Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Bo 5752. Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

1. La lectura de la Torá de esta semana, Parshat Bo, describe cómo el pueblo judío fue liberado de Egipto, como está escrito: "Y en ese mismo día, todos los ejércitos de Di-s salieron de la tierra de Egipto". El potencial para esta liberación fue generado por la orden de Di-s a Moshé, que se menciona al comienzo de la lectura de la Torá, "Ven al faraón".
El Zohar explica que si bien el faraón es el símbolo de la tiranía y la opresión, también hay una dimensión positiva para esta palabra: Faraón viene del hebreo "pería", pues "itfriu veitgalin col nehorim" que significa "es la apertura y revelación de todas las luces". Además, la palabra que el Zohar utiliza para describir "apertura y revelación", "itfriu" tiene la acepción de "salvaje", refiriéndose a una revelación ilimitada que no puede estar contenida, debido a que
en su fuente espiritual, el faraón simboliza un potencial Divino tan elevado, que su expresión en este mundo materializa su poder en un estado de decadencia, pues "lo más alto desciende a lo más bajo".
En un lugar diferente, el Zohar relata que Moshe estaba preocupado y temeroso de acercarse al faraón, porque éste representaba la fuente de todo mal. Por lo tanto, fue necesario que Di-s le dijera a Moshé, "Ven", es decir, "Ven conmigo, te acompañaré". Del mismo modo de acuerdo a la primera fuente del Zohar mencionada al principio, se puede explicar que contemplar la naturaleza esencial del concepto que describe al "faraón" en el área del bien, en la Santidad también arroja miedo y temor a Moshe. ¿Cómo podría él, un humano limitado acercarse a la esencia de Di-s? En consecuencia, necesitaba la tranquilidad de que Di-s lo acompañaría y facilitaría esta fusión de limitación e infinito.
Tal fusión es posible solo por la esencia de Di-s. Sin embargo, dado que la luz (energía que genera la vida) que se irradia desde la esencia de Di-s está conectada con su fuente y la revela, por ello, atrae el potencial de la fusión de los opuestos a todos los niveles, incluso a este mundo físico. Y así, Moshe, tal como él existe, un alma encerrada en un cuerpo, puede recibir la revelación de estos niveles infinitos de Divinidad.
Los conceptos anteriores se pueden entender dentro del contexto del objetivo profundo de la salida de Egipto, que es la entrega de la Torá, tal como está escrito: "Cuando saque a este pueblo de Egipto, servirán a Di-s en esta montaña". La finalidad de la Creación es permitir el cumplimiento del deseo de Di-s de "habitar" en los mundos inferiores. Así como es en el hogar de una persona, que su carácter encuentra expresión sin restricción o inhibición, así será en este mundo, la morada de Di-s, que la Divinidad se revelará sin restricción.
Antes de la entrega de la Torá, había un decreto que impedía que lo espiritual descendiera y se vinculara a lo físico y que lo físico ascendiera y se fusionara a lo espiritual. Cuando Di-s entregó la Torá, anuló este decreto, haciendo posible la revelación de lo espiritual, y de hecho, su propia esencia, el nivel más alto de espiritualidad posible, dentro de este mundo y a la inversa, la transformación de las dimensiones materiales de este mundo en objetos de Santidad. En un sentido más completo, esta fusión de finitud e infinito se revela en la persona física de un judío, en la unión de su cuerpo y alma, porque "Israel y el Santo, bendito sea Él, son todos uno". Dado que esta fusión fue el objetivo final de la salida de Egipto, se reflejó en el mandamiento de Di-s a Moshé, "Ven al Faraón", que sirvió como catalizador para la Redención.
Un concepto similar se expresa desde el principio de la descripción de la Torá sobre la selección de Moshe como libertador por parte de Di-s. Moshe protestó: "No soy un hombre de habla ... Soy de lengua lenta ... no me envíes a mí". Los comentarios explican que el defecto en el habla de Moshe era representativo del estado espiritual del mundo. El habla que es el símbolo de la Sefirá de Maljut, estaba en el exilio y Moshe no podía despertar este potencial. Por lo tanto, sostuvo, que él no era apropiado para llevar a cabo la Redención.
Desde otra perspectiva, en el pensamiento jasídico, se explica que el defecto del habla de Moshe se debía al hecho de que su nivel espiritual, que tenía su origen en el mundo trascendente de Tohu, era demasiado elevado para encerrarse en los confines de nuestro mundo de Tikun; era imposible encerrar las luces dentro de los contenedores. Por lo tanto, le pidió a Di-s que eligiera un agente que fuera capaz de internalizar y transmitir revelación dentro del contexto de nuestro mundo limitado.
Di-s entonces le respondió: "Quien le dio boca al hombre ... Soy Di-s ... Estaré con tu boca y dirigiré lo que digas". La esencia de Di-s posee el potencial de fusionar opuestos como se explicó anteriormente. Por lo tanto, aunque Moshé tal como existe dentro de su propio contexto individual no puede despertar el potencial del habla, de todas formas, "Estaré con tu boca", la influencia de Di-s genera el potencial para que las revelaciones trascendentes de Tohu (sin límites ni restricciones) se revelen dentro del contexto de finitud de nuestro mundo. Por lo tanto, el reclamo de Moshé puede entenderse como una intención de lograr la fusión de finitud e infinito asociada con la entrega de la Torá.
En este contexto, podemos apreciar la prevención de Moshe antes de su confrontación con el faraón, "la fuente de la revelación de todas las luces". Desde su propia perspectiva, Moshe no podía interiorizar y transmitir una revelación trascendente en el contexto de este mundo, y tal transmisión era necesaria para la Redención de Egipto. Por lo tanto, necesitaba que Di-s "viniera con él" y que revelara el potencial esencial para fusionar los opuestos. Tal revelación, a su vez, hace posible la revelación de cómo nuestro mundo material, y más particularmente, el cuerpo físico de un judío, puede ser un lugar de residencia para Di-s.
La fusión de finitud e infinito experimentada por Moshe se convirtió en una fuente de influencia que llevó a una fusión similar que luego vivió el pueblo judío en la entrega de la Torá. Esto se enfatiza en las declaraciones de Di-s: "Ustedes serán para Mí un reino de sacerdotes y una nación santa", es decir, aún cuando los judíos existen en el contexto de este mundo físico, será santos.
Además, nuestros sabios enseñan que la expresión "reino de los sacerdotes" se relaciona con el nivel de Cohen Gadol, la máxima autoridad espiritual del servicio Divino. Un Cohen Gadol tenía que estar físicamente sano sin defectos y ser rico. Esto indica el potencial para que el pueblo judío alcance el bienestar y la prosperidad en términos materiales y aún siga siendo uno con Di-s, manteniendo su fusión. La máxima expresión de esta fusión será en la Era de la Resurrección, cuando todas las almas del pueblo judío quedarán insertadas en sus cuerpos. De hecho, en ese momento, el alma obtendrá su nutrición del cuerpo.
Con base en lo anterior, podemos entender por qué la Torá pone tanto énfasis en que el pueblo judío "tome prestados" de los egipcios los "utensilios de oro, utensilios de plata y prendas de vestir", y por qué Di-s realizó un milagro especial y concedió a los judío gracia y simpatía a los ojos de los egipcios. En una primera mirada, en lugar de quedarse un momento adicional en el exilio, deberían haberse ido de inmediato. Sin embargo, dado que la intención de la Creación es el establecimiento de una vivienda para Di-s en los mundos inferiores, la concepción más completa de esto se produce cuando la vivienda se establece dentro del contexto físico de estos mundos. Y esto viene, no a través de romper el orden de la existencia natural: tomar la riqueza en contra de la voluntad de los egipcios, sino más bien, a través de su transformación, que los egipcios den su riqueza a los judíos voluntariamente.
Sin embargo, la Redención de Egipto no representó una transformación completa de la naturaleza material del mundo. Por esta razón, era necesario que los judíos "huyeran" de Egipto.  En contraste, antes de la última Redención, nuestro entorno material está refinado y por lo tanto, "no saldrán con prisa ni huirán". Ya que "haré que el espíritu de impureza se erradique de la tierra", los judíos abordarán la Redención con entusiasmo, pero no serán presionados por las limitaciones de este mundo. En cambio, a partir de un estado de prosperidad experimentado en el contexto de este mundo, procederán al máximo bienestar y la vida eterna de la Era de la Redención.
2. Los conceptos anteriores son relevantes a la conmemoración del aniversario del Rebe anterior en Iud Shevat en la próxima semana. Pues, el Rebe anterior es el Moshe de nuestra generación y nuestra generación, es "la última generación del exilio y la primera generación de la Redención", que es una reencarnación de la generación del éxodo.
Además, en nuestra generación, hemos visto un gran aumento en los esfuerzos para transformar el entorno material del mundo. Esto se refleja en el trabajo de difusión de las fuentes del Judaísmo y Jasidismo, la impresión de muchos textos sagrados judíos y la difusión a las naciones del mundo de la observancia de las siete leyes universales ordenadas a Noaj y sus descendientes.
Y esto ha tenido un efecto en el mundo en general. Las naciones del mundo están brindando apoyo a los judíos y ayudando a observar la Torá y sus mitzvot. Incluso Rusia, que durante años oprimió al pueblo judío e impidió su emigración, ahora les permite a los judíos conducir sus vidas como lo deseen. Además, no solo están permitiendo que los judíos emigren, sino que también les están ayudando a hacerlo.
Se habló muchas veces de esto, ya se vencieron todas las fechas y ya se culminó todo, la Gueulá tendría que haber sucedido ya hace un tiempo y por motivos que no se entienden en absoluto, aún el Mashíaj no vino. De aquí entendemos, que a pesar de todo, la Gueulá tiene que venir realmente de inmediato y como el mundo suele expresarlo: Ahora es el "di ejste zait" “momento cumbre” de la Gueulá verdadera y completa...”. Espiritualmente ya existe la Gueulá en plenitud, los ojos espirituales de los Bnei Israel pueden ver la Gueulá, ahora tiene que haber una apertura de los ojos físicos, para que ellos también vean la Gueulá abiertamente hoy mismo.

Estamos en el apogeo de la historia judía, el momento más apropiado para que llegue la Redención. Y la llegada de la Redención se acelerará aún más con la conmemoración de Iud Shevat (aniversario del Rebe anterior y a su vez, la asunción al liderazgo del Rebe actual), mediante la celebración de Farbrenguens (reuniones jasídicas) en relación con esta fecha, estudiando de las enseñanzas del Rebe anterior y dedicándose a las actividades que estableció. Y esto acelerará el cumplimiento de la profecía "Los que yacen en el polvo se levantarán y cantarán", momento en el que saldremos del exilio y nos dirigiremos a Eretz Israel, a Jerusalem y al Tercer Beit HaMikdash.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Visitas