Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Shemot 5752. Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

1. En el versículo: “Estos son los nombres de los hijos de Israel que vinieron a Egipto”, el Midrash comenta que los nombres de las doce tribus se mencionan en relación con la liberación y Redención del pueblo judío. Esto es aparentemente difícil de entender, porque el versículo menciona el descenso a Egipto y, de manera similar, la narración que sigue menciona el comienzo de la esclavitud de los judíos, aparentemente lo opuesto a la Redención.
Una segunda opinión en el Midrash afirma que los nombres de las doce tribus se mencionan para enfatizar que descendieron a Egipto con los nombres Reuben, Shimon ... y ascendieron después de la Redención con estos mismos nombres. Así, el énfasis está en el mérito del pueblo judío, que a lo largo del exilio egipcio, no cambiaron sus nombres.
Sin embargo, la implicación de estos dos pasajes es que el propósito de
la historia es enfatizar que uno debe apreciar el descenso a Egipto como una fase en la Redención del pueblo judío y, de hecho, en relación con su Redención final. En ese contexto, la obligación de recordar, y revivir, el éxodo de Egipto todos los días sirve como un catalizador para lograr la Redención definitiva.
La relevancia de este concepto se ve reforzada por el siguiente pasaje (de la conclusión del primer tratado de Berajot, citado también en la Hagadá de Pesaj):
Rabí Elazar ben Azariá dijo: "Soy como una persona de setenta años y, sin embargo, no tuve el mérito de comprender la fuente de la Torá sobre la obligación de recordar la salida de Egipto por la noche hasta que Ben Zoma explicó: "Está escrito: "Para que recuerdes el día que saliste de Egipto todos los días de tu vida". "Los días de tu vida", se refiere a recordar la salida de Egipto de día. "Todos los días de tu vida" (el agregado de la palabra "todos") incluye también el recuerdo por las noches. "Nuestros Sabios dicen: ''Los días de tu vida", se refiere a la era actual. "Todos los días de tu vida" (el agregado de la palabra "todos"), incluye el recuerdo de la salida de Egipto también en la Era de la Redención".

Rashi enfatiza que Rabí Elazar ben Azariá no tenía en realidad setenta años en ese momento. Cuando tenía dieciocho años, los sabios nombraron a Rabí Elazar ben Azariá como Nasi (líder) y sacaron a Raban Gamliel de esa posición. Esa noche le brotaron pelos en la barba, de modo que parecía tener setenta años. Al día siguiente, Ben Zoma dio la explicación anterior. A partir de esta narrativa, parece que estos conceptos, el nombramiento de Rabí Elazar ben Azariá a la posición de Nasi y su conversión en “como una persona de setenta años” se relacionan con el concepto de recordar la salida de Egipto todos los días.
Esto requiere una explicación. El éxodo de Egipto "es un gran principio fundamental ... de nuestra Torá y nuestra fe" y representa la apertura del potencial de toda Redención. En ese momento, los judíos fueron designados como "siervos de Di- s y no siervos de siervos". La libertad otorgada en ese momento, continúa en el transcurso del tiempo.
En un sentido espiritual, el éxodo de Egipto representa la liberación del alma Divina de los límites y limitaciones (metzarim en hebreo, como mitzraim que es Egipto) del cuerpo y del alma animal y, en general, de todo el entorno material en el que vivimos.
Esta liberación otorga el potencial para que los hijos de Israel se unan con Di-s a través de la Torá y sus mitzvot. Dado que estos son conceptos fundamentales dentro de la Torá y el judaísmo, estamos obligados a recordar la salida de Egipto todos los días.
En términos de nuestro servicio espiritual, hay tres equivalentes diferentes con respecto a esta obligación:
a) La obligación de recordar la salida de Egipto durante el día, es decir, cada día de la vida de una persona, debe ir más allá de sus límites y limitaciones como se mencionó anteriormente.
b) La obligación de recordar la salida de Egipto en la noche, es decir, llevar a cabo este servicio espiritual durante la "noche" del exilio.
c) La obligación de recordar la salida de Egipto en la Era de la Redención, aunque la Redención Futura superará en nivel a la Redención de Egipto. Será una Redención que no será seguida por un nuevo exilio o ocultamiento de la Divinidad, ya que "eliminaré el espíritu de impureza de la tierra", en contraste con la Redención de Egipto cuando el potencial del mal permaneció en el mundo. Sin embargo, recordaremos el éxodo de Egipto incluso en esa época.
En otras palabras: La salida de Egipto abrió el potencial para todas las Redenciones futuras. Además, si el pueblo judío hubiera merecido, habría procedido directamente de la salida de Egipto a la Redención definitiva. Por lo tanto, los dos, la salida de Egipto y la Redención definitiva son, en esencia, una sola entidad. De hecho, en el pensamiento jasídico, se explica que todo el período de tiempo desde el éxodo hasta la Redención futura se describe como "los días de tu salida de Egipto". Para el éxodo no se completará hasta que se realice la Redención definitiva. Aunque muchos miles de años han pasado desde el éxodo, este es el resultado de factores externos. En consecuencia, "todos los días de tu vida" deben apuntarse a un solo objetivo, "traer la Era de la Redención".
Con base en lo anterior, podemos entender por qué la salida de Egipto será recordada en la Era de la Redención. Como se explicó anteriormente, el éxodo marcó el comienzo del proceso que lleva a la Redención definitiva. Además, el servicio asociado con la salida de Egipto posee una virtud, ya que refleja el poder del pueblo judío para servir a Di-s incluso cuando las fuerzas del mal continúan existiendo. Sin embargo, en la Era de la Redención, el recuerdo de la salida de Egipto será simplemente un factor secundario, porque la Redención definitiva será mucho más completa y más perfecta que la Redención de Egipto.
Por lo tanto, los sabios se suman a las declaraciones de Ben Zoma diciendo que la salida de Egipto será relevante para el servicio espiritual de los judíos, no solo en el momento del exilio, sino también en la perfección definitiva de la Era de la Redención.
La expresión de la Mishná "lehavi iemot HaMashíaj", es traducida como "incluir la Era de la Redención", pero literalmente significa "traer la Era de la Redención". Esto implica que los sabios no estaban simplemente haciendo una declaración que la salida de Egipto será relevante en la Era de la Redención, sino que la Redención se establece como un concepto relevante para los judíos en todo momento: Un judío debe darse cuenta de que "todos tus días" deben dedicarse a un solo objetivo, "traer la Era de la Redención".
Esto implica dos puntos: En primer lugar, uno debe anticiparse a la Redención y experimentar un anticipo de ella en su experiencia contemporánea, es decir, llevar la Era de la Redención a "todos los días de tu vida". En segundo lugar, hacerlo actuará como un catalizador y acelerará la llegada tangible y palpable de la Redención.
Sobre la base de lo anterior, podemos explicar la conexión entre el concepto anterior y el nombramiento de Rabí Elazar ben Azariá al cargo de Nasi. El objetivo de un Nasi es establecer una conexión entre todo el pueblo judío y la Redención definitiva, para dar a los judíos un anticipo de la Redención mientras están en el exilio. Por lo tanto, el día en que Rabí Elazar ben Azariá fue nombrado Nasi, se dedicó a estudiar el concepto de Redención.
Asimismo, también podremos comprender el fenómeno milagroso que ocurrió con respecto a aspecto físico de Rabí Elazar, que en una noche, le creció una barba gris que se asemejaba a la de un sabio de setenta años. Setenta es el lapso normal de la vida de una persona como está escrito: “Los días de nuestras vidas son setenta años”. El número setenta se asocia el refinamiento de toda nuestra composición emocional (nuestras siete fuerzas emocionales multiplicadas por los 10 potenciales del alma). Todas estas cualidades deben ser permeadas por el "ain"(la letra hebrea ain que es el equivalente numérico de setenta, y también significa "ojo") de la Santidad, es decir, lo que haré posible ver la Divinidad. Esto representa un vislumbramiento de la Era de la Redención, porque es en ese tiempo que mereceremos el cumplimiento de la profecía: "Toda la carne verá que es la boca de Di-s la que ha hablado".
