Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Una historia con el Arizal. El mérito de pedir la Gueulá (Redención)

Rabí Itzjak Luria, el sagrado Arizal, con sus poderes espirituales podía generar grandes cosas en los cielos y la tierra. De esta forma, tuvo éxito en anular sentencias duras que se decretaron en los cielos y decretos antisemitas que dictaminaron distintos gobernantes terrenales.
Rabí Abraham era un alumno del Arizal, que acostumbraba a despertar al pueblo a volver a Di-s y a tener esperanzas en la Redención. 
Cierto día se enfermó muy gravemente y su situación era crítica. Cuando el Arizal llegó para visitarlo, encontró a su familia llorando y sin fuerzas. Todos sabían que el estado era irreversible y no había esperanzas para su vida.
Ingresó el Arizal a la habitación de Rabí Abraham, se ubicó al lado de su cama y le dijo:
Es cierto, se resolvió en los cielos que culminaron tus años y debes despedirte del mundo, pero yo veo que a pesar de esto, queda una opción, con la que puedes curarte y volver a vivir. Debes subir a la sagrada ciudad de Jerusalem y rezar en el Kotel HaMaaraví (el muro de los lamentos) y será si tienes el mérito de poder observar a la sagrada Shejiná (Presencia Divina), entonces podrás vivir otros 22 años.
Rabí Abraham dio una señal de aceptación moviendo su cabeza y dijo con debilidad: "Si, acepto sobre mí tus palabras, sagrado Rabí".
De inmediato, cuando dijo esto, comenzó a sentir un alivio en su estado y poco a poco se restableció para la sorpresa de quienes observaban. Ahora recaía sobre él cumplir su promesa.
Por cuanto que Rabí Abraham era muy pobre y no tenía dinero para costear el viaje, vendió todos los muebles de su casa y sus pertenencias, y con el dinero emprendió el viaje a Jerusalem. El viaje era muy duro, pero Rabí Abraham sabía que debía cumplir su promesa y rezar todo el tiempo para merecer observar la sagrada Shejiná y seguir viviendo.
Cuando llegó frente al Kotel HaMaaraví, rasgó sus vestiduras, tal como lo indica la ley y luego besó las piedras del Kotel, apoyó su cabeza sobre ellas haciendo una plegaria desde lo más profundo de su corazón. Muchas horas estuvo parado allí, sus labios suplicaban y de sus ojos se desprendían lágrimas. De pronto, alzó sus ojos y vio a la sagrada Shejiná saliendo del Kodesh HaKodashim. La Shejiná se veía con la forma de una mujer encorvada con ropas negras, que caminaba y lloraba por la destrucción del Beit HaMikdash. Rabí Abraham cayó al piso y gritó con voz amarga: ¡Ay, que dolor madre de Tzion, Ay, que dolor verte así! Luego se acostó sobre el piso y se quedó dormido.
En sueños volvió a ver a la Shejiná, que ahora se parecía a una hermosa mujer con ropas distinguidas. La mujer secó sus lágrimas y le dijo a él: "Abraham, hijo mío, consuélate por tu dolor, hay esperanzas, volverán mis hijos a sus fronteras".
Rabí Abraham se despertó, se levantó con alegría y se despidió de las piedras del Kotel con esperanza y fe. Con el corazón feliz regresó a la ciudad de Tzefat, y cuando llegó a lo del Arizal para contarle lo que vivió, se anticipó el Arizal y le describió todo lo que había observado. "Si, así fue, vi todo esto", afirmó Rabí Abraham con su cabeza. Le dijo el Arizal: "Querido hijo, tuvieron el mérito tus ojos de vislumbrar el resplandor de la sagrada Shejiná y esto fue porque tienes el mérito de despertar al pueblo a retornar a Di-s y rezar por la Redención.
¡Por ello, te agregaron en los cielos otros 22 años de vida!
Y así sucedió, luego de esta historia, vivió Rabí Abraham otros 22 años y se despidió de este mundo con buen nombre.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas