Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Revelando la Gueulá en la parshá Nitzavim - La Teshuvá de la Redención

Basado en el Rebe de Lubavitch en su obra Sefer HaSijot 5748 Reé. 
Son conocidas las palabras del Shelá HaKadosh, Rabí Ieshaiahu Horowitz, que son citadas cientos de veces en las enseñanzas del Rebe de Lubavitch sobre que existe una relación profunda entre la parshá de la semana y el momento del año en que es leída. La parshá Nitzavim se lee siempre en el Shabat anterior a Rosh HaShaná y la conexión entre ésta y Rosh HaShaná ya está insinuada en el inicio. Moshe, nuestro maestro, le informa con solemnidad al pueblo de Israel: "Ustedes están parados hoy todos juntos frente a Di-s, vuestro Di-s" (Devarim 29:10). El Santo, Bendito Sea Él, concreta un pacto con el pueblo de Israel sobre el cumplimiento de la Torá y las mitzvot. ¿Cuándo? ¡Hoy!
El Alter Rebe en su obra Likutei Torá al principio de nuestra parshá, explica que la palabra "hoy" se refiere a Rosh HaShaná, este es el "hoy" en el que nosotros y El Santo, Bendito Sea Él, nos encontramos en un pacto renovado, potente y fuerte que no abandonaremos ni dejaremos a Hashem, Di-s de Israel, Su Torá y Sus mitzvot. Di-s en cambio, no nos abandonará a nosotros. Es el "hoy" en el que cada judío acepta el reinado absoluto de Di-s y la obediencia total a Sus palabras.
En esta parshá no solo está escrito sobre Rosh HaShaná, sino también sobre la preparación necesaria para llegar a este gran y sagrado día, el servicio de la Teshuvá, el retorno a Di-s.
Uno de los acrósticos más famosos que forman "Elul" alude al servicio espiritual de la Teshuvá también está mencionado en nuestra parshá: "ומל ה' אלוקיך את לבבך ואת לבב זרעך", "y circuncidará Di-s, tu Di-s, a tu corazón y al corazón de tu descendencia". Esto y más, también sobre la esencia de la Teshuvá, su composición y objetivo, podemos estudiar mucho de los versículos de esta parshá. El Alter Rebe, en su libro Tania, al principio de Igueret HaTeshuvá, demuestra de un versículo de esta parshá: "Y retornarás hasta Di-s, tu Di-s y escucharás Su voz" (Devarim 30:2) que la esencia de la Teshuvá no es el ayuno, la aflicción, o sufrimientos físicos o espirituales, sino la Teshuvá es el retorno a Di-s, el retorno a casa, el regreso deseado del alma del judío hacia Di-s de todo corazón "para servirlo y cuidar sus mitzvot". La persona que retorna debe aceptar en sí mismo "no volver de nuevo al error de rebelarse contra el reinado de Di-s y no transgredir más las órdenes del rey, Di-s libre, tanto los preceptos positivos, como los negativos. Esta es la principal explicación de la palabra "Teshuvá", "volver a Di-s con todo el corazón y con toda el alma".
La facilidad de poder cumplir con la mitzvá de volver y el hecho de que se puede hacer Teshuvá en un instante, también se puede estudiar de un famoso versículo de nuestra parshá: "Pues está mitzvá...no está oculta de ti, y no es distante" (Devarim 30:11), que de acuerdo a las palabras de Najmánides, se refiere exactamente a la mitzvá de Teshuvá.
Se puede afirmar con claridad, que el tema central y primordial de nuestra parshá es...¡Teshuvá!, algo tan bonito y acorde al tiempo en el que nos hallamos, el final del mes de Elul, días de preparación al encuentro del nuevo año.
Pero, ¿qué es la Teshuvá? ¿Qué debe hacer una persona que no cometió una transgresión? ¿Cómo está relacionado todo esto y conduce a la Redención verdadera y completa?
Empecemos por el principio, la Torá del Jasidismo explica que el trabajo espiritual de la Teshuvá también es exigido a la persona considera y llamada "tzadik", justo. También una persona que revisó intensamente sus acciones e realizó un balance espiritual detallado, y no halló ningún pensamiento, habla o acción sobre la que deba arrepentirse y rectificar, ¡de todas formas, tiene la obligación de Teshuvá, retornar!
La palabra "jet" (pecado) no se refiere a una transgresión, la palabra "avón" (delito) no significa obligatoriamente la "ausencia" del cumplimiento de la Torá. ¿Es factible que una persona cumpla todas las mitzvot de la Torá plenamente y aún es un "pecador"? ¿Es factible que un judío sea cuidadoso de las mitzvot simples como de las complejas en un ciento por ciento y aún tiene "delitos"? ¿Cómo puede ser?