Rabí Elazar ben Azariá realizó este servicio en su juventud. A la edad de dieciocho años, ya había refinado sus características emocionales y su relación con el mundo en general. Había experimentado la salida de Egipto por la noche, es decir, incluso antes de la Redención, la había internalizado en su servicio espiritual. Así, de esta manera, estaba preparado para servir como el Nasi.
La naturaleza única de la contribución de Rabí Elazar ben Azariá se puede apreciar en la continuación de la narración de los eventos que tuvieron lugar el día en que fue nombrado Nasi. El Talmud relata que anteriormente Raban Gamliel había impuesto restricciones a los estudiantes que ingresaban a la Casa de Estudio. "A cualquier estudiante cuyo ser interior no era equivalente a su modo de conducta externo se le impedía ingresar". Cuando Rabí Elazar ben Azariá fue nombrado Nasi, el vigilante en la entrada de la Casa de Estudio fue retirado y muchos más estudiantes pudieron ingresar.
En un sentido más profundo: Raban Gamliel reflejó un modo de conducta apropiado para la Era de la Redención, la era en la que "Eliminaré el espíritu de impureza de la tierra". Por lo tanto, impuso restricciones a los estudiantes que podían ingresar a la Casa de Estudio, permitiendo que entren solo aquellos que podrían reflejar ese nivel.
En contraste, Rabí Elazar ben Azariá se asoció con el potencial de "recordar la salida de Egipto por la noche", para permitir que los judíos en la noche del exilio experimenten la Redención. Por lo tanto, permitió que muchos más estudiantes ingresaran a la Casa de Estudio. Aunque su nivel inmediato de refinamiento no era comparable al de la Era de la Redención, confiaba en que, en última instancia, esta experiencia permitiría a estos estudiantes ascender a este nivel.
(El éxito de su enfoque se refleja en el hecho de que, a medida que el tiempo fue pasando, durante todo el período en que Rabí Elazar ben Azariá sirvió como Nasi, Raban Gamliel asistió a la Casa de Estudio. Esto indica que el enfoque de Rabí Elazar ben Azariá obtuvo el apoyo y asistencia de Raban Gamliel)

El Sefer Ietzirá enfatiza que "el comienzo está enclavado en el final y el final en el principio". Por lo tanto, existe una conexión entre la obligación de recordar la salida de Egipto por la noche (y en la Era de la Redención) y el comienzo del tratado de Berajot (Que es el primer tratado del Talmud): “¿Desde qué momento debe recitarse el Shema Israel?”. La recitación del Shema y la aceptación del yugo del Cielo asociado con él son análogos al éxodo de Egipto. Y ambos servicios pueden, y deben, llevarse a cabo "de noche", en la oscuridad del exilio.
Del mismo modo, hay una conexión entre estos conceptos y la conclusión de todo el Talmud:
Quienquiera que estudie las leyes de la Torá todos los días tiene asegurada la vida en el Mundo Venidero tal como está escrito: “Halijot (los modos) del mundo son suyos”. No leas los halijot, sino los halajot (leyes de la Torá)".
La última enseñanza indica cómo a través del estudio de la Torá, uno puede anticipar el nivel del Mundo por venir en el presente.
De manera similar, los conceptos anteriores se relacionan con la conclusión de toda la Mishná : “El Santo, Bendito sea Él, no encontró un recipiente capaz de sostener la bendición para el pueblo judío, excepto la paz como está escrito: "Di-s dotó a su pueblo con fuerza, Di-s bendecirá a su pueblo con paz". Y la máxima concepción de la paz será en la Era de la Redención. Entonces mereceremos la manifestación en un sentido completo del versículo: "Di-s redimirá mi alma en paz".
Las ideas anteriores se relacionan con los conceptos explicados al principio, que el descenso a Egipto pretendía llevar a la salida posterior. Pero, el propósito final del exilio en Egipto y de hecho el propósito de "todos los días de la vida", es "traer la Era de la Redención".
2. Hay una conexión entre los conceptos anteriores y el aniversario de Rambam (Maimónides), el 20 de Tevet, que cayó el viernes este año, víspera de Shabat Shemot. Por lo tanto, tiene una conexión abierta con el servicio espiritual del presente día de Shabat. Nuestros sabios enseñaron: “Quien se esfuerce el viernes, comerá en Shabat”. Esto incluye no solo la preparación de alimentos físicos, sino también de "alimentos" para el servicio espiritual del día de Shabat.
