Viene Mashíaj - La única web en español sobre la llegada del Mashiaj. El objetivo de la vida, hacer de este mundo una morada para Di-s. La llegada del Mashiaj es uno de los 13 principios de fe del pueblo judío. El Rebe de Lubavitch ha anunciado lo inminente de este fenómeno y está en nuestras manos lograrlo. ¿Como? Estudiando sobre el Mashiaj y la Gueulá. Creada y editada por Centro Leoded - Jabad Argentina
יחי אדוננו מורנו ורבינו מלך המשיח לעולם ועד
_________________________________________________________

¿Cómo definir el día Guimel Tamuz? - El mundo está totalmente listo para la llegada del Mashíaj

Traducción y adaptación de un artículo deRabí Jaim Levi Itzjak Z"L Guinsburg.

El mashpía Reb Mendel Futerfas contó la siguiente historia: El jasid Reb Zeev Wolf de Zhitomir fue uno de los grandes discípulos del Baal Shem Tov. En su lecho de muerte, Reb Zev Wolf llamó a su alumno, Reb Shneor de Pastov, diciendo sus últimas palabras: "Mi hijo", comenzó Reb Zeev Wolf, "hay momentos difíciles en el futuro para el pueblo judío, la era de los talones del Mashíaj. Judíos que se afeitan la barba con un aparato de afeitar, "cabezas" de la comunidad que buscan el honor de subir a la Torá o Maftir en la sinagoga. Aún así, jasidim de 80 o 90 años, con décadas de Avodat Hashem [servicio Divino] seguirán poniendo monedas en pushke (alcancía) antes de las oraciones,
rogando a Di-s para fortalecer la fe simple en nuestros sabios y tzadikim y como nosotros, aquellos judíos todavía estarán en busca de sus almas para determinar si su fe es auténtica...". "Entonces Rebe, ¿Qué puedo hacer yo?", preguntó el discípulo. "Mi consejo es que le diga a los demás lo que le dije", dijo Reb Zeev Wolf. "Esto hará que sea más fácil para ellos aferrarse a su fe en tiempos turbulentos".
A Reb Mendel siempre le llamaba la atención que Reb Zeev Wolf tenía preocupación no acerca de la fe en Di-s, sino en la simple fe en los sabios y tzadikim. La Torá es llamada la Torá de Moshé, "la Torá que Moshé nos ordenó" y "Recuerda la Torá de Moshe, mi siervo", aunque, obviamente, la Torá es de Di-s. Debido a que el elemento más importante del servicio Divino, la base sobre la cual se construye todo lo demás, es la fe absoluta en "Moshe, mi siervo", sólo cuando un judío tiene 100% de fe en Moshé, o sea cuando está completamente conectado con el Rebe, él puede tener completa fe en Di-s. Si, Di-s no lo quiera, la fe en el Rebe está incompleta, su fe en Di-s también no es verdad. Cuando nos acercamos a Guimel Tamuz, una vez más nos enfrentamos a la pregunta crucial: ¿Cómo debemos abordar este día santo?
Obviamente nuestro ferviente deseo es que el Rebe Melej HaMashíaj se revele allí y él responderá a todas nuestras preguntas. Pero si, Di-s no lo quiera, Mashiaj, se toma unos momentos, también tenemos que ser conscientes de lo que el Rebe quiere que hagamos en esta situación. Por lo tanto es necesario repetir algunas ideas básicas que deberían ser obvias para todos.
El hecho de que el Rebe Jai veKaiam [vive y perdura] en el sentido literal, en un cuerpo físico, en el plano material en el mundo, se basa en todo lo que alguna vez nos han enseñado. "Cualquier otra alternativa es simplemente imposible". De acuerdo con el jasidismo, no puede haber una situación en la que no hay Rebe, Di-s libre. El concepto en sí, desaparece ante la realidad y contradice el plan Divino en la creación del mundo. La "evidencia" es muy simple, cualquier jasid lo sabía y lo aceptaba como un hecho hasta Guimel Tamuz. En cada publicación de sus obras, se presenta como una verdad indiscutible, incuestionable. El hecho de que el Rebe es el Melej HaMashíaj no dependía de la interpretación individual o discusión, era algo aceptado, por supuesto, después de haber sido educado con estos conocimientos. Como se explica en varios lugares, Likutei Sijot (Vol. 26, página 7, por ejemplo), en cada generación es necesario contar con un Nasí (líder) con el alma de Moshé Rabenu que invistió en un cuerpo físico. Este Nasí es el canal a través del cual fluye toda la vitalidad Divina para el pueblo judío y para el mundo en general. Esta es la forma en que siempre ha sido y siempre será de acuerdo con la Torá hasta el final de los tiempos. Este sistema no está sujeto a cambios. El Jasidut explica además (ver la sijá de Shabat Parshat Tzav 5751) que la razón por la que un cuerpo físico es necesario, es que las obras del Rebe son "un intermediario que conecta" entre Di-s y el mundo - "me encuentro entre Hashem y ustedes". Para transmitir vitalidad Divina y sostener la Creación, primero tiene que investirse con el cuerpo del Nasí. El Rebe está completamente anulado a Di-s; toda su vida es la Divinidad. En otras palabras, el Rebe "combina" la Divinidad con el mundo físico, lo que permite el flujo de vitalidad Divina penetre en los niveles inferiores. El mismo principio es cierto en un microcosmos en el alma Divina de cada judío. Del mismo modo, el cerebro es el mediador entre el alma espiritual y el cuerpo físico y el alma necesita investirse primero en el cerebro para animar los distintos miembros; por lo que el Nasí de la generación es el canal o intermediario entre la energía Divina que sostiene la creación y el mundo físico. Y del mismo modo que es imposible que una persona pueda vivir sin cabeza, también es imposible que exista un mundo sin un Nasí en un cuerpo físico.
Este principio es la base subyacente sobre la cual se creó el mundo. Si no podemos entender nuestra situación actual, el problema está sólo en nuestra capacidad para explicarlo. Pero la falta de entendimiento de nuestra parte no cambia en modo alguno el hecho de que el Rebe Jai VeKaiam (vive y perdura) en el sentido literal. De hecho, ninguno de nosotros podría haber predicho nuestra experiencia de Guimel Tamuz. Pero, como se ha explicado, lo que nuestros ojos físicos perciben no está en contradicción con la Torá y no significa que la base misma de nuestra vida debe ser descuidada, Di-s libre.
Según la ley de la Torá, si un sabio determina una halajá (ley) antes de que surja una situación determinada, estamos obligados a aceptarla. Por el contrario, si sólo se determina la halajá después que la situación se ha presentado, no podemos aceptar su decisión, incluso si él afirma haberla escuchado de una autoridad de confianza. La razón de esto es, que en asuntos de la Torá y la halajá, es necesaria la objetividad absoluta. Las halajot no puede ser decididas por la fuerza y no están sujetas al voto popular.
Una vez que la halajá se determinó, no se puede cambiar y todo lo que sucede después es irrelevante. Sin exagerar, escuchamos al Rebe hablando de miles de veces que la Torá es "la Torá de la verdad" y "la Torá de la vida", para orientar nuestra existencia diaria. Las leyes de la Torá determinan lo que es la vida y establecen la verdadera realidad. La Torá no cambia ni se adapta a las variables de tiempo o espacio. Sólo la Torá puede determinar la realidad.
En general, la Torá no se contradice con lo que nuestros ojos perciben como evidencia física. En su lugar, nos dice qué hacer en determinadas situaciones, da fuerza al mundo y refuerza la realidad. El Rebe explicó que a lo que percibimos como realidad es sólo debido a la fuerza que la Torá da al respecto. Como nuestros sabios preguntaron: "¿Cómo sabemos que la nieve es blanca? El hecho de que la Torá declara "que sus pecados serán tan blancos como la nieve", aunque la nieve pareciera ser de cualquier otro color, aún sostendríamos que en realidad es blanca.
Otro ejemplo son las órbitas planetarias. La Torá dice que el sol gira alrededor de la tierra y no al revés. Sin tener en cuenta por un momento el Principio de Heisenberg de improbabilidad y numerosas explicaciones del Rebe acerca de la ciencia moderna que terminan validando la Torá, podría alguien pensar seriamente que podría distorsionar la Torá, Di-s no lo permita, para que sea más "moderna"?
Hay muchos otros ejemplos de lo que la Torá establece como realidad y que parecen contradecir el conocimiento o sentido común. ¿Un judío que cree simplemente ignora lo que la Torá nos dice? Obviamente no. El desafío para el judío es descubrir lo que la Torá dice en realidad. Una vez que esto se hace de una manera totalmente objetiva, aun cuando todos los reyes de Oriente y de Occidente sostienen lo contrario, nuestra única respuesta es la declaración de nuestros Sabios: "Es preferible que Shlomo [el rey Salomón] y mil como él se hayan perdido, en lugar de cancelar una sola letra de la Torá!". 
El mismo principio se aplica a la cuestión que nos ocupa. Antes de Guimel Tamuz, un jasid de Jabad sostenía sin dudas, que de acuerdo a la Torá, no puede haber histalkut ["desaparición física]. ¿Qué pasó entonces? ¿Hay que cambiar lo que la Torá dice sólo por qué de repente es impopular? Cualquier persona cree que estaría siguiendo su propia teología, en lugar de Hashem. El Rebe lo dijo en 1950: "El Rebe (anterior) lo predijo todo", cuánto más se aplica hoy en día! Hasta el más tonto no puede pensar seriamente que el Rebe no anticipó Guimel Tamuz, que fue una sorpresa para el Rebe o en contra de su voluntad. ¿Cómo puede alguien pensar que el Nasi HaDor (líder de la generación) deja de decirnos qué se espera de nosotros después del 27 de Adar y el 3 Guimel Tamuz?
Cualquier persona responsable en una posición de liderazgo prevé el futuro, en mayor medida un líder de Israel y profeta, Nasi HaDor y Melej HaMashíaj. El Rebe sabía exactamente lo que iba a pasar y lo predijo. ¿Qué hizo exactamente el Rebe? Él nos dijo que lo relacionado con la redención final, un "nuevo período" se inició el 22 de Shevat de 5748 (1988) y requeriría más avodá y esfuerzo personal, por nuestra parte. Todos los tipos anteriores de avodá han sido completados y lo único que queda por hacer es conducir a la revelación del Mashíaj en la realidad. En este nuevo período no podíamos depender del Nasi HaDor, sino tendríamos que trabajar de forma independiente. Por otra parte, el Rebe hizo hincapié en que esta sería la responsabilidad de cada uno de nosotros. A partir de ese momento en adelante, el "estilo" del Rebe cambió dramáticamente. Los maamarim disminuyeron gradualmente en frecuencia y finalmente cesaron. Las sijot fueron más cortas y concisas. El Rebe finalizó casi por completo de explicar a Rashi, Maimónides, Pirkei Avot y otros. Al mismo tiempo, el Rebe comenzó a hablar sin parar sobre la redención inminente. El Rebe dijo innumerables veces que el servicio de "elevar las chispas está terminado", los botones ya están pulidos", y que el Mashíaj sería revelado en cualquier momento. El Rebe dice explícitamente que el Mashíaj ya está presente y que influyen en el mundo y declaró que "el momento de vuestra Redención ha llegado". El servicio restante sólo es recibir Mashíaj Tzidkenu, no dejando de cumplir su misión de acercar a los judíos del exilio hacia su identidad. Paréntesis de apertura, toda la discusión acerca de si o no dar a conocer la identidad del Mashíaj es superfluo. Simplemente no tiene sentido quedarse citando Sijot y Cartas Sagradas antes de su primer derrame cerebral el 27 de Adar. Antes de Guimel Tamuz, todos hablaban acerca del Rebe como Mashíaj y nadie se escandalizaba. La bandera "Ieji Adoneinu Moreinu VeRabeinu Melej HaMashíaj Leolam vaed" aparecía cada semana en la portada las publicaciones de Jabad. En cada publicación "oficial" el Rebe de Jabad era publicitado como el Mashíaj, aclarando el concepto e instando al mundo a aceptar su soberanía. Permítanme citar el artículo especial de la primera página número 318 de Sijat HaShavúa: "No hace falta mucha imaginación para concluir que es [la persona] quien será finalmente revelada como el Redentor de Israel. Cuando también se toma en cuenta al Rebe como la persona ... es muy claro que este tzadik no es otro que el que pronto se revelará como el Mashíaj. Los jasidim de Jabad lo sabían desde el principio, aunque se evitaba que se declarara abiertamente. Ahora nos encontramos en el clímax [de un proceso histórico] que, paradójicamente, parece ser el punto más bajo. Sin duda, es un momento difícil, una prueba, después de lo cual vendrá la gran luz de la redención. Ten fe y seremos meritorios a lo que va a suceder". Otra sección de la última página de la misma edición, bajo el título "La vida judía", describe al Rebe, sentado en el balcón de 770, "después de las oraciones en días laborables y en Shabat, ante miles de personas hacinadas en el 770 . Los ojos santos del Rebe son penetrantes, está serio y extremadamente atento. El Rebe observa la multitud, considerando a cada persona individualmente. Cuando la canción "Ieji Adoneinu Moreinu veRabeinu Melej HaMashíaj Leolam vaed" estalla, el Rebe asiente con la cabeza y dirige el canto, alentador y estimulante". El número de Sijat HaShavúa de la siguiente semana, 319, contiene lo siguiente: "Es verdad, no es fácil aferrarse a una creencia que parece desafiar la realidad. Las personas preguntan ... tan duro, sin embargo, tu sabes que la única respuesta está en el ámbito de la fe. Debido a que todo el concepto del Mashíaj está por encima de la naturaleza, en contradicción con la realidad del mundo y de hecho, en contra de la lógica". "Es una prueba de fe, en función del grado en que una persona se ve afectada por lo que parece ser la realidad física y lo mucho que está dispuesto a confiar en la fe, lo sobrenatural, las bases son la Torá y las palabras de nuestros tzadikim. "Y sin embargo, decenas de miles de jasidim del Rebe están pasando por esta difícil prueba y con enorme sacrificio". Sólo después de Guimel Tamuz algunas personas luchan por encontrar "otras explicaciones" por lo que siempre había sido absolutamente claro. Pero está claro que no se les dio estas nuevas "interpretaciones" a Moshe en el Sinaí! Y todo aquel que sostiene que el Rebe nos engañó deliberadamente, Di-s libre, por un período tan largo, ciertamente no es el tipo de persona a determinar lo que es permitido y lo que está prohibido de acuerdo a la Torá. Hay varios componentes a la "nueva etapa" que se inició el 22 de Shevat de 5748, incluyendo: 
Nuestra generación es diferente de todas las generaciones anteriores por el hecho de que el concepto de hefsek, o la interrupción de la vida, no se aplica. El mandato bíblico de "regresar en el polvo" se puede cumplir con la anulación espiritual "y que mi alma sea como el polvo a todos", después de lo cual se pasará directamente a la "vida eterna" de la redención completa. La frase que el Rebe utiliza con tanta frecuencia en los primeros años de su liderazgo, en referencia a la oscuridad del exilio como "joshej caful o mejupal"(oscuridad doble y multiplicada), prácticamente desapareció en sus últimas Sijot. El Rebe dijo en repetidas ocasiones que el mundo está listo para la Redención y enumeró muchos acontecimientos mundiales para demostrar que el Mashíaj ya está ejerciendo una influencia positiva. La tarea singular de nuestro tiempo es anticipar con alegría la revelación del Mashíaj en cualquier momento. Es muy fácil ver cómo el Rebe ha previsto todo. El Rebe nos fue acostumbrado poco a poco a la idea de que no habría histalkut, elevación del alma del cuerpo físico, y que su "enfermedad" era más de lo que el ojo puede ver. De hecho, todo el fenómeno de Zaj Adar y Guimel Tamuz es sólo con el propósito de lograr el más alto nivel de bitul [anulación] necesario para el desarrollo del Rebe, la "quincuagésima puerta", como el Rebe enseño tan a menudo en sus últimas Sijot Kodesh. En Rosh Hashaná 5752, el Rebe habló sobre la cara de quien toca el Shofar y describe una condición que reconoceríamos como un accidente cerebro-vascular. El Rebe siguió explayándose sobre el tema para asegurarnos de que estaba hablando de algo que es muy positivo y beneficioso. Para cualquier persona con siquiera una gota de educación jasídica, la noción de que "el Rebe hizo todo lo posible para evitar nuestra situación actual, pero no fue capaz de hacerlo, es totalmente repugnante. Como cada jasid sabe es incuestionable, el Rebe trasciende las limitaciones del mundo natural. Pase lo que pase con el Rebe, es con la total aprobación de él y de acuerdo a su voluntad, que es sinónimo de la voluntad de Di-s. Con respecto a la Rebe, no hay tal cosa como helem o tzimtzum (ocultamientos). El Rebe está completamente anulado a Di-s y juntamente con él, lo sabe todo y puede hacer lo que quiera. Como dijo el Rebe en la charla de Jaf Av 5710, escépticos dudan de "Yo soy el Señor tu Di-s" y "No tendrás dioses ajenos delante de mí". Esto incluye incluso cuando un Rebe es al parecer enfermo o está encarcelado; para el Rebe, no hay oscuridad o ocultamiento. Los conceptos de Gueulá y Refuá son irrelevantes para él; sólo parecen aplicar nuestro limitado punto de vista. Si el Rebe había decretado que la redención ocurrió ahora, no hay ninguna duda de que iba a pasar - "Cuando el tzadik decreta, el Santo, bendito sea, cumple". 