El significado original de la raíz de "jet" (pecado en hebreo) es falta, carencia, tal como explica Rashi sobre el pedido de Bat Sheva a el rey David, que si no se apura a coronar a Shlomo como el heredero elegido, entonces, "seremos yo y Shlomo, mi hijo, "jataim" (plural de jet, carentes)", o sea, "carentes e impedidos de la grandeza" (Melajim Alef 1:12 y Rashi). Cuando hablamos de carencias, también un "justo completo", puede hallarlas en sí mismo, pues "pues pude haber hecho, activar y tener más éxito". Incluso sobre las faltas heredadas y genéticas, la Torá del Jasidismo requiere que se haga una Teshuvá completa. La palabra "Avón" (delito) significa distorsión, una desviación de la perfección, no hay persona perfecta en el mundo, cada uno tiene algún defecto espiritual, una falta adquirida, o de nacimiento u otra, sobre la cual hay que trabajar con la condición de rectificarla. Y ahora, al final del mes de Elul, es el momento.
Existe una Teshuvá que llega como consecuencia de una aspiración individual del hombre hacia su perfección espiritual y una relación plena con el Creador del mundo. Esto no es algo malo, como se comprende, pero finalmente, ¿quién es el que busca a la Teshuvá y por qué? ¡Yo, pues yo busco mi interés!
Hay otro tipo de Teshuvá, una Teshuvá redentora, miles de veces más profunda que la mencionada arriba. "Teshuvá HaGueulá", la Teshuvá de la Redención, que simboliza la liberación de mi propio "Yo". Una Redención absoluta del "Iesh" (ser una entidad independiente del Creador) que posibilita al judío servir a Di-s por medio de un "Bitul" (anulación) total. El significado de anulación es, que no tengo deseos personales propio y no tengo una existencia individual propia, mi existencia real es solamente la materialización de la voluntad del Creador. Esta es la Redención del alma de las redes de la existencia human y el camino a la unión total, esencial y eterna con el Creador del mundo.
Esta Redención personal es un modelo maravilloso de lo que sucederá con la llegada de la Redención. La existencia del mundo con todas sus criaturas y componentes, se anulará a la voluntad absoluta del Santo, Bendito Sea Él. El "Elem" (ocultamiento, la razón de porque el mundo es llamado "Olam") desaparecerá, se verá la verdad Divina en cada elemento particular, entenderemos como cada ser viviente se renueva a cada instante solo y únicamente para cumplir la voluntad del Creador, sentiremos en nuestra carne viva cómo "todo lo que creó El Santo, Bendito Sea Él, en Su mundo, no lo creó sino por Su honor" (Pirkei Avot 6:11). La realidad del mundo se liberará de su insoportable "Ieshut", su entidad negadora y separadora de la realidad Divina, cesará de existir como algo anárquico y se fusionará totalmente con la "palabra de Di-s" que otorga vida a ella a cada instante, como define la conocida expresión: "la Divinidad es lo común y la existencia es la novedad", al contrario de un estado de ocultamiento y exilio, donde "la existencia es lo común y la Divinidad es la novedad". Esta es la Teshuvá verdadera y esta es la Redención verdadera.
La enseñanza hacia nosotros, es avanzar e intentar liberarnos de nuestros lazos existenciales anárquicos y no hacer las cosas sólo porque nos sentimos identificados sino, simplemente, pues así Di-s quiere. Anular un poco los deseos de placer materiales y espirituales, y hacer las cosas, con un "Kabalat ol" (aceptación del yugo), compromiso total. ¿Y por qué? Así no más.
Culminamos con una historia que relató el Rebe en un Farbrenguen jasídico: "El Baal Shem Tov estaba una vez amargado. Sus alumnos intentaron alentar su espíritu de diversas formas pero no prosperaron. De pronto, ingresó al lugar un judío simple. Cuando el Baal Shem Tov lo vio, se iluminaron sus ojos, lo invitó a sentarse a su lado y le cortó un trozo de pan. Sus grandes alumnos se sintieron un poco extraños. Ellos se cuestionaban que no tuvieron éxito en alentar el alma de su Rebe y en cambio, un judío simple lo despertó a él, en el momento que ingresó al lugar.
El Baal Shem Tov se dio cuenta de la sorpresa de sus alumnos, envío a este judío a una misión y entonces les explicó: David es un judío muy pobre, pero su alma deseaba un etrog bello y perfecto. En el transcurso del año ahorró centavo por centavo con la condición de poder comprarse el mejor etrog. Cuando llegó a su casa con el etrog, su esposa observó el motivo por el cual su marido ahorró su dinero, tomó el etrog, le rompió su pico y así el etrog quedó inservible para la mitzvá. David no se afligió ni enojó, sino que levantó sus ojos y dijo: "Creador del mundo, parece que no soy apropiado de merecer un etrog de este tipo". Fue una prueba que no existió desde el tiempo de la prueba de la Akedá de Itzjak y por eso me relacioné con él de una forma especial". El Rebe siguió explicando ampliamente la virtud del judío simple, la virtud del Bitul, anulación.

Colabora con la difusión de Mashíaj y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas