Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

Dvar Maljut - Mishpatim 5752. Los mensajes semanales del Rebe de Lubavitch sobre la inminente llegada del Mashíaj

Los titulares de los diarios norteamericanos de los últimos días de enero de 1992 (Shevat 5752) informaban al mundo que el Presidente de los EEUU anunciaba la intención de reducir los presupuestos de armamentos de guerra en favor de recursos más pacíficos, como la agricultura y unos días después, lo mismo se declaraba en Nueva York, en la reunión de los principales líderes mundiales.
Poco después, en una charla pública, el Rebe declaraba que esta noticia significaba un anticipo tangible de la profecía de Ieshaiahu: “Transformarán sus espadas en arados, y sus lanzas en hoces; una nación no levantará espada contra otra nación, ni aprenderán más la guerra" y este es verdadero motivo por el que en los últimos tiempos se percibe en las personas una aspiración de concluir y acabar con las guerras en el mundo y comenzar una nueva etapa regida por la justicia y la rectitud, la paz y la unidad, no es algo dictado por lo racional (Mishpatim), pues en todas las generaciones previas también era racional que hubieran existido todos estos deseos,sino la razón del cambio de mentalidad es fundamentalmente porque nos acercamos al tiempo que anuncia la Torá (supra-racional): “Convertirán sus espadas en arados”.
La decisión y el anuncio de los líderes mundiales sobre el desarme y la destrucción de armamento es el comienzo del cumplimiento de la profecía del
libro de Ieshaiahu (Isaías): "Y se convertirán sus espadas en arados". Este anuncio de los líderes mundiales es consecuencia por un lado de la profecía del Rebe anterior sobre que se terminó y completó nuestro trabajo espiritual de toda nuestra historia y estamos preparados para recibir al Mashiaj. Por otro lado es consecuencia de la resolución actual de los sabios de la Torá que enuncia que ha llegado el tiempo de la Redención." Solo depende de nosotros, de nuestras buenas decisiones, de amar al prójimo como tiene que ser, y de darnos cuenta de una buena vez que el Mashiaj está listo para revelarse. Finalmente desarmaremos nosotros el exilio y la oscuridad del mundo.
Aquí, ante nuestros propios ojos, en la ciudad donde vivió el líder judío de la generación sus últimos diez años en este mundo, las principales potencias están proclamando su deseo de establecer un nuevo orden mundial para la humanidad de justicia y paz.
La humanidad aprendió su primera lección sobre los ideales de justicia y paz cuando Di-s reveló Su Ley al pueblo de Israel en el Monte Sinaí. Por lo tanto, no es una mera coincidencia que la reciente reunión portentosa de líderes mundiales tuvo lugar en el momento en que las congregaciones judías de todo el mundo leyeron el pasaje semanal de la Torá conocido como Mishpatim. Esto comienza con las palabras: "Y estas son las leyes que tú (Moshe Rabenu) se pondrán ante ellos". Al analizar las palabras iniciales (hebreas) de este pasaje, los sabios explican: Incluso las leyes que regulan la conducta interpersonal (que el entendimiento humano capta y además dicta), deben ser observadas, tanto por judíos como por gentiles, no en virtud de cualquier imperativo social o intelectual transitorio, sino en virtud de su origen Divino.
Debemos comenzar a vivir nuestra vida cotidiana en el espíritu armonioso y fraternal de la inminente Redención, que no solo nos dará un anticipo de la Redención, sino que acelerará su venida.
El Baal Shem Tov enseñó que todo lo que una persona ve o escucha debe proporcionarle una lección en su servicio a Di-s. Por lo tanto, al tratar de comprender cualquier evento que tenga lugar en el mundo en general, debemos sensibilizar nuestra percepción: mirar más allá de las evidentes causas socio-económicas de ese evento y apreciar su mensaje espiritual.
En este contexto, los eventos de la semana pasada adquieren un significado único. En su discurso anual a su pueblo, el presidente de la nación más poderosa del mundo anunció importantes recortes en el gasto militar con la intención de que los recursos ahorrados se destinen a la agricultura y a las mejoras sociales.
Directamente después, se reunió con los líderes de otras potencias mundiales, incluido con el líder del país que hasta hace poco había liderado un bloque opositor de naciones (Rusia) y éstos se sumaron a este impulso al desarme, proclamando su deseo de establecer un nuevo orden mundial de justicia y paz.
Estos esfuerzos son el inicio del cumplimiento de la profecía: "Y transformarán sus espadas en arados ... una nación no levantará espada contra otra nación, ni aprenderán más la guerra". Porque de "espadas" que representan a los armamentos, estas naciones acordaron hacer "maquinaria de arado", herramientas que cultivarán la tierra y alimentarán a los millones de hambrientos del mundo.
En sus comentarios sobre el versículo anteriormente mencionado, nuestros sabios enfatizan que el progreso de las naciones hacia la paz será motivado por el Mashíaj. Él “juzgará entre las naciones y reprenderá a muchos pueblos”, y esto les proporcionará el ímpetu para resolver sus diferencias.
En armonía con este motivo, se puede explicar que la tendencia anterior hacia el desarme y la unidad que estamos presenciando, resulta del mayor deseo por la venida de la Redención que se ha expresado en los últimos años. Los rabinos han emitido un Psak Din (sentencia o resolución), dictaminando que el Mashíaj debe venir. La atención de los judíos, y de la humanidad en general, se ha centrado en la inminencia de la Redención y el tema se ha destacado en los informes de los medios de comunicación. Este proceso ha efectuado cambios en el mundo en general, produciendo un desarrollo de hechos que anticipan la paz y la armonía que impregnarán al mundo en la Era de la Redención.
Sin embargo, cuando abrimos los ojos y vemos tantos signos de la Redención, no podemos evitar preguntarnos: ¿Por qué no ha llegado realmente la Redención? Estamos en el pináculo de la historia judía, el momento más apropiado para la venida de Mashíaj y aún no ha llegado. ¡Ad Matai! ¿Cuánto tiempo más debemos esperar en el exilio?
El patrón de eventos en el mundo en general no solo nos da un anticipo de la Redención, también demuestra la naturaleza de las actividades necesarias para acelerar su llegada. La unidad, la cooperación y el intercambio adoptados por las potencias mundiales reflejan los avances que son fundamentalmente necesarios en la preparación del mundo para la Redención.
Nuestros Sabios enseñan que Di-s creó el mundo para tener tener una morada en los planos inferiores, en lo más bajo de la existencia y en cada uno de nosotros. Este ideal se realizará en la Era de la Redención. ¿Cuál es la esencia de este concepto? - Así como, en su propio hogar, un ser humano expresa su personalidad sin restricción o inhibición, así será en este mundo, la morada de Di-s, un lugar donde la Divinidad se revelará sin restricción.
Para lograr esta revelación, la unidad es necesaria. Vemos un precedente para esto en la historia judía. Cuando los judíos se acercaron al Monte Sinaí para recibir la Torá, acamparon "como un solo hombre, con un solo corazón". Esta unidad creó el clima espiritual necesario para la entrega de la Torá. Del mismo modo, para merecer las revelaciones de la Redención, un macrocosmos de las revelaciones que acompañaron a la entrega de la Torá, debemos estar juntos en unidad.
Esta unidad debe expresarse, no solo en el nivel del sentimiento, sino también a través de actos concretos dentro del contexto de nuestra vida cotidiana. Esto está implícito en la declaración de nuestros sabios: “Grande e las tzedaká, porque acerca la Redención”. Compartir con nuestros semejantes y buscar su bienestar material refleja cómo los lazos de unidad que compartimos impregnan cada dimensión de nuestra existencia.
Estos esfuerzos también deben ir acompañados de "caridad espiritual", compartir el conocimiento. Este aumento de conocimiento anunciará la venida de la era en que "un hombre ya no enseñará a otro, ... porque todos me conocerán".
Este énfasis en los actos de bondad y tzedaká debe comunicarse a los demás, tanto a los judíos como a los gentiles. Y como se desprende de la decisión de las potencias mundiales de "convertir sus espadas en arados", el clima en el mundo en general está maduro para que estas ideas sean aceptadas e implementadas.
En la Era de la Redención: "No habrá hambre ni guerra, ni envidia ni competencia, porque las cosas buenas fluirán en abundancia...La ocupación de todo el mundo será únicamente para conocer a Di-s".
En estos días, que son los momentos previos al advenimiento de esa era, tenemos el potencial de anticiparnos a este nuevo y próximo orden mundial, y de vivir nuestras vidas actualmente en el espíritu de la Redención. Podemos reflejar la unidad entre las personas que caracterizará a la era del Mashíaj, en nuestra conducta actual. Y estos esfuerzos acelerarán la llegada de esa era, cuando la unidad de Di-s que abarca todo, impregne y penetre la totalidad de la existencia.
En la parshá Mishpatim, hay una alusión a la conclusión del exilio y el comienzo de la Redención. En otras palabras, la parshá Mishpatim se ocupa principalmente de las leyes que rigen las relaciones sociales y comerciales entre diferentes individuos. En la Mishná, estas leyes están incluidas en el orden de Nezikin (daños).
Nuestros sabios explican que "todo el orden de Nezikin es un solo tratado". En particular, esto se aplica a los tres tratados, Baba Kama, Baba Metzia y Baba Batra, que forman un solo continuo. Ahí radica una conexión con los conceptos de exilio y Redención. En general, el concepto de Nezikin, "daños", se refiere al exilio y, en particular, los tres tratados mencionados anteriormente se refieren a los tres períodos de exilio soportados por los judíos, el exilio egipcio, el exilio después de la destrucción del Primer Beit HaMikdash y el exilio actual que comenzó después de la destrucción del Segundo Beit HaMikdash.
Al comparar estos tres tratados, se hace evidente una marcada diferencia. Baba Kama y Baba Metzia comienzan con factores negativos, las cuatro fuentes de daños y una disputa sobre un artículo perdido. Baba Batra, por el contrario, comienza con una descripción de los socios que voluntariamente desean minimizar el daño que uno podría causar al otro.
Del mismo modo, la conclusión del tratado de Baba Batra se centra en un aumento de la sabiduría que alude al aumento final de la sabiduría que acompañará a la Era de la Redención. Y este aumento de la sabiduría anulará a su vez todas las influencias indeseables en el mundo.
Difundir la paz y la unidad sirve como un catalizador para la Redención. Esto también se refleja en la parshá Mishpatim, porque el propósito de las leyes incluidas en la categoría de Mishpatim es aumentar la paz. En un contexto similar, nuestros sabios relatan que Tzión será reconstruida a través del Mishpat (ley-juicio) como está escrito, “Tzión será redimida con Mishpat y los que retornan a ella con tzedaká". Significativamente, encontramos un énfasis en los actos de bondad en la parshá Mishpatim que menciona la mitzvá de ofrecer préstamos gratuitos.
Y el tratado Baba Batra asocia esto con la Redención, declarando que "Grande es la caridad porque acerca a la Redención".
Hay una alusión a estos conceptos en los días actuales del mes, comenzando con el jueves pasado, que fue el día veinticinco del mes, número que está asociado con la Bendición de los Cohanim que comienza con la palabra hebrea כה "Co" (Así) cuyo valor numérico es 25: "Así bendecirás a los hijos de Israel”. Como lo mencionan nuestros sabios, esta bendición debe recitarse con sentimientos de amor por cada miembro del pueblo judío. Esta bendición contiene todas las bendiciones requeridas por el pueblo judío de manera perfecta, incluida la bendición máxima, la bendición de la Redención.
Luego llegamos al día veintiséis del mes, un número que el es equivalente al nombre de Di-s de cuatro letras. Esto se relaciona con el servicio de “Coloqué a Di-s frente a mí en todo momento”. Y este servicio acelerará la venida de la Redención y la revelación de la Divinidad en todo el mundo. (Esta revelación también está relacionada con la recitación del Nombre de Di-s en la Bendición de los Cohanim en el Beit HaMikdash).
Y esto lleva a la fecha actual, el día veintisiete de Shevat numéricamente equivalente a la palabra hebrea que זך zaj que significa "puro" y alude al aceite puro con el que se enciende la menorá en el Beit HaMikdash.
Este Shabat es también el Shabat en el cual el mes de Adar es bendecido. Esta bendición está asociada con Rosh Jodesh, la renovación de la luna. La renovación de la luna después de su ocultamiento se usa como una analogía de la Redención y la renovación completa del pueblo judío "que se renovará en el futuro como se renueva la luna". Esto es particularmente cierto en relación con el mes de Adar cuyo "mazal" (fuente de influencia) es saludable.
Nuestros sabios asocian el mes de Adar con "juntar a una Redención (la Redención de Purim) con otra Redención (la Redención de Pesaj)". Tenemos el mérito de vivir la Redención definitiva de inmediato, con todos los significados de la palabra "inmediato" miad (מיד) en hebreo tal como se explicó en ocasiones anteriores, que esta palabra se refiere a los tres líderes judíos asociados con la Redención: Moshe, Israel (el Baal Shem Tov) y David Malka Meshija, (David, el rey ungido, o sea el Mashíaj). Y lo más importante, podemos merecer el significado simple de la palabra miad, que la Redención se produzca de inmediato sin demora.

Colabora con nuestra web y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen

Visitas