Durante Sefirat HaOmer, el Rebe Raiatz hizo una marca en su Sidur cada noche para "recordar" donde estaba. Ciertamente no había ninguna necesidad de ello, ya que no hay olvido en un Rebe. Sin embargo, la avodá de un tzadik le obliga a "hacer una conexión" para afectar incluso a los niveles más bajos de la existencia. Del mismo modo, el Rebe lo hizo, instando y animándonos a hacer más, sabiendo todo el tiempo cómo acabarían las cosas. Hay muchas cosas en el mundo que parecen contradecir la voluntad de Di-s. Las personas cometen pecados, roban y matan. Aún así, uno podría pensar que Dios realmente quiere frenar a ellos, pero piedad esto está más allá de la capacidad de Él?  Para el judío que tiene fe, Di-s es Omnisciente y Todopoderoso. Todo lo que sucede en el mundo es de acuerdo a su voluntad, mas allá que no se puede entender. Del mismo modo, el Rebe sabía exactamente lo que iba a suceder antes y después de Guimel Tamuz. Con la clarividencia y previsión, él nos enseñó a mirar el mundo que nos rodea y determinar cuál es la verdadera realidad de acuerdo a la Torá. El Rebe también hizo hincapié en que la única avodá de nuestro tiempo sigue la dirección de "abajo hacia arriba". Porque la revelación del Mashíaj depende de nosotros. La misión que nos pide ahora es diferente a todo lo que hemos hecho en el pasado. Ya no podemos cumplir con nuestra obligación, simplemente mediante el estudio de una sijá sobre Rashi o en mivtzoim (Campañas de difusión). Cada acción debe ser con un objetivo en mente: el Mashíaj. Como dijo el Rebe de sí mismo: "Estoy loco por Mashiaj!". La aceptación de la soberanía del Mashíaj debe venir desde abajo, desde el pueblo, por lo que no podemos esperar a directivas explícitas. Y a aceptar la soberanía del Mashíaj, el mundo necesita saber quién es el Mashíaj. En otras palabras, no hubo derrame y tampoco histalkut, Di-s no lo permita, en el sentido más simple. El período que atravesamos ahora es para el único propósito de actuar como si estuviéramos en nuestra propia fuerza y hacer todo lo posible para traer al Mashíaj.
El Rebe puso su confianza en nosotros. Él está observando cuidadosamente a cada uno de nosotros, esperando que cumplamos nuestra misión. Con cierto unión y amor al prójimo, vamos a superar todos los obstáculos y convertir a la redención final en una realidad. El Rebe nos dijo que el mundo está listo para la Redención, e indicó que el Mashíaj ya está ejerciendo una influencia positiva. La única avodá (tarea) de nuestra generación es anticipar con alegría la revelación del Mashíaj en cualquier momento.

Colabora con la difusión de Mashíaj y dona a través de PayPal a la cuenta vienemashiaj@gmail.com

Dona a la campaña de difusión de Mashiaj

Colabora con la difusión de Mashíaj en todas sus áreas, web, redes sociales, apps, ciclos de conferencias, edición e impresión de libros.
Puedes donar a través de PayPal haciendo click aquí https://www.paypal.me/vienemashiaj o entrando a www.paypal.com o a la aplicación PayPal y donando al usuario vienemashiaj@gmail.com o haz click en la imagen