Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

La noticia de la llegada del Mashíaj, Pinjas, 24 de Tamuz 5751 - 6 de Julio de 1991

Mientras el Rebe promueve la idea de la inminencia de la Redención, se toma un tiempo en este Farbrenguen para asegurarse de que, aunque ya podemos ver el futuro, todavía tenemos que vivir el presente. El Rebe relató esta historia: Uno de los jasidim del Tzemaj Tzedek deseaba ir a la Tierra Santa. Anhelaba servir a Hashem en la atmósfera de la Santidad de Israel. Consultó con el Tzemaj Tzedek si debía viajar o no a Israel. El Tzemaj Tzedek le respondió así: "haz aquí la Tierra de Israel", es decir, en lugar de viajar a Israel, lleva la Santidad de Israel a dónde estás. Por lo tanto, el Rebe explica que aunque la Redención ocurrirá inmediatamente, tenemos que traer la Santidad a nuestra situación actual en estos momentos finales del exilio.
[Hay un énfasis adicional en todo lo anterior en nuestro tiempo y generación, como se puede ver en la configuración del calendario este año, en el que Rosh Jodesh Menajem Av cae viernes, el sexto día, que es un día que simboliza que, (siguiendo el contenido del primer viernes, con el que la Creación fue completada) "todo está listo para el banquete"[1], para Adam, el primer hombre: Nos encontramos ahora en el sexto milenio (correspondiente al sexto día de la semana) y en él mismo, nos encontramos en el tiempo correspondiente al viernes por la tarde, "la víspera de Shabat después del mediodía"[2] y] todas las señales indican que nos hallamos próximos, realmente, a la Redención. Tal como mi maestro y suegro, el Rebe, lo difundió y pregonó, ya culminamos todo lo necesario para la Redención, incluyendo también el "lustrado de los botones"[3] y concluimos además el "estén listos, todos ustedes"[4]. Esto significa que "todo está preparado para el banquete" y estamos listos para acercarnos a la mesa y comer el banquete del Leviatán y el Shor Habar [el banquete que tendrá lugar cuando llegue el Mashíaj que consiste en un pez enorme, un toro salvaje y un vino añejado desde la Creación], porque "He aquí que éste, (el Mashíaj) viene"[5], ¡de inmediato y enseguida, realmente!

* * *

En letras simples: Estando cerca, realmente, en el instante previo de la Redención, cada judío debe acostumbrarse a esta realidad y ubicarse a sí mismo en un estado y en un sentimiento de Redención, a través de cambiar su día particular en “un día de Redención (particular)” y transformar su lugar particular en “Tierra de Israel”, por medio de que realiza su servicio espiritual con el pensamiento, el habla y la acción, en este instante y en este espacio en la máxima perfección.
Y como consecuencia de la perfección de su tarea espiritual particular (en el pensamiento, el habla y la acción), esto debe expresarse también en su alocución, de la forma del “sorteo que hablaba por sí solo”[6], por cuanto que está compenetrado en su interior de la enseñanza y la tarea espiritual de “haz aquí la Tierra de Israel”[7]. Y esta tarea la realiza con vitalidad interior, hablando con entusiasmo sobre el concepto a otras personas y difundiendo la enseñanza de “haz aquí la Tierra de Israel” a sus familiares, conocidos y más aún a sus alumnos, hasta tal punto que habla de esto, a todos a los que tiene alcance. Y esto sucede porque viene desde su interior, hablando palabras que salen de su corazón e ingresan en el corazón[8] y producen su efecto y más aún, cuando se muestra como un ejemplo vivo de su propio servicio espiritual, logra que también los oyentes se conviertan en parlantes, como “el sorteo que hablaba por sí sólo”.

 (De las charlas del Shabat Parshat Pinjas, Mevarjim HaJodesh Menajem Av, 24 de Tamuz, 5751)

[1] Texto de la Mishná, Pirkei Avot capítulo 3 Mishná 16
[2] Sefer HaMaamarim 5710 página 245. Ver también Igrot Kodesh Rebe Raiatz, tomo 1 página 531. Sefer HaSijot 5750, tomo 1 página 256
[3] Ver charla de Simjá Torá 5689
[4] Ver Igrot Kodesh Rebe Raiatz, tomo 4, página 279. Ver Haiom iom 15 de Tevet
[5] Shir HaShirim 2:8. Shir HaShirim Rabá sobre el versículo
[6] [Cuando la tierra de Israel se dividió entre las 12 tribus, los sorteos que se usaron para determinar la división, hablaron milagrosamente, declarando en voz alta qué territorio pertenecía a cada tribu.
El Rebe también deriva el punto mencionado anteriormente de esta historia: Aparentemente, ¿qué importancia tiene la forma en que se notificó a los judíos los territorios que fueron elegidos en los sorteos? Más bien, esto también nos enseña que incluso las cosas que no parecen ser esenciales, como el servicio Divino en los momentos finales previos a la Redención, deben recibir importancia]
[7] Ver Igrot Kodesh Rebe Raiatz tomo 1 página 485 en adelante
[8] Sefer Haiashar de Rabenu Tam, capítulo 13. Cita en el Shela 69A


Colabora con la difusión de Mashíaj y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen