuvo la responsabilidad.
En la generación actual, nuestro pueblo ha recibido una nueva responsabilidad: Cultivar el mundo y prepararlo para la llegada de la Redención. Esto implica "abrir nuestros ojos"; es decir, ampliando nuestros horizontes conceptuales y dándonos cuenta de que el mundo en el que vivimos es mucho más grande de lo que normalmente concebimos: Es la morada de Di-s. Abrir los ojos nos llevará a algo fundamental: A la conciencia, el agradecimiento y la alabanza a Di-s por los milagros que hace, sumado al reconocimiento de su bondad, que tienen directa relación con la llegada del Mashiaj y la Redención verdadera y completa, como dice el Talmud: "Di-s tenía la intención de coronar como Mashiaj al Rey Jizkiahu, pero el tribunal celestial le comunicó: "Él no te agradeció, ni compuso un cántico por los milagros que le sucedieron (El milagro de la caída de Sanjeriv y la curación milagrosa de su enfermedad) y lo harás Mashiaj?". De aquí vemos que la difusión de los milagros que estamos viviendo está relacionada directamente con la venida del Mashiaj concreta e inmediata.
Este trabajo interior y su comunicación a otros, acelerará la llegada del momento en que “los exiliados de esta hueste de los hijos de Israel, que estaban entre los canaanitas hasta Tzarfat... se apoderará de las ciudades del sur", "Y los salvadores ascenderán al Monte Tzión ... y la soberanía será de Di-s" (Ovadiá 1:20) con la Redención verdadera y completa por medio de nuestro justo Mashíaj.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Visitas