El nombre Rambam es un acrónimo de las palabras hebreas "Rabot Moftai Beeretz Mitzraim" que significan: "Multiplicaré Mis maravillas en la tierra de Egipto", una alusión a las maravillas asociadas con la Redención. Del mismo modo, el servicio espiritual del Rambam consistía en dar a los judíos, en Egipto, en la noche del exilio, un anticipo de la Redención.
En primer lugar, vivió en la tierra de Egipto y fue allí donde compuso su obra magna, el Mishné Torá. Como Rambam explica en la introducción a ese trabajo, el Mishné Torá se compuso debido a las dificultades del exilio, porque los judíos no podían derivar dictámenes halájicos del Talmud (extraer la ley judía) y necesitaban una fuente auxiliar. Sin embargo, el texto que compuso el Rambam dio a los judíos un anticipo de la Era de la Redención. Esto se refleja en el hecho de que incluye leyes que solo serán relevantes en la Era de la Redención cuando se reconstruirá el Beit HaMikdash y en la conclusión del texto de su obra, que se enfoca directamente en la Era de la Redención. 

Así, ya que en el aniversario de un tzadik, "la totalidad de sus obras, enseñanzas y servicio se revela y produce la salvación en las profundidades de la tierra", se deduce que el aniversario de Rambam nos otorga un potencial adicional que es acelerar la Redención.
Lo anterior es particularmente relevante en este momento actual, cuando, utilizando una expresión del Rebe anterior, el pueblo judío ha completado el servicio requerido a ellos e incluso ha “lustrado los botones”. Todo está listo para la Redención y todo lo que falta es que Di-s abra los ojos de los judíos y les permite darse cuenta de que están sentados en la fiesta de la Redención.
De aquí se entiende, que si ya en el descenso a Egipto hace miles de años hallamos la Redención de Israel actual, sumado a la tarea de todos los hijos de Israel en todos los tiempos de atraer la Redención dentro de un estado de exilio y con mucha más razón luego de que hay una cantidad gigante de buenas acciones a lo largo de todas las generaciones, incluyendo a Rabí Elazar ben Azariá en su tiempo, a Rambam en su tiempo y a todos los justos de Israel de cada generación, más la tarea de nuestros Rebes y líderes que son del linaje de la casa de David de la tribu de Iehuda, incluyendo la tarea de la honorable Santidad de mi suegro y maestro, el Rebe (anterior) a lo largo de los 70 años de su vida en este mundo (5640-5710) y con mucha más razón aún en nuestra generación y en nuestro tiempo, luego de que culminamos todo, hay una certeza total en la Torá que con seguridad absoluta se cumple el "todos los días de tu vida son para traer la Redención".
Y simplemente, no necesitamos una interrupción (Di-s libre), entre tu vida en este mundo y la era Mesiánica, como fue con los hijos de Israel en todas las generaciones anteriores a esta. Y de tu vida en este tiempo y en este lugar, sin interrupción en absoluto (también si eres mayor de 70 años y similares), pasas de inmediato con la máxima plenitud, en continuación de tu vida en este mundo, a la era Mesiánica y a la vida eterna que habrá entonces. El siguiente instante puede ser el último instante del exilio y el primer instante de la Redención. Como canalizador de esto, debemos reflejar una actitud de Redención en nuestras vidas, mostrando cómo dentro del exilio podemos experimentar la Redención.
Esto debe incluir un refuerzo de nuestro estudio de las obras del Rambam, de acuerdo con el plan de estudio de tres opciones: Tres capítulos al día, o un capítulo al día del Mishné Torá, o las partes correspondientes del Sefer HaMitzvot. No solo uno debe estudiar estas obras por sí mismo, sino que también debe influenciar a otros para que lo hagan. Del mismo modo, se debe poner énfasis en el estudio de los capítulos finales del Mishné Torá que tratan sobre la Era de la Redención.
Que estos esfuerzos lleven a la era en la que, como dice Rambam en la conclusión de este texto: "La tierra se llenará con el conocimiento de Di-s, tal como las aguas cubran el lecho marino".

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas