Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Ajarei Mot/Kedoshim 5751. Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

1. Tal como venimos hablando las últimas semanas, a cada momento debemos esperar la llegada de Mashíaj. De hecho, esto se refleja en la ley de la Torá que enseñan nuestros sabios: "Una persona que jura no beber vino el día que llega el Mashíaj, tiene prohibido beber vino para siempre". Por lo tanto, es necesario centrar nuestra atención en lo que debe hacer cada judío, para producir la llegada de la Redención.
En ese contexto, es digno de detenerse en el nombre hebreo de la Redención: גאולה Gueulá. Este nombre nos enseña una lección importante: La diferencia entre Gueulá (גאולה) y Gola (גולה, "exilio") es una letra, la Alef, que es una referencia a Di-s que es llamado Alufo Shel Olam, el líder del mundo. Esto implica que el servicio del pueblo judío consiste en traer a Di-s, la letra Alef, al exilio,  y así, transformar el exilio en Redención.
Expliquemos el concepto: La Redención no significa que abandonemos todas las actividades que llevamos a cabo en el exilio. Por el contrario,
por definición, la palabra Redención implica que durante el exilio ciertas actividades se llevaron a cabo bajo subyugamiento a otras fuerzas, y en la Era de la Redención, seremos liberados de este sometimiento.
La Redención involucrará la liberación de todos los elementos de la existencia que han sido subyugados en el exilio. Nada se perderá. Al contrario, todo será redimido. Cada judío será redimido. Nos iremos del exilio "con nuestros jóvenes y con nuestros mayores ... con nuestros hijos y con nuestras hijas". Y "su oro y plata los acompañarán". Todas las actividades y logros positivos de los judíos (y también de los no judíos) del exilio no se anularán. Lo que se anulará es el ocultamiento del verdadero ser interior del mundo que es provocado por la sustancia material de la propia existencia y la subyugamiento a las reglas de la naturaleza que existen en la actualidad. Pero todos los aspectos positivos del exilio permanecerán, y de hecho serán elevados.
La presencia continuada de nuestro marco material de referencia en la Era de la Redención es enfatizada por Maimónides en sus declaraciones relativas al Mashiaj. Él escribe:
"No presumas que en la Era de Mashíaj, que algún elemento del orden natural será anulado, o que habrá innovaciones en la obra de la Creación. Más bien, el mundo continuará de acuerdo con su patrón ... Nuestros sabios enseñaron: No habrá diferencia entre la era actual y la Era de Mashiaj, excepto [la emancipación] de nuestro sometimiento a los reinos (gentiles)".
¿Cuál, si es así, será la singularidad de la Era de la Redención? El mundo entero "regresará a la verdadera fe", y el Mashíaj "mejorará al mundo entero, [motivando] a todas las naciones a servir a Di-s juntos".
Esto indica que la Redención incluirá todos los elementos positivos del exilio, pero agregará una Alef a ellos, es decir, revelará la Divinidad que está oculta en nuestra vida en la actualidad. Este es el propósito final del exilio, que su verdadera naturaleza interna se revele a través de su transformación en Redención.
Sin embargo, surge una pregunta: ¿Por qué la inclusión del exilio en la Redención es tan fundamental que se menciona en el nombre mismo de la Redención? Además, como se desprende de la explicación de la concepción de Maimónides sobre la Era de la Redención, habrá dos períodos y el segundo período estará marcado por la introducción de un orden sobre-natural de la existencia. Este período también se describirá como Redención (גאולה) y, por lo tanto, compartirá una conexión con el exilio (גולה).
De esto, podemos concluir que incluso las revelaciones más trascendentes de la Redención dependen de nuestro servicio espiritual actual y de nuestros esfuerzos por revelar la Alef en el exilio, es decir, atraer la Divinidad a este mundo limitado. Esta actividad es el catalizador que conducirá a todos los elementos hacia la Redención.
2. Los conceptos anteriores se relacionan con una explicación sobre la primera enseñanza del capítulo de Pirkei Avot que estudiamos en este Shabat. El capítulo comienza: "Reflexiona sobre tres cosas y no llegarás a mano de la transgresión. Sabe de dónde vienes a adonde vas y ante quién en el futuro rendirás juicio".
En una mirada superficial, esto es difícil de entender: Al parecer, la Mishná pudo haber comenzado directamente con: "Sabe de dónde vienes a adónde vas y ante quién en el futuro rendirás juicio" ¿Por qué mencionó la necesidad de "Reflexiona sobre tres cosas"? Es evidente que son tres, ¿Para qué lo aclara? 
Aquí, sin embargo, se encuentra una alusión a un concepto de mucho mayor alcance. Además de la obvia referencia a los tres conceptos que siguen, la Mishná le enseña a una persona que debe tener tres cosas en mente y cuando lo hace, "no llegarás a mano de la transgresión".
En general, una persona piensa en dos entidades, en él mismo y en Di-s, porque "Yo fui creado únicamente para servir a mi Creador". La Mishná viene a enseñarnos que debemos tener en cuenta una tercera entidad: El mundo en su totalidad, que fue creado por Di-s para que un judío lo utilice al servicio de Él.
El objetivo máximo de la Creación y del descenso de las almas de los judíos al mundo es cumplir el deseo de Di-s de habitar en este mundo. Es decir, que un judío a través de su tarea espiritual debe refinar su cuerpo y su alma animal, y extender esta refinación al mundo, transformándolo en una vivienda para Di-s.
Esto se logra a través de nuestra observancia de la Torá y sus mitzvot. El cumplimiento de la mayoría de las mitzvot está relacionado con su investido e inserción dentro de las cosas materiales y por lo tanto, mediante el uso de estas entidades para el cumplimiento de una mitzvá, las refinamos y hacemos de ellas un vehículo para la Divinidad. El ejemplo clásico es la mitzvá de Tzedaká, que se describe como "equivalente a todos las mitzvot". Una persona toma el dinero que ha ganado a través de su trabajo en el mundo material y lo comparte por un propósito espiritual.
Nuestro servicio espiritual en el mundo no es una cuestión de poca importancia. Por el contrario, se relaciona con el objetivo del alma de cada persona, tal como el Alter Rebe escribe en su libro Tania: "Y este es el propósito final para el hombre, su creación y el descenso de su alma a este mundo, hacer una morada para Di-s en los mundos inferiores".
Aunque el alma de un judío está enraizada en una fuente espiritual sublime, Di-s hace que descienda a este humilde mundo material para cumplir Su deseo y transformar este mundo en una morada para Él. En un primer análisis, hacer que el alma descienda a este mundo es lo opuesto a la naturaleza de Di-s. Di-s es la expresión máxima de todo bien, y sin embargo, Él está dispuesto a hacer que el alma experimente un descenso drástico a este mundo terrenal.
Esto apunta a dos conceptos: a) La importancia de la tarea de transformar este mundo en una vivienda para Di-s. Esta tarea espiritual que produce la revelación de la esencia de Di-s en este mundo, es mucho más grande y mucho más significativa que el servicio del alma en los reinos espirituales. b) Este servicio es en última instancia para el bien del alma misma. Aunque el alma no necesita refinamiento, y su descenso es para refinar al mundo pero no a sí misma, sin embargo, al llevar a cabo este servicio, el alma establece una conexión con la esencia de Di-s que no podría haber apreciado antes de su descenso a este mundo.
Esta es la intención de la directiva "Reflexiona sobre tres cosas". Una persona siempre debe tener en mente que el objetivo final de su servicio, no es solo una relación de dos vías entre él y Di-s, sino que debe abarcar a una tercera entidad, al mundo en general. De hecho, es a través del servicio con el mundo y su transformación en un "keli" (contenedor) para la Divinidad, que se concreta la finalidad de la Creación del ser humano y de todo el mundo.
Esta idea complementa el concepto de la interrelación de exilio y Redención mencionado anteriormente. Dado que el propósito es establecer un lugar de vivienda para Di-s en los mundos inferiores, la Redención no pretende negar el exilio, sino más bien revelar la Divinidad (Alef) dentro de él. El propósito final es la revelación de la Divinidad dentro del contexto de este mundo, incluidos aquellos elementos del mundo que existen en el exilio, y así transformar al mundo entero en una morada para Él.
Por esta razón, la venida de la Redención depende de nuestra tarea en el exilio. Dado que la intención es que la Divinidad sea revelada dentro del mundo, es necesario que la tarea que se prepara para esa revelación sea de la misma naturaleza que la revelación en sí, y por lo tanto tenga como objetivo, atraer la Divinidad a cada elemento de la existencia mundana. De esta manera, la morada de Di-s se produce, no a través de la revelación desde Arriba, sino a través de un servicio conectado con la naturaleza de este mundo limitado y material en sí mismo.
3. Hay una conexión entre los conceptos anteriores y la Cuenta del Omer. La Cuenta del Omer está destinada a refinar y elevar nuestras siete cualidades emocionales, un servicio que es fundamental en la era actual del exilio. Este servicio tiene la intención de que "yo sea purificado y santificado con Santidad suprema", y así tener un efecto en el mundo en general para "que así se conceda abundante generosidad sobre todos los mundos".
Dado que el servicio de contar el Omer implica atraer la Divinidad al mundo, entonces, se relaciona con el concepto de revelar la Alef de Gueulá (Redención) en la gola (exilio). Por lo tanto, directamente después de cumplir con esta mitzvá, hacemos la solicitud: "Que el Misericordioso restaure el Beit HaMikdash ..."
En particular, la Sefirá asociada con el presente día, Maljut ShebeNetzaj  (reinado dentro de la victoria) tiene una conexión particular con la llegada del Mashíaj porque la victoria final sobre el exilio vendrá cuando Mashíaj revele su reinado.
4. La Parshá Ajarei Mot comienza describiendo el servicio del Cohen Gadol en el Kodesh HaKodashim, el lugar más sagrado del Templo. Esto comparte una conexión con la Redención. No había ocultamiento de la Presencia Divina en este espacio de máxima Santidad y, sin embargo, el Cohen Gadol se enfrentó a esta revelación tal como era, un ser humano dentro de un cuerpo físico. De manera similar, en la Era de la Redención, la Divinidad se manifestará en todo el mundo y, sin embargo, el orden natural no cambiará y apreciaremos esta revelación en un estado similar al actual.
En el microcosmos, este servicio fue llevado a cabo por todos los Cohanim, ya que realizaron su servicio sagrado dentro de un mundo imperfecto, un mundo en el cual (como se relaciona con la parshá de la próxima semana, Emor) tenían que tener cuidado de separarse de la impureza. La pureza final se revelará en la Era de la Redención (y las mitzvot para los Cohanim de protección y cuidado de la impureza pueden considerarse como una preparación para el advenimiento de esta era).
El servicio de los Cohanim se realizaba con ropas especiales que debían ser vestidas, “por honor y por belleza”. Esto refleja cómo estas dos cualidades, elementos materialistas de nuestro entorno físico, se emplean para el servicio a Di-s.
En un sentido completo, esto era reflejado en el servicio del Cohen Gadol, ya que utilizaba ocho ropas para el servicio Divino, vestía "las prendas de oro" en adición a las cuatro vestimentas que usaban los Cohanim comunes. Un paralelo a este concepto se refleja en la idea de que se requiere que un Cohen Gadol sea más rico que todos los demás Cohanim. Esta es una clara indicación de cómo su Santidad adicional debe reflejarse dentro de los elementos materiales de nuestro mundo.
La fusión de la Santidad con nuestro marco material de referencia se ve confirmada por la explicación del versículo: "Con esto vendrá Aarón". El Midrash comenta: "Cuando él (Aarón) desea entrar al Kodesh HaKodashim que ingrese, solo que ingrese respetando este orden".
Debemos decir que el Kodesh HaKodashim es el verdadero lugar del Cohen Gadol, es decir, este es su nivel espiritual y puede ingresar en todo momento. Y así será de forma revelada en la Redención verdadera y completa, cuando habrá una perfección en el hombre y en el mundo y una anulación de todas las cosas negativas. Sin embargo, antes que esto, no estamos listos para "ingresar en todo momento", solo en la Redención habrá plena revelación de la descarga de Santidad abiertamente, abajo, en el Tercer Beit HaMikdash, una morada para Di-s en los planos inferiores de la existencia. 
Este concepto es relevante para todos los judíos, ya que todo nuestro pueblo es "una nación de Cohanim" y, de hecho, como comenta el Baal HaTurim sobre el versículo anterior, cada judío está en el nivel espiritual de un Cohen Gadol. Así, cada judío tiene el potencial de entrar al Kodesh HaKodashim en todo momento. De hecho, encontramos un relato en los profetas sobre Ioash, un niño heredero del trono, que estuvo escondido en el altillo del Kodesh HaKodashim durante seis años. Fue en este lugar sagrado donde comió, bebió y durmió. Esta fue una expresión real del concepto de que el lugar real de cada judío es el Kodesh HaKodashim. Y, en la Era de la Redención, este nivel será revelado.
5. Lo anterior se puede conectar con el nombre de la persona cuyo aniversario se conmemora hoy 13 de IarIsrael Arie Leib (el hermano del Rebe). Aunque él es un individuo privado, sin embargo, cada judío está conectado con todo el pueblo judío, ya que todo el pueblo judío es una sola existencia, una sola estructura, un solo cuerpo. De hecho, con respecto a la persona mencionada anteriormente, esta conexión se destaca aún más por el hecho de que su primer nombre es Israel, el nombre del pueblo judío en su conjunto.
El nombre Israel transmite dos conceptos aparentemente opuestos: Por un lado, el nombre Israel es una sigla de las palabras que componen la enseñanza "Iesh Shishim Ribo Otiot LaTorá" que significa "Hay seiscientas mil letras en la Torá". Esto resalta la conexión entre la Torá y las seiscientas mil almas globales que conforman el pueblo judío; cada alma judía tiene una letra de la Torá y esa letra es la fuente de su fuerza vital.
Por otro lado, la Torá asocia el nombre de Israel con la tarea de "luchaste con ángeles y con hombres y prevaleciste". Esto implica involucrarse con el mundo en su totalidad e incluso la guerra con las fuerzas opuestas. Por lo tanto, esto parece transmitir una tendencia opuesta a la explicación anterior que enfatizaba la conexión de un judío con la Torá, un nivel por encima de la participación mundana.
Esta dificultad se puede resolver de la siguiente manera: Ante todo, un judío debe darse cuenta de que su fuerza vital se deriva de su letra en la Torá y, por lo tanto, todos los aspectos de su conducta deben regirse por las enseñanzas de la Torá. Al mismo tiempo, también debe ser consciente de que el objetivo final de su servicio no es separarse del mundo, sino como se mencionó anteriormente, "Reflexiona sobre tres cosas" y llevar a cabo su tarea en el mundo para crear una vivienda para Di-s en este humilde espacio.
Esto requiere luchar con "ángeles", es decir, las fuerzas espirituales que son la fuente de las entidades de este mundo físico, tal como dicen nuestros sabios: "Cada fibra de pasto en este mundo tiene una fuente en los cielos que la obliga a crecer" - y con "hombres", esto es con Esav y Lavan, que representan a las naciones gentiles de este mundo. A pesar de tener que lidiar con este ambiente, un judío puede prevalecer y transformar su entorno en una vivienda para Di-s.
Esto significa que no se niega el entorno mundano en el que vive, sino que lo emplea para el servicio a Di-s. De manera similar, en sus relaciones con las naciones gentiles, también las influye para que reconozcan y sirvan a Di-s. Y al llevar a cabo este servicio, a los mismos judíos se les da un mayor potencial para expandir sus propias actividades.
La tarea espiritual de Israel debe llevarse a cabo de una manera de Arie Leib. Arie significa "león", lo que implica que un judío debe "ser tan feroz como un león para llevar a cabo la voluntad de su Padre Celestial". Esta energía debe emplearse en relación con los asuntos sagrados, y también, como lo implica el nombre Leib que es el derivado en idish del nombre Arie, debe ser utilizado en relación con asuntos que son de naturaleza mundana para elevarlos a la Santidad.
Leib (ליב) también contiene las letras de la palabra Leb (לב) que en hebreo significa "corazón". Sin embargo, además contiene una letra iud que representa nuestros diez poderes del alma, o en una ortografía alternativa (לייב) dos letras iud que representan dos nombres que identifican al pueblo judío, Iaakov e Israel.
La fecha del aniversario, el día trece de Iar también es significativa. Trece es el valor numérico de la palabra ejad (אחד) que significa "uno". Por lo tanto, apunta a la tarea de revelar la Unicidad de Di-s en el mundo, un servicio que culminará en la Era de la Redención cuando "Di-s será Rey sobre toda la tierra y en ese día Él será Uno y Su Nombre, Uno".
6. Hay quienes temen que la Redención venga enseguida y al ser personas "abiertas" expresan su sorpresa y preocupación preguntando: Si viene el Mashíaj ya, ¿qué será de todas las actividades y cosas que hicimos durante varios años en el exilio, las empresas que establecimos, los bienes que atesoramos, los amigos, los contactos?
La respuesta es: No hay de que temer, la definición de Redención no es que se anula el funcionamiento del mundo y las cosas buenas que se produjeron, sino por el contrario, la Redención integra e incluye dentro de sí, todas las cosas buenas del exilio, elevándolas a un estado de Redención, a su altura y plenitud verdadera. Dentro de ellos, se revelará la Alef, la Presencia de Di-s. Esto pondrá el foco en cuál es la verdadera intención de estas actividades, la revelación del honor de Di-s en todo el mundo. Esto también apunta a la importancia de que una persona tenga en mente el propósito fundamental de su actividad laboral o comercial, y se asegure de que sus esfuerzos estén dirigidos a revelar el honor de Di-s.
No hay cosas que quedan "perdidas" en el exilio, no quedará nada exiliado. Inclusive lo que la Torá llama "obdim" extraviados y "nidajim" desplazados, serán redimidos. La Redención será verdadera y completa en cantidad y calidad en todas las áreas, desde lo global a lo particular; cada individuo de Israel y el conjunto de Israel, nuestros jóvenes, nuestros ancianos, nuestros hijos y nuestras hijas, y también su parte en este mundo, sus posesiones con todas sus acciones y logros en en exilio. La Gueulá liberará a cada persona, también a las naciones del mundo y a todas las cosas de este mundo, cada una de acuerdo a su concepción.
Esto también conduce a otro concepto. Una persona no debe pensar que la Redención será totalmente un asunto espiritual sin ninguna conexión con nuestras actividades dentro de este mundo. Este no es el caso. Por el contrario, es a través de nuestras actividades en el exilio, que mereceremos la llegada de la Redención. Dentro de estas actividades también debe haber un énfasis fundamental en "Reflexiona sobre tres cosas", como se explicó anteriormente; es decir, enfocando las energías de uno, elevando el mundo en general. En particular, esto debe expresarse en aumentar la mitzvá de Tzedaká, involucrando el esfuerzo físico y riqueza personal para cubrirle a otra persona sus necesidades materiales.

7. En relación con la Redención, encontramos la profecía: "Y será para Di-s la soberanía". Esto incluye la soberanía, no solo sobre los judíos, sino también sobre las naciones gentiles. Por lo tanto, como preparación para la llegada del Mashíaj, también es importante difundir la observancia de las Siete Leyes universales ordenadas a los descendientes de Noaj (Noé).
En este contexto, vale la pena mencionar cómo las actividades del mundo y las de las naciones gentiles parecen estar ayudando a la llegada de la Redención. En generaciones anteriores, los judíos sufrieron la opresión de las naciones gentiles en las que vivían y en la generación actual, está sucediendo lo opuesto. La mayoría de los judíos viven en países cuyos gobiernos son generosos y los asisten en la observancia de la Torá y loa mitzvot, permitiéndoles llevar a cabo la tarea espiritual interior que llevará a una Redención personal que, a su vez, acelerará la llegada de la Redención global. 
En los últimos años, hemos visto que esta tendencia se ha extendido a otras naciones en todo el mundo, incluso a Rusia. En lugar de suprimir la observancia de la Torá y sus mitzvot como en la generación anterior, han otorgado libertad de culto y también están permitiendo a los judíos la oportunidad de emigrar a Eretz Israel, incluso les están ayudando en este objetivo. Esto ayuda a preparar el camino para la reunión final de los exiliados en la Era de la Redención.
De manera similar, vemos cómo Estados Unidos, la nación más poderosa del mundo, dedica sus recursos con fines de caridad y educación, dos de las actividades más necesarias y fundamentales para crear un ambiente de estabilidad en el mundo.
Para este propósito, los Estados Unidos han enviado a cientos de sus soldados para ayudar a personas hambrientas y desamparadas a rincones alejados del mundo. En lugar de utilizar sus aviones para la guerra, los empleó para llegar a aquellas personas que requieren tal asistencia. Y en lugar de utilizar su riqueza solo en beneficio de su propia gente, otorgó esta riqueza para salvar vidas de adultos y niños en condiciones de extrema gravedad. Aunque la gente de este país tenía poco contacto con estas personas desafortunadas, tan pronto como se enteraron de su sufrimiento, ofrecieron su ayuda voluntaria.
De manera similar, en estos días, el Presidente de este país ha emitido una proclama pidiendo un aumento en la educación. Al comienzo de su Presidencia, expresó su deseo de ser conocido como "El Presidente de la Educación", y en la actualidad, se están realizando esfuerzos para fortalecer la educación en todo el país.
Existe una relación entre el hecho de que Estados Unidos está tomando estos pasos y el hecho en que se ha establecido como la nación más poderosa del mundo. Debido a que Estados Unidos se ha dedicado a estos objetivos, Di-s le ha otorgado tal poder. Esto revela cómo hay un proceso interno de causalidad operando dentro del mundo, empujándolo a revelar su verdadera naturaleza Divina.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la web Viene Mashíaj y todos sus programas de difusión, redes sociales, apps, ciclos de conferencias y edición de libros
